Martes, Septiembre 17, 2019
   
Texto

El hombre-masa

Vivimos en un mundo dominado por la masa, donde el hombre de esfuerzo, el hombre sabio, no es ni tan siquiera la sombra de lo que tiempo atrás fue o significó. Esa minoría selecta a la que aludo, apenas tiene relevancia en la sociedad civil. Sus palabras, teorías, conductas, maneras de pensar y modos de comportamiento, de poco o nada sirven, ni siquiera de ejemplo para otros. Sólo se le lanza por la borda y se le califica con alguno de esos adjetivos que valen para desacreditar al otro, al distinto.

Como se puede comprobar fácilmente, existe un “hombre nuevo” que todo lo acapara y que impone su razón – por llamarla de alguna forma – por encima de la recta razón. Sus escudos no son otros que el relativismo, los derechos del hombre y el desarrollo técnico, que apenas generan obligaciones, ni buscan el mérito más allá de un mínimo plausible.

A mi parecer, el hombre-masa es aquel que se cree el dueño de todo y ni tan siquiera es señor de sí mismo. Es un amante del placer de la servidumbre o incluso un “esclavo moderno”. Para otros, como Ortega y Gasset, este tipo de sujeto es aquel “que se encuentra a mitad de camino entre el ignorante y el sabio, que cree saber y no sabe, y el que no sabe lo que debería saber”. Yo apuntaría además que es un gran residuo de aquello que llamamos el Estado Social y Democrático de Derecho, donde los que no hacen nada tienen los mismos beneficios o más que el hombre-excelente, lo cual no es justo. La justicia se ocupa de dar a cada quien lo que le corresponde y, atendiendo a este concepto, creo que a la muchedumbre debería pertenecerle mucho menos de lo que se le concede.

Mas quizá, haya un hombre-masa que, tal vez, sea el peor de todos. Ortega lo llama “el señorito satisfecho” y yo lo llamo “el hijo de papá” o “el niñato”, quien es aquel que vive del esfuerzo de su antecesor, que va a la deriva y pisa al igual que un gigante con los pies de barro. Es la deshonra en su máximo esplendor. ¿Puede una masa frenética e iracunda imponer una razón infundada? Sí. ¿A cambio de qué? De arrinconar al hombre-excelente y acallar la verdad individual de éste. ¿Cuál es la solución? Recuperar al hombre. Seguramente sea excesivamente crédulo, pero después de todo sigo confiando en él porque como decía Pascal: “El hombre sabe que es miserable. Es, por lo tanto, miserable puesto que lo es; pero es muy grande, puesto que lo sabe”. Amplío señalando que en su miseria, en su humildad, está su gloria y, por lo tanto, su destino.

En ningún momento y bajo ninguna circunstancia, he deseado hacer en este post un juicio de valor entre ricos o pobres, entre personas con estudios o sin ellos, entre mujeres y hombres, entre guapos y feos. Pido que no me malinterpreten. Solamente hablo de la excelencia, de la exigencia, de la fama merecida, de la calidad para ser digno, del buen trabajo, del diligente hacer, de ayudar al prójimo, de la comunidad como agregado, del ámbito de superación, de la trascendencia, etc. En mi cuerdo juicio, sólo el hombre-noble cargado de motivos podrá silenciar algún día al hombre-vulgar. Mientras permanecemos a la espera, seguiremos disfrutando de la crisis de valores y de la crisis económica que asola en occidente y que ya se deja entrever en oriente desde hace un tiempo.

Sólo una cosa más, que la afirma uno de los grandes fundadores del romanticismo de las letras alemanas Goethe, “vivir a gusto es de plebeyo: el noble aspira a ordenación y a la ley”. Noblesse oblige. La democracia tiene derechos; la nobleza tiene obligaciones. Ni una cosa ni la otra, en medio está la virtud.

 

Su mejor legado, sus amigos …

Gracias, gracias, gracias y mil gracias. Vemos, leemos, sentimos y sólo vienen a la mente palabras de agradecimiento a las infinitas muestras de cariño que hemos recibido estos días por parte de tantas y tantas personas que nos han acompañado.

Cuántas historias, qué entrañables vivencias compartidas nos han hecho sentir orgullosos de él, y es que para nosotros era el mejor: el mejor esposo, el mejor padre, el mejor hijo, el mejor hermano…

Se fue como vivió, rápido, rápido especialmente si lo que venía era malo, pero a sus 61 años ha vivido tanto que parece que se fue con 100 años más, y es que exprimía cada minuto de su vida.

Lo despedimos como fue, abogado, cartagenero y del Barça ¿le hubiera gustado? Seguro que habría cambiado algo, sino no sería él, pero poco, poco, poquísimo porque con su bandera de Cartagena, su insignia de la abogacía, profesión a la que tanto amaba, su corbata del barca, su familia, sus amigos y compañeros, no podía haber fallo.

Sabíamos que la gente lo quería, pero tanto!!!

Sois el mejor legado que nos ha dejado, mil gracias de verdad.

 

Pág. 71 de 77

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information