Lunes, Noviembre 18, 2019
   
Texto


El Rincón del Burladero

La penúltima cruzada

Desde los tiempos de Cristo nos hemos visto en permanentes cruzadas por el odio entre civilizaciones y sobre todo de sus creencias religiosas, justificantes de papel quemado para implantar los absolutismos más depravados y corrompidos, nada más, ayer, hoy, y temo que mañana también. Me niego a creer que se alcance la paz de espíritu con asesinatos y muerte. Ayer eran los campos de batallas en plenas cruzadas, hoy son los destierros, la barbarie y el asesinato de poblaciones inocentes, con la cobardía que da la multitud en unos escenarios y la traicionera y trágica sorpresa en otros como Madrid, Paris Londres, Nueva York…, Mañana…

Serrat en su tétrico y catalán Pueblo Blanco, se pregunta por qué nacerá gente, si nacer o morir es indiferente, no es indiferente en absoluto, el primer capricho de un destino gobernado por la herencia, influenciado por la genética, y de esto no hay duda, es nacer en un lugar u otro, en una familia u otra, no se elige pero se define por nuestra herencia genética. Luego, están los caprichos del destino, alejados de lo onírico y lo amable, cuando te engulle un caos natural o el ansia de poder de unos fanáticos en el mejor caso y asesinos en el peor que, acompañado de la frustración y de la miseria del alma humana, ahondan en el desgarro humano, o las guerras por mentiras ideológicas y falsedades religiosas, y de inmediato el éxodo o la huida, desde que Moisés abandonará Egipto, no pocas veces se han producido éxodos masivos y descontroladas por sobrevivir producto de la crueldad humana y hoy en el siglo XXI siguen existiendo escandalosamente, y a veces pienso que hasta permitidos.

En España sufrimos esa huida de la desesperación desde hace décadas, Italia, Grecia.., hemos sucumbido a la llegada de inmigrantes ilegales sin que el resto de Europa frunciera el ceño, ahora que llegan desde el norte se extiende el problema a Europa entera…, como siempre. Pero el problema no está en recibir a 150.000 refugiados este mes, pero sí lo es exponencialmente alcanzar millones, Europa sufre una población de 123 millones de pobres, en España los de extrema precariedad alcanzan los 3 millones, de los cuales son muy pocos los que reciben un exiguo sustento. Los parados en España alcanzan casi los cinco millones y en Europa la feria va por barrios y no muy halagüeña. Además aparecen estudios de pobreza y exclusión donde sitúan a Murcia en la cabeza, medalla de plata a la mezquindad política y humana, a la inutilidad y sin duda, de oro al despilfarro, al derroche y a la malversación y por si jode, entre charangas y panderetas, fiestas y barrumbada, dos municipios murcianos y Cartagena entre los diez más pobres y con mayor riesgo de pobreza de España. Posiblemente haya algo de demagogia en estos estudios, pero que este presidente con fecha de caducidad no está a la altura, de eso no hay duda, sigue aguas a su padrino Valcárcel con farsas y ocurrencias de fortuna, y eso es un lastre hoy en esta tierra.

Y en esta penúltima cruzada nos sobrevienen los sentimientos encontrados y los envites del corazón que luchan con la realidad racional. ¿Qué hacer ante la miseria y sin duda mantener un ejercicio de humanidad permanente con los refugiados? Difícil y complejo, parte de Europa no quiere más guetos ideológicos, sociales, culturales y sobre todo religiosos, no quiere más marginalidad y desestructuración social, los que hoy enarbolan pancartas de bienvenida en unas semanas serán verdugos de la mezquindad, pero hay que dar cobijo al refugiado, eso sí, temporalmente y procurar su vuelta a la relativa normalidad en sus países de origen.

Se imponen posiblemente dos realidades a la vez y dos objetivos, acabar en una penúltima cruzada con los asesinos que esclavizan en el siglo XXI, que, como dioses de barro se creen tahúres de la muerte y bandidos de la vida, juegan con la parca, con el suplicio y con el alma humana, son opresores sin parangón en el siglo XXI pero como en el medievo, no avanzan. Esto no es más que ampararse en una religión para ser un miserable, para justificar sus despreciables y depravados actos producto de la ignominia más profunda. Europa y Occidente ha conseguido la libertad a base de sudor y sangre y ningún precepto absolutista religioso o ideológico lo truncará. Hay que dar una respuesta global, la ONU ha de entrar en Siria y retomar la dignidad humana y en paralelo facilitar la reconstrucción del país con sus naturales pobladores. ¿Globalización?, ¿a qué esperan?

Y me pregunto cómo el filósofo alemán Friedrich Nietzsche ¿Es el hombre sólo un fallo de Dios, o Dios sólo un fallo del hombre?

 

Cataluña, amor de madre

Cataluña ha amado España y la sigue amando. Claro, la necesita para poder respirar como el resto de las CCAA, sin España se mueren de hambre y miseria, una  farsa de farsantes, además, España somos todos, es la madre.

Por otro lado, solidaridad y fraternidad es la del resto de los españoles, que no se confundan los que hoy son unos mantenidos. Eso no lo cuenta esta horda de oportunistas que rigen los destinos regionales catalanes, de parásitos de la democracia, pues gracias a ella y a la libertad de la que se goza en este país, en la mayoría de las veces, mal interpretada, los lerdos pueden hacer su historia, y para muestra un botón, vaya troupe circense los vecinos del Liceo.

Cataluña no es el ombligo del mundo, aunque allí, hasta el Más tonto se lo crea, y lo dice uno que por sus venas corre sangre cantonal, eso sí es separatismo e independentismo, no vivir de la teta de España, y además en plena Primera República tercermundista, seis meses de independencia total, mucho más allá de semanas trágicas catalanas y demás ruido de sables, y ¿para qué?...,  pues para nada.

El quiero y no puedo catalán, la frustración catalana y la envidia por no ser nadie en su cúpula y copula política, mientras  roban, con mayúsculas,  se autofinancian y enriquecen ilegalmente, como los Pujol y su partido ante la pasividad que imprime esta democracia y su Estado de Derecho, y no establecen, como señores feudales adictos a las fabes y garbanzos el derecho de pernada porque no pueden, de momento…

La peor dictadura que ha sufrido Cataluña ha sido durante su, no eterna ni larga historia, para historia la de Cartagena, tres mil años, jódete Más…, decía que, ha sido soportar a dirigentes que no son más que personajillos de feria ambulante, bufones de una sociedad política frustrada y anclada en el oscurantismo del paisaje payes, la frialdad de los centenarios muros de los santuarios de montaña y lo cómico por ridículo del “caganet”, imagen internacional que identifica Más a los políticos catalanes que a esa noble tierra.

Es España y el pueblo español quien  ha amado a pesar de no ser amados, son los españoles del resto de autonomías quienes han ayudado a pesar de no ser ayudados, Este país ha dado mucho y ha recibido poco o nada de la cornisa política catalana, si acaso el odio de los frustrados cuando no el menosprecio de gobernantes y gobiernos catalanes de fortuna. Y pese a ese cúmulo de circunstancias, el españolismo -como verdadera expresión mayoritaria contemporánea y sobre todo noble- ha respondido, una y otra vez, extendiendo la mano y encauzando todo tipo de despropósitos y sin el beneplácito de los españoles, eso seguro. España y su gobierno, absurdamente han persistido en ofrecer colaboración y diálogo frente a la imposición y el chantaje al que una región española somete al resto y ha eludido, pese al hartazgo, ya cansa tanta serenata tunante, responder a los agravios.

Cataluña hace pocos, muy pocos siglos que busca que el resto de España se encaje a ella, quieren más independencia pero mamando de la teta de la madre patria, Cataluña al igual que el resto de comunidades, sin España no son nada, no tiene identidad y mucho menos futuro.

Cuando un tribunal puso una sentencia por delante de las urnas que no se ha cumplido. Cuando durante cuatro años se ha ofendido la dignidad de las instituciones españolas que son las del Estado, se ha ofendido al pueblo español.

En Cataluña persiste un anhelo de esperanza oculto y casi cobarde, -eso han conseguido-, que recorre la región de norte a sur, de este a oeste, es la esperanza de que los gobiernos regionales se dediquen a fortalecer el nervio social y económico que esta desamparado por la chabacanería del dirigente de turno, paliar las deficiencias sanitarias, pedagógicas y laborales que han quedado en la cuneta por tanta tontería contemporánea. Este es el test que comparte con ansia la inmensa mayoría de la sociedad catalana, una sociedad que está engrandecida por la genética de los españoles que la han hecho grande y han llegado allí a forjar un simbiótico futuro desde hace siglos, y son, vivir en paz y progresar sin tontos que glorificar.

Cataluña es, un modelo ejemplar de convivencia, sí y además de gestionar la paciencia como nadie, robada y engañada por los que la gobiernan ha demostrado ser, sin lugar a dudas a lo largo de su historia, una sociedad integradora, dinámica, creativa, que ha contribuido como nadie al progreso de España como España y el resto de las CCA al progreso de Cataluña.

Efectivamente, el problema no es Cataluña ni los catalanes, es el gobierno regional catalán y el 27 de septiembre, los catalanes elegirán a sus nuevos representantes, nada Más, lo demás son quimeras y cantos de sirenas en los que algunos se  han establecido para vivir del cuento. Solo esperamos en el resto de España que la Justicia ponga a ‘servir’ al que se ha enriquecido siendo ‘amo’.

“El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad”. Albert Einstein no iba desencaminado, son como niños jodiendo con la pelota… que diría Serrat.

 

Adopta un tonto.com

No cabe duda que este siglo nos ha traído la ingesta de personajes, no muy espabilados a nuestra sociedad de forma pertinaz, las derivadas académicas, la falta de valores y la falta de responsabilidad han derivado en que los tontos y oportunistas se acumulen por metro cuadrado como pandemia insalubre, si a todo esto sumamos el marketing promocional que algunas cadenas de televisión se han empeñado en realizar con programas absurdos, mediocres y vulgares que, curiosamente enganchan y conquistan a casi todo tipo de público, quizás para evadir la triste realidad de algunos, tenemos como resultado el contagio y la nueva moda de poner un tonto en tu vida o, adoptar un tonto o una tonta, los tontos están de moda, nos rodean en el trabajo, en la calle, en los escenarios artísticos, en el paradigma cultural, que tiene cojones… y como no, en la política y a pesar de ser tontos, algunos son avispados porque viven del cuento, ¡y como viven!

Las mujeres se quejan de la falta de tíos y abren una página web donde invitan a adoptarlos, los hombres, ni por asomo podemos pensar en eso, seriamos misóginos, machistas, de lo peor…, y además, porque entre otras cosas, adoptaríamos a mil y una tía, a pesar de lo que gastan…, pero… ¿por qué no adoptar un tonto?, a lo mejor podría tener hasta subvención estatal.

Hay un innumerable catálogo de tontos, de hecho hay una innumerable cantidad de ensayos y escritos referidos a los tontos. Por poner algunos casos; el tonto “Abecedario”, que es tonto con todas las letras del alfabeto. El “Insaciable”, que sueña con ser muy tonto. El “Vetusto o Viejo”, que con el tiempo se vuelve más tonto si cabe. El “Monstruo”, que es tan tonto que asusta y se asusta. Luego está el “Honesto” que no se hace el tonto, ¡es tonto! El “Ignorante” que es un tonto curioso ya que todos saben que es tonto, menos él, pero lo adivina. Y para no aburrir, un gran etcétera…

Pero hay uno que sobreásale, se pasa con creces de la máxima nota establecida, es el “Tonto del bote”, etimologías aparte que las hay, pues data del XIX esta acepción y tiene su génesis en el Madrid castizo, en las limosnas del Convento de San Antonio del Prado y en la Carrera de San Jerónimo con la suelta o fuga de toros, y es la persona a la que le ha sonreído la suerte sin haber hecho nada para merecerlo, incluido la lotería...

Es tal el desarrollo de esta entelequia a mitad de camino entre la filosofía y la mente, donde la conducta hace aguas, que han intervenido innumerables intelectuales como lo fue Tomás de Aquino y su estulticia o bobería en el análisis, que la lee en una sentencia de Salomón, dicha en un momento de vehemente desahogo y bajo los efectos del vino posiblemente. “Los necios -Salmo (118, 12)- "me rodean como avispas". Pero no sólo hay infinitos tontos, sino que los hay de distintas formas: unas más ligeras; otras, más graves; hay tonterías inocentes; otras que son grave pecado...

Y llegamos al siglo XXI donde de forma curiosa los políticos tontos son preferidos por una mayoría notable de votantes. Y esto no lo digo yo, lo dicen serios y reputados articulistas, e incluso algún que otro periódico internacional aporta diversos ejemplos irrebatibles de políticos atolondrados, tanto lugareños como forasteros, elegidos frente a candidatos que, al menos pudieran parecer más inteligentes, aunque la procesión va por dentro, incluso, son muchos los políticos que, para ganarse las simpatías populares, se fingen estúpidos, o exageran su estupidez congénita. Dice Prada que la tontería del político sería una tontería alevosa y con agravantes, como de tonto venido a más, tonto crecido y subido que se las ha ingeniado para vivir mucho mejor que el listo, y “deseguro” que todos conocemos a muchos de ellos. El gran Unamuno decía que, «no hay tonto bueno»; y que todo tonto «rumia el pasto amargo de la envidia», supongo que esto es por no esforzarse en el granjeo del efímero estatus. Aquí los podríamos situar en la acepción “Tonto de solemnidad”, o tonto notable o de mucha entidad. Joder, de todos estos, en Palos y La Manga en Agosto hay para elegir, y además sin discriminación de género, edad ni estatus social…

Lo cierto es que ya me gustaría ser tonto, o al menos que me tomarán por ello, como estos que viven como parásitos de los demás por doquier y con una habilidad increíble para quedar bien sin dar palo al agua, política, empresa, estamentos, colegios, sobre todo en las universidades, etc. Dentro de la socarronería de este pequeño y humilde escrito, no tengáis duda de la amenaza acechante que nos aflige, algunos nos están gobernando, mira Cataluña, no coge un tonto Más, y eso que este verano con las gentes en el agua ha habido cabida para más tontos en este Pais. Luego están los que nos van a gobernar y apuntan maneras, estos ya empiezan a dar miedo. Y ya casi olvidados, por el continuo reciclaje y formación en tontería los que nos han gobernado, que no han sido pocos, pero que, como a todo, hay quien gana, los han hecho hasta buenos. Platón decía que “los sabios hablan porque tienen algo que decir, y los tontos hablan porque tienen que decir algo” y ahí estoy yo, no sé si tengo que decir algo o es que tengo algo que decir…

“Estar preocupado es ser inteligente, aunque de un modo pasivo. Sólo los tontos carecen de preocupaciones”. Johann Wolfgang. No quiero más preocupaciones. ¿Alguien me adopta?

   

“… poder y abuso, abuso y poder’

El escritor y político irlandés Edmund Burke sentenció ya en el siglo XVIII una aseveración de las que hacen historia filosófica y empírica por real; "Cuanto mayor es el poder, más peligroso es el abuso".

Y sin duda alguna, el binomio poder y abuso ha sido una constante en la sociedad actual y seguro o “deseguro” que diría algún longevo castellano, lo ha sido a través de nuestra historia y tristemente lo será.

La idea de que los hombres y las mujeres siempre han estado luchando o intentando hacerse con el mayor poder posible es tangible, demostrable, por nuestra peregrina naturaleza somos como animales, siempre buscando nuestros dominios. Así, el poder es como un veneno, es como una droga que aturde al que lo obtiene y lo deriva a una mediocridad infinita si no es de alma pura, y eso hoy es difícil de encontrar. No se sacia lo suficiente, se busca conseguir más poder a base de hechos y actos, normalmente desafortunados por la ceguera que el drama impone. Y así, a más poder, la sensación es inmortal, la de ser los dueños de todo y todo está sometido a las propias pretensiones, y se establecen entonces en un centro ideado y virtual de un abuso que transciende en la falta de libertades e interesados sometimientos, por sintetizar en todas sus derivas.

Dicho esto, es el análisis o diagnóstico de este humilde columnista para describir la debacle de la política española, y sobre todo de la caída del Fénix del PP murciano, un Ave que le costará resurgir de sus cenizas con el líder actual, a pesar de los picotazos del Pelicano de la Biblia por subsistir y mantener a sus fieles. Un PP roto, agrietado y fracturado que hace agua por ambos costados, babor y estribor, y eso es visible, solamente la sumisa actuación de C´s que ha perdido toda la confianza del respetable por “quedabien” y “sumisos” y por no tener figuras políticas a la altura de las circunstancias, ni en Murcia ni en Cartagena, así han facilitado situar al frente de la Comunidad a un Presidente con fecha de caducidad a costa del orgullo y del poder desarrollado durante dos décadas con más pena que gloria en esta Comunidad por su antecesor y actual mano negra política. Ni hay agua y la desalada que defiende mediocremente y sin hechuras Pedro Antonio es una milonga de Valcárcel cara y desafortunada, un negocio condenado al fracaso y que ha costado un huevo. Ni hay alta velocidad, ni hay súper aeropuerto, por otro lado nada necesario, ni hay súper puerto –el de la Cadena solo-, ni hay vergüenza, torera o anti taurina, ni hay arrestos para poner coto ni cojones u ovarios según corresponda, da igual, solo sumisión al señor feudal que ha conducido a la ruina esta tierra, al vagón de cola de las taifas españolas del siglo XXI.

“Otrosí”. Los nombramientos en los principales escalones de mando no han sido todo lo acertado que esperábamos los Cartageneros y supongo que también los murcianos. Si bien se han colocado escasas figuras de exultante trayectoria en algunos puestos, harían falta muchos más gestores y técnicos, “otrosí” hemos caído en la banalidad de los favores otra vez, o en el peor de los casos en la falta de ideas, denominador común en la escena política local, regional y nacional, mediocridad es el denominador común. Si entrar en temas personales, nada más lejos de mi intención, sorprende que el Virrey desde Bruselas siga cercenando la libertad de los ciudadanos de esta región con sus derivas, y esto con el sometimiento del Partido Popular que navega sin norte y sin brújula que es peor, valga la redundancia, va a la deriva, no se ciñe al viento y no ajusta la caña, si el Partido apostaba por otro candidato que no fuera Sánchez, ¿por qué lo impone el virrey desde su amancebado por arreglado exilio?, esto trae consecuencias, como las ha traído en Cartagena omitir a alcaldables como Albaladejo o a Garre en la Comunidad. “Otrosí”, ¿Cómo se puede dar un tercer puesto de mando –DGP- a una persona que ha fracasado en la gestión del Palacio de los Deportes de Cartagena y solamente tiene después de dos décadas y pico de -in gestión-, en su contabilidad “debes” en lugar de haber?, y esto a pesar de los reconocimientos provincianos de fortuna que el calor chabacano estival procura, esto a modo de ejemplo, pero en las hemerotecas hay más. Problemas de ser personaje público y como dice un buen amigo y mejor persona, “Y quien quiera honra que se la gane”.

Espero…, esperamos los sumisos clientes de estas urnas de papel mojado que con la cercana salida del Presidente, y de eso no hay duda, no hay talla política ni de lejos, y con las inminentes elecciones generales, la consecuente restructuración del gobierno regional, estos flecos se midan con lupa por la ciudadanía y no mantengamos a más siervos de la charada Barreiro y Valcárcel en nómina, ni en la cima ni en el valle, ya hay bastantes mendigos intelectuales viviendo de la política –de nuestros impuestos- en Cartagena y en la región. Políticas o gestiones anteriores estandarizadas y nunca olvidadas y siempre presentes por chabacanas y pueriles en la oposición, dados el cartel actual de diestros y diestras, contagiando al resto de formaciones por simpatía, como las explosiones, ¿por qué no? En la trimilenaria, una adivinanza muy infantil como triste metáfora de la actitud y aptitud política; “Haciendo ruido ya vienen, haciendo ruido se van; y, cuando mañana vuelvan, de igual manera se irán”.

 

Iconografía de la mediocridad política

Hace poco hablaba en la presentación de mi último libro sobre iconografía e iconología y decía que; La Iconografía e Iconología son términos de origen griego, -curioso con lo que se están jugando hoy, cuna de la cultura y la democracia y ahora políticamente chabacanos a rabiar- y designan ramas específicas del estudio de la Historia del Arte. La Iconografía se ocupa del estudio descriptivo. La Iconología se preocupa de la interpretación de estos símbolos, atributos, alegorías y emblemas.

Pues ahora me embullo en el arte de la mentira, del mercadeo de las palabras y del engaño, que tiene su representación iconológica e icnográfica, arte que ha conseguido conquistar espacios de poder amparados en el parasitismo animal y en el absentismo de la razón, donde la desgracia de unos ha sido el oportunismo ilustrado de otros, el adjetivo para aquél que vive de las desagracias ajenas y con engaño, lo dejo a la elección del lector. Una vez consumado, con la ayuda de las cadenas mediáticas que van de progre, cadenas que solamente les falta alzar el puño o colgarse una kufiya entre calada y calada de fina hierba. Han conseguido victorias de fortuna inesperadas, estos de Podemos, Ganemos, Ahora Madrid o Sí se puede…, entre otros, de la mano de alguna jueza rancia y caduca, de una libertadora de la estupidez y los okupas con capa y leotardos, y de otros personajes que forman un cuadro decadente con policromía débil, superficial y sintética han empezado a gobernar multiplicando en su favor las premisas que denunciaban, ironía o desfachatez, los familiares ocupando cargos remunerados, esta es su pragmática filosofía. “To pa mí”

Donde la primera premisa ha sido descubrir la careta, la máscara de los trileros de las Ramblas catalanas o de la Plaza Mayor de Madrid, inventores por no decir araneros de fortuna del siglo XXI, sin hablar del castizo Puerto de Cádiz, cuna de ‘la Pepa’, y hoy malogrado políticamente. En Barcelona meramente han escenificado la caída de la Monarquía en una escena de teatro de lo más absurdo y ridículo, son ridículos, con medio sonrisas de frustración, no de victoria retiran el busto del monarca entre cartones y mediocridad política y sobre todo humana, la falta de clase es evidente. Gaudí no hubiera abovedado a esta secta de charlatanes del medievo con arcos de medioputo. Al cabo nada os debo que diría Machado, Mas el astuto hace su agosto desviando con la patraña de la independencia las pesquisas a su fortuna, así mete miedo al gobierno de Rajoy y pasa impune, aunque reniegue de su benefactor y padrino de esta jauría de malhechores que son los Pujol y sus acólitos.

Lo de Madrid se veía venir, una alcaldesa que traga co todo lo que le impone el coletas y sus acólitos y acolitas, que solo le falta hacer como Chávez y establecer una icnología de visión amenazadora permanente como la que hizo con aquellos ojos que vigilaban a los venezolanos ‘full time’ desde la subida al Calvario, no descarto una iconografía del pelo de Iglesias o las arrugas de la alcaldesa en la M-30 con la sentencia… “Os vigilo”, a lo bolivariano, yo creo que en Madrid se merecen algo más que saltimbanquis, fakires y ocupas en su Ayuntamiento. Como en Zaragoza, veremos en Octubre con el Pilar las tonterías que se inventan.

Y Cádiz…, lo que fue la tacita de plata, hoy es de barro, mancillada por la desavenencia con la elegancia y la clase, la que fue cuna de la Constitución de 1812 de la cual posiblemente el cantamañanas de su alcalde no conoce. La que es prima hermana de la malograda Habana y cabeza visible altanera de esa bahía, que es la entrada de la luz y la alegría a la piel de toro esta hoy acartonada y es mendiga de sus actos. Una Cádiz con clase, estilo y tapio torero a la vez que con casta militar y marinera que se han cargado, no sé si desde el vecino ‘Pai Pai’ al consistorio tiene algo que ver con la falta de clase, pero si yo soy el Comandante de Elcano, bastión de España Allende Mar, o me salto la escala o me presento en chanclas y en camiseta, vaya trago que se tuvo que pasar, pero la clase y la gallardía está por encima de la mediocridad de esta banda de feriantes de la política, seguro que Salzillo nunca le hubiera pintado a sus ‘vírgenes’ con sandalias azules.

Veremos más. Buen verano

   

Pág. 32 de 48

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 


Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information