Jueves, Noviembre 23, 2017
   
Texto

‘¡Ya está bien!. Contra el no-Arte Contemporáneo’

No me gusta, habitualmente, meterme en estos jardines porque sé que crean polémica y porque sé que a los catetos hartos de wikipedia les gusta hacerse los ofendidísimos cuando se abordan estas cuestiones para parecer más intelectuales, más chics, más esnobs y demás palabros de los que hasta ellos mismos desconocen su significado. Sus argumentos para defenderse son manidos, sobados, vacíos. Por tanto esos argumentos suelen derivar en el insulto y la ofensa y, francamente, todo eso me da mucha pereza.

Otro de los motivos es no darles más pábulo ni más publicidad a aquellos que es lo único que buscan, para lo único que sirven y lo único que pretenden . Por esta razón no daré aquí nombres de ninguno de estos farsantes (me niego a llamarles artistas). Creo que cualquiera que esté minimamente al tanto de las últimas noticias en el mundo del arte, intuirá rápidamente los casos a los que me refiero. Si no es así, no pasa nada, puede usted seguir leyendo pues he procurado ser suficientemente claro (...).

Para leer el artículo completo: PINCHAR AQUÍ

 

'El lenguaje y el arte'

En estos tiempos que corren, ¡y vaya cómo corren!, parece que el entretenerse en buscar las palabras adecuadas es eso, un entretenimiento, cuando no una pérdida de tiempo propia de redichos y pedantes. Una lástima, porque si hay algo que cohesione a una sociedad, y si me apuran a la humanidad, es precisamente la comunicación. Para que la comunicación tenga efecto requerimos de un lenguaje y este, a su vez, se estructura con palabras que tienen un significado. Este significado de las palabras es uno concreto, en ocasiones varios, pero nunca significan (o nunca deberían significar) lo que al emisor de turno le venga en gana, le parezca oportuno, o como suele ser habitual, lo que el crea que significa. Sé que una buena proporción de mis hipotéticos lectores tienen el feo vicio de escribir por placer, así que sé que sabrán entenderme.

Este sitio tiene la pretensión, entre otras, de hablar de una forma más o menos sería y correcta del mundo del arte. ¿Qué les parecería si dijera en él que la Basílica de San Pedro es linda, o qué La Primavera de Botticelli es agraciada, o que el David de Miguel Ángel tiene cierta proporción y simetría? . Por supuesto que no estaría cometiendo ninguna incorrección, pero desde luego no estaría empleando los adjetivos más apropiados a todo lo que representan dichas obras de arte. Bien, estos términos que he empleado en el ejemplo anterior no son casuales, son justamente los que emplea la RAE en su definición del adjetivo bonito: “lindo, agraciado, de cierta proporción y simetría”.

Este es el adjetivo que se empleó en una página web para hacer una especie de encuesta en la que se decidía cuál era la catedral más bonita. Creo que incluso es irrelevante cual fue la vencedora en semejante chorrada. Todos en general, pero especialmente los medios de comunicación, precisamente por ser de comunicación, deberíamos poner un poco más de precisión, solo un poco, en el lenguaje que empleamos. Una catedral puede ser muchas cosas, se puede definir con muchos adjetivos e incluso podemos intentar el titánico esfuerzo intelectual de emplear más de un adjetivo para describirla, pero “¿bonita?”.


Para leer el artículo completo: PINCHAR AQUÍ

 

Pág. 1 de 8

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information