Traducciones legales, detalles y dónde traducirlas

Escrito por PB. 7 de agosto de 2020, viernes.

En el universo de las traducciones, existe una variedad de especialidades que sorprende a las personas que no lo conocen en profundidad. Algunas de esas categorías y tipos de traducciones son más demandadas que otras, y hay un grupo al que se lo considerada el de las más buscadas, como puede ser las traducciones médicas, las certificadas y las legales.


En qué consiste la traducción legal
Lo que en la actualidad llamamos traducciones legales, son aquellas que también se las conocen como jurídicas, y se realizan sobre textos de administración de distintos tipos y documentos jurídicos muy variados.

Por otro lado, los expertos afirman que la traducción jurídica o legal requiere el mismo proceso traductor que otras especialidades, pero pasando de un sistema jurídico a otro, no solo de un idioma y cultura a otros.

Los elementos que marcan a las traducciones legales son aquellos relacionados con el Derecho, que también tiene una raíz cultural muy profunda en cada país. De ahí provienen las dificultades con las que se enfrenta el traductor jurídico en su trabajo diario.

Es importante mencionar, que de acuerdo con los expertos, en las traducciones legales no se pasa de un sistema legal al otro, sino que se comunica a un sistema legal o jurídico de otro país, lo que una entidad nacional (privada u oficial) ha decidido.



Quiénes traducen las traducciones legales
La persona encargada de traducir ese proyecto jurídico se llama traductor legal, aunque su título profesional puede cambiar de acuerdo con el país en donde se emita. El traductor especialista en documentos legales se encarga de las traducciones que surgen en el ámbito jurídico, que generalmente son muy complejas por la terminología, y también por la competencia que debe tener el traductor sobre ambos sistemas jurídicos (de los idiomas involucrados en el proyecto de traducción).

Por otro lado, las empresas de traducción también realizan traducciones legales. En general, estas agencias cuentan con equipos de traductores dedicados a diferentes especialidades, por lo que es muy probable que tengan traductores legales en su personal contratado por proyecto o el de planta permanente.



Las características de las traducciones legales
Como se ha dicho anteriormente, las traducciones legales conllevan ciertas dificultades que se encuentran en la terminología y los dos sistemas jurídicos involucrados en cada traducción. Por otro lado, la traducción literal solo se utiliza como herramienta de comprensión, sin limitarse a lo que dice según los términos que se leen.

En los textos jurídicos es frecuente encontrar oraciones interminables, en el que el concepto principal está rodeado de palabras innecesarias. Esto es una táctica utilizada por los juristas que, en muchas ocasiones, dificulta la traducción.


Conclusión
Las traducciones legales deben ser realizadas por expertos, ya que presentan una dificultad técnica importante que solo los traductores con la preparación legal necesaria pueden solucionar.

Tanto los traductores independientes como las agencias de traducción que se dedican a traducir documentos jurídicos lo hacen bajo controles de calidad y validaciones que se ponen en práctica para no pone en riesgo el contenido de tales textos.






Imprimir