PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

El mercadeo de las palabras

Como en los más variopintos lugares de nuestra geografía donde se instalan mercadillos consumistas, donde la ganga se sitúa como objetivo del interés del artista del mercadeo, así se ha instalado 'el mercadeo de la palabra', buscando la confianza de todo un país, de toda una región y claro está, de toda una trimilenaria ciudad. Se ha dado el pistoletazo de salida a una carrera de estupideces y sandeces cuya ansiada meta se emplaza a pocos meses vista en las elecciones. Hace dos décadas, ya no tres, hablar de política y de políticos eran palabras mayores, la inteligencia, las puras y claras filosofías de progreso inundaban los currículos de nuestros dirigentes, un concejal/la era una persona de capital hechura intelectual, cultural y como la mujer del César…. Demostrada, que no “conveniada”. No digo ya el alcalde o alcaldesa, eso era de nota, lo más granado del municipio conformaba una sensata Corporación. Subiendo escalones alcanzábamos a los diputados regionales, donde lo más significativo de nuestra sociedad hacían discursos lógicos y formales, con el objetivo de desarrollar estables y fundamentadas políticas de mejora y el aprovechamiento de los recursos, una verdadera sopa de letras donde las ideas y los proyectos fluían cono en el río más caudaloso de nuestra piel de toro, ese que no puede desperdiciar agua para dar vida a la vertiente mediterránea y se cae al mar, ese que es moneda de cambio de mezquinos intereses, ese que los ahora gobernantes tampoco desarrollan por otros oscuros intereses con la venia de sus acólitos regionales, de sus colegas de partido, populares inoperantes y lacayos sin librea de Moncloa.

Hablar de diputados nacionales, de ministros y del propio presidente, era más que palabras mayores, era el desarrollo intelectual de una nación conformada por los exponentes más hábiles y eruditos de nuestra sociedad. Hasta que, el mal entendido liberalismo nos dio la de arena, cuando lo más mediocre de nuestra sociedad comenzó a desarrollar sus estúpidas entelequias de derechos y realidades en el marco político. Contaminó todas las instituciones. Si ya las elecciones municipales dibujaron un marco representativo propio de un cómic social, las elecciones generales, aquel logrado “Sufragio Universal” del que hace décadas se comentaba en voz baja, por miedo, por ignorancia al futuro, por incomodidad o por temor e inquietud, ha derivado en  “Tramoya Universal”, si no vean el circo de un tonto contemporáneo catalán como Mas y sus palmeros con barretina, en eso hemos caído entre otra muchas indigencias político-sociales en este país, como que un partido anacrónico y demagogo como Podemos se aúpe en las apuestas como “reafirmante social” –como la crema de noche- de esta debacle, además lo hace con un discurso lógico contra la corrupción, los engaños y las deslealtades con los votantes, nada nuevo que no diga cualquier afectado y víctima, pero con una bananera y atrasada fórmula ya perdida por autócrata y mezquina, amparada en una orgia de trashumantes frases colocadas en un hábitat optimo, la tele y las vacías redes sociales. ¿Acho, otra dictadura del proletariado?.

Lo más notable del país, como lógicamente es nuestro sin par Presidente y su corte, nada celestial, ha dado el pistoletazo de salida a la bacanal oral de ofertas desdichadas y erráticas para ocupar los virreinatos de las taifas regionales y los feudos de las villas municipales, borrachera de palabrería que atraerán los votos de los más adeptos a los pijamas rebajados, a las cuchufletas en ofertas mediáticas y en general a la tontería de la teletienda, una campaña electoral que inunda de compromiso a todos los participantes, ya sean de vulgar fachada y anacrónica honestidad o los derrotados por el pensamiento y la responsabilidad de mejora de éste nuestro país, todo vale.

Como no podía ser de otra manera en este escenario de papel pinocho, en la línea de salida se remarca la trascendental credencial de la gestión varonil del presidente regional que se “deja llevar por las sensaciones”, veterano gestor de la política pepera murciana que se apostilla a seguir en el cargo, pero esta vez no por casualidad, con tanto imputado e imputada y la carencia de banquillo, muy difícil no lo tiene y además no es el apropiado para el puesto, no está a la altura por vasallaje pepero.

Y ahora toca el turno de la siempre Noble, Heroica y Leal novia del Mediterráneo,  su desarrollo en estas décadas se puede establecer como desacelerado. Medios y financiación había, pero había más despilfarro e incompetentes. En la oposición ya no hay un desarrollo más o menos pragmático, serio e inteligente, añorado con ansiedad por un pueblo ávido de sensatez y lógica que se ve turbado por la hipocresía del ansia de poder. Un pueblo que esta empachado, por no decir hasta los huevos y las tetas de 'pepes botellas' y demás marionetas haciendo el juego a los intereses de Murcia. Hartos de que los ayuntamientos limítrofes más serios y hábiles como La Unión con el coso multiusos o Mazarrón reclamando la viabilidad del Rosell apuesten por el desarrollo de la comarca y luchen por lo que aquí, acatando ordenes se obvia, insisto, como es el desmantelamiento de la sanidad cartagenera o el despegue turístico de la trimilenaria, siempre a ralentí, o la UCAM que viene a desarrollar la ciudad universitaria de verdad limpiando las alfombras educativas, sociales y deportivas de miseria y hambruna cultural que las ocupan ahora.

Asistimos a un carnaval de codazos y empujones en los dos rincones, el PP y el PSOE, luego MC, Ciudadanos, UPyD, Podemos con marca blanca para absorber a IU, Ganemos, pronto aparecerá Corramos, luego Bebamos…,  éstos, más inteligentes a la par que crueles buscando un sitio, empuñando la guadaña sin pudor ni temor de dar muerte política al rival de turno.

Cuesta aprender de las lecciones, humildad la justa en este teatro de lo absurdo, en este mercadeo, la alcaldesa imputada y negándose a dar explicaciones además del ex vice alcalde, si no a la Justicia, al menos sí se las debe a sus votantes, los 'sociatas' que una y otra vez abochornados y humillados electoralmente, insisten en lo mediocre, el Sr Nieto quiere seguir los pasos de su antecesor y contrario Sr. Martinez Bernal, que para el ridículo al que condujo el PSOE local, demasiado bien le ha ido, que le quiten lo “bailao”, a la sazón padrino político, mentor y director de escena directo de la alcaldable Castejón, que ni tiene hechuras ni merece ser alcaldesa de Cartagena, al igual que sus contrarios Cabezos, Segados, Espejos, y demás..., simplemente porque, aparte de gozar de las "interesadas" simpatías de sus líderes y las de Murcia, no son nadie merecedor de dirigir tan noble y destacada ciudad, nadie, no han hecho nada, no tienen más pasado que el de sus partidos, no tienen más futuro que el que se granjeen con algún favor, y con el agravante de haber personas válidas y dignas para el puesto en ambas formaciones pero ignoradas por su valía, mezquina y mísera envidia. Para un cartagenero de a pie, humilde votante y pagador de impuestos, estos personajes de la tragicomedia política de estas tierras no son merecedores de tan noble destino.

 

Como aquel Ramonet de las mantas, nuestros políticos, nuestros dirigentes del más rancio abolengo institucional, son como charlatanes de mercado, claro que sin la profesionalidad y la gracia de Ramonet. Nos pretenden vender simplezas y estupideces, guardarse la barriga y su sustento, algunos ya se vanaglorian de ello y otros se aproximan al encerado. Se avecinan meses de irónicos y avispados artículos. Recordando aquel político e intelectual del siglo XIX, y del que quizás algunos republicanos de pacotilla y otros buhoneros conservadores deberían aprender, Francisco Pi i Margall. “Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse”, y en este país ya no quedan muchos políticos/políticas vírgenes… de convicciones.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.