PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

Bienvenidos al Año I de la LOMCE

El pasado jueves 11 de septiembre, en La Unión, el presidente y el consejero de Educación de nuestra Comunidad inauguraban el nuevo curso escolar 2014-2015 como si de cortar la cinta del Parque temático de la Paramount se tratase. Es decir, más de lo de siempre: vivimos en el país de las maravillas solo que, somos tan tontos nosotros y tan listos ellos, que no acabamos de darnos cuenta.

Ellos, que son tan listos, ven desde sus mullidos despachos y nos cuentan un paisaje educativo regional donde la calidad de la enseñanza mejora día a día (y eso que la LOMCE del desaparecido Wert no ha hecho más que empezar) donde el fracaso y el abandono escolar disminuyen y en el que la Consejería no cesa de extender a sus centros programas educativos tan vanguardistas como el bilingüismo y el digital XXI.

Por el contrario, nosotros, que trabajamos a diario a pie de pizarra y en estrecho contacto con padres y alumnos, pero que somos tan cortos de vista, chocamos de frente con otra realidad:

1) Desde el año 2009 al 2014, el gasto público del Estado en educación se ha reducido del 5,07 al 4,37 del PIB. Y el recorte continúa.

2) Los cambios normativos para reducir gasto educativo comenzaron por una subida generalizada de la ratio en los grupos que nos ha conducido a aulas en las que se hacinan los alumnos sin respetar las condiciones legales de temperatura, espacio por alumno, etc.

3) Al tiempo, los pedagogos de la calculadora decidieron que el alumnado con necesidades educativas especiales resultaba caro de atender, por lo que comenzaron las “curaciones” milagrosas masivas, se les empezó a considerar alumnado ordinario de cara a la ratio de los grupos, los programas de atención a la diversidad empezaron a cuestionarse, etc.

4) Esos mismos cambios incrementaron el número de horas lectivas y la carga docente del profesorado, expulsando al paro a miles de compañeros interinos, hasta extremos que hacen imposible atender como requiere a un alumnado tan diverso y masificado como el que nos encontramos día a día.

5) Un dramático porcentaje de padres, los más golpeados por la crisis, ante la desaparición del bonolibro y la marcada reducción de becas (que se acentúa curso tras curso, 75 millones menos este año), pusieron pronto de manifiesto su impotencia para comprar el material escolar necesario para sus hijos.

Y fue el profesorado el que se vio forzado a articular medidas de emergencia como los bancos de libros en los centros (que posibilitan el que muchos de nuestros alumnos puedan estudiar con materiales de tercera y cuarta mano reutilizados curso tras curso) o la aportación de materiales propios (elaborados por un profesorado saturado de trabajo en sus cada vez más escaso tiempo libre) para evitar a los padres el gasto en libros de texto.

6) La precarización del profesorado interino ha sido atroz. Multitud de ellos se ven forzados a aceptar contratos inferiores a la media jornada, en municipios muy alejados del suyo. Al tiempo, se va generalizando una situación que, desde hace décadas, habíamos desterrado de la escuela pública: a fin de completar horario, muchos docentes se ven forzados a impartir materias “afines” que no estudiaron en sus carreras; encontramos así a profesores de música impartiendo historia, a profesores de latín enseñando geografía, etc.

7) Y todo este escenario (el del recorte generalizado en una enseñanza que entendíamos como servicio público estratégico) está ya aquí. Bastaría con que los políticos de nuestra región abandonasen por un rato sus sillones y descendiesen a los centros educativos para que se diesen de frente con una realidad que convierte sus discursos en cínicas muestras de despotismo e insensibilidad social. Es imposible mentir más.

8) Eso sí, nada sucede por azar. Tras este acoso empecinado a la enseñanza pública hay objetivos e intereses claros. La LOMCE (qué sarcasmo, hablar de la “calidad” de la cosecha después de arrasar el campo) avanza curso a curso en la implantación de un modelo educativo de guetos que potencia la enseñanza concertada arrinconando a la pública.

¿Hasta cuándo la paciencia del profesorado?

¿Hasta cuándo la paciencia de los padres?

 

¿Hasta cuándo la paciencia del alumnado?

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.