Lunes, Agosto 19, 2019
   
Texto

Rincones en abierto

MC abre una puerta al futuro de la Catedral y el Anfiteatro

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019 introduce financiación para los proyectos impulsados por nuestra formación esta legislatura.

En los últimos días estamos observando cómo desde las administraciones regional y estatal comienzan a hacer guiños a Cartagena en forma de inversión en patrimonio, que no así en Infraestructuras, Sanidad o el resto de áreas administrativas que tan dejadas están en Cartagena y su Comarca.

Por un lado, la candidata a abandonar Cartagena definitivamente, Noelia Arroyo, nos vende como iniciativa personal una partida de 50.000 euros para el Plan Director de la Catedral de Cartagena que el presupuesto contempla por la obligación legal que le exigió y ganó la Plataforma Virgen de la Caridad.

Con ello quiere tapar sus ataques directos al patrimonio de Cartagena, que han pasado desde retrasar la recuperación del Anfiteatro dos años a obstaculizar las excavaciones del Monte Sacro o la Plaza de la Merced, poner trabas a la iluminación de las hornacinas de las imágenes de los Cuatro Santos cartageneros, dejar que la Casa del Niño siga degradándose o al disparate de arrebatar el Cine Central a nuestro Ayuntamiento pagando 100.000 euros más de lo que aceptaba la inmobiliaria para, tres años después, tenerlo cerrado a cal y canto, y no saber qué hacer con el inmueble. Eso sí, con la mitad de su objetivo cumplido, porque ha retrasado pero no ha podido impedir el resurgir de nuestro patrimonio esta legislatura.

Porque el empuje de MC les ha obligado, como ha hecho ahora con el pachequero Pedro Saura, otrora detractor, hoy valido de Pedro Sánchez ‘Caostejón’ en la Región, que nos enseña la punta del capote justo antes de unas elecciones municipales que huelen a fracaso seguro y unas nacionales que bien pueden dejar a su formación en peligro de merecida extinción.

Así, las dos actuaciones patrimoniales más largamente demandadas por los cartageneros y que MC ha puesto en agenda y en presupuestos municipales, la auténtica Catedral de la Diócesis de Cartagena y el Anfiteatro, han merecido tener por primera vez cabida en el proyecto de presupuestos generales del Estado, en forma de inversión plurianual y con una partida conjunta, lo que nos plantea dudas mientras no hagan distinción, de 4 millones de euros para los próximos 4 años.

El desglose parece ser de 50.000 euros para este año de elecciones municipales y 200.000 euros para 2020, año de elecciones generales. Se debería llegar a los 4 millones a razón de 550.000 euros en 2021 y 1.200.000 € en 2022 para llegar hasta esa cifra en 2023, donde deberán aportar el resto (2 millones de euros).

De tal manera que el ‘bocado grande’ de esos presupuestos es algo futuro e incierto, podrá o no cumplirse como tantas otras veces ha sucedido y estamos acostumbrados en Cartagena, convirtiéndose al final en mero escaparatismo electoral.

Dicho esto, agradecemos la sensibilidad o el miedo que la irrupción de un partido nacido del pueblo de Cartagena, sin otro fin que velar y cuidar de su avance y su futuro, han generado en Murcia y  Madrid, y aprovechamos para recordarles que MC no trabaja para sí mismo, lo hace para Cartagena.

Por eso, este éxito político lo es realmente social, lo es de esos colectivos que luchan por Cartagena, por su patrimonio histórico y patrimonial, la Plataforma Virgen de la Caridad, Asociación Monte Miral, Convergencia Ciudadana de Cartagena o DAPHNE, como ejemplos paradigmáticos que han encontrado y tienen en nosotros un claro altavoz para sus justas reivindicaciones.

MC se reconoce en casi todas estas asociaciones y colectivos. Finalmente, hemos resultado ser catalizador y reactivo materializador de su ímprobo trabajo y esfuerzo. Desde nuestra formación nos congratulamos de que el miedo a perder Cartagena y con ello sus sillones y sus sueldos traigan ahora unas pocas migajas. Seguro que en el futuro serán más y mejores raciones presupuestarias. Y es que este hijo del pueblo de Cartagena que es MC viene siempre con un pan bajo el brazo para saciar las hambres en nuestro municipio.

 

'Carta abierta a los vecinos de La Unión'

Estimados amigos y vecinos, me gustaría compartir con todos vosotros un incidente y algunas de mis reflexiones después del mismo.

El pasado sábado 5 de enero, día de Reyes, iba de camino a la cabalgata con mi hermana y mi marido. Como mi esposo es inglés, íbamos los tres hablando en su idioma. Delante nuestra iba un grupo de unos 5 ó 6 niños de unos 12 ó 13 años, quienes iban hablando entre ellos hasta que un par empezaron a cantar en voz muy alta para que los escucháramos el “Yo soy español, español, español” y a decir algo así como "aquí se habla español".

Mi hermana y yo rápidamente dijimos: 2Nosotras también somos españolas, ¿hay algún problema?". Los 'críos' se sorprendieron al llamarles la atención, ya que, asumo, que no se esperaban que les habláramos en español. Entonces dijeron algo como: “Tío, que se han enterao y hablan español”. Siguieron su camino y nosotros el nuestro.

Ese incidente me ha hecho pensar y mucho en qué es lo que es estamos enseñando a nuestros jóvenes. No creo que ésa es la imagen que queremos dar a las personas que nos visitan.

La Unión se creó gracias a los emigrantes de Andalucía que vinieron a trabajar en nuestras minas, sus cantes se fundieron con los de levante para formar nuestros único y preciado 'Cante de las minas', emigrantes de diferentes nacionalidades trabajan nuestros campos y gran parte de la economía de nuestra Región está basada en el turismo.

Tenemos colegios bilingües, pero no enseñamos la razón por la que es importante aprender otros idiomas. Tenemos infraestructuras, pero no les sacamos partido.

Necesitamos poner en marcha un plan de educación en valores. Enseñarles a nuestros niños y niñas verdaderos valores de tolerancia, respeto, nuestra historia y nuestro futuro, a que somos ciudadanos del mundo, convivimos, aprendemos y crecemos interaccionando con personas que no son exactamente iguales que nosotros y eso es lo que hace especial a la raza humana.

Desde aquí quiero animar a todos los partidos políticos de La Unión a parar ese 'y tú más' que los caracteriza y a trabajar juntos en un proyecto educativo 'de choque', de educación en valores en todos nuestros colegios e institutos. Desarrollar nuestra agencia de desarrollo local e informar a los jóvenes de todas las oportunidades que tienen no solo en España sino también fuera para ayudarles a que crezcan a ser ciudadanos honrados, educados, con ganas de crecer y ser mejores cada día y así mejorar nuestra comunidad y el entorno donde vivimos.

Recordad que los niños y los jóvenes son nuestro bien más preciado, nuestro futuro.

 

'Queridos Reyes Magos: Año nuevo, viejas demandas'

Me molesta que los años transcurran cada vez más deprisa y que el tiempo se siga desperdiciando. Hagamos caso al clásico proverbio: mientras hay vida, hay esperanza (además, tampoco tenemos otro remedio…). Muchos de los anhelos y lamentos para el 2019 son los mismos que los del 2018 y el 2017, y aún podría rebobinar hacia atrás unos cuantos años más. Y aunque eso no deja en buen lugar a algunos, yo tengo que seguir con mi cantinela.

Por ejemplo, tengo que desear que todas las administraciones no gasten tanto tiempo en mirarse el ombligo, al y tu más, se preocupen de ejercer las funciones para las que han sido elegidos. Pero lo que realmente pido a nuestros mandatarios es que sean responsables y sepan gestionar de manera inteligente los presupuestos, todas las infraestructuras y espacios, que se acuerden de los barrios y diputaciones… de los excluidos. 

Mi carta a los reyes prosigue con otro clásico que todos los palmesanos nos sabemos de memoria: solucionar de una vez y para siempre los graves problemas que tenemos con los transportes (sean de competencia municipal, autonómico o estatal). Eso significa varias cosas: Mejores señalizaciones en carreteras y vías urbanas, desvío de trasporte de mercancías del centro del pueblo, blindar el bus urbano para que no pase que con el cambio de empresa nos quedemos en tierra de nadie, solucionar el tema del paso a nivel,… ¿Por qué no un carril-bici y/o senda peatonal?. 

Hay muchas otras cuestiones que me preocupan y debemos poner el dedo en la llaga, aunque escueza. Por citar algunas, pienso en las deficiencias en el terreno de la cultura, los problemas cada vez más graves para el pequeño comercio, basuras y limpieza urbana, la dignificación de los Caseríos, la degradación de algunas zonas verdes, los edificios y construcciones históricas que se están perdiendo: Molinos de Viento, norias y sistemas de riego, bodegas, Casones en mal estado… La promoción del folklore y tradiciones en centros educativos con un programa estable. 

La realización de un estudio sobre la influencia de productos fitosanitarios agrícolas. Estamos rodeados por terrenos de labor que dan mucha riqueza pero que no sabemos en que medida influyen en enfermedades de la piel, vías respiratorias, etc. (en caso de que realmente tenga consecuencias, que ojo, tampoco lo sabemos a ciencia cierta). No es un capricho, sino una necesidad. Es urgente la elaboración de un sistema de vigilancia ambiental. 

Y no podemos olvidar lo que para muchos es una utopía o una fantasía para ilusos, pero para mí es un proyecto muy complejo pero ni mucho menos irrealizable: un Ayuntamiento para La Palma. Si miramos los Ayuntamientos de reciente creación han creado riqueza para su territorio y el circundante. Llamadme loco si queréis, pero estoy convencido de que mis ojos lo verán algún día. 

Pero por encima de todos ellos hay un asunto que me quita el sueño y este año se tiene que empezar a solventar. Me refiero, por supuesto, la falta de ilusión de muchos ciudadanos que, cansados, han optado por tirar la toalla…  

¿Y ahora qué? La experiencia me ha demostrado en múltiples ocasiones que no existen recetas mágicas, así que seguiré confiando en la única pócima milagrosa que conozco: trabajo, participación ciudadana y más trabajo. El tiempo apremia, así que no pienso perderlo.  

Feliz Día de Reyes, y ojalá que vuestras ilusiones también se hagan realidad.

   

El engaño más grande en la historia de los Presupuestos Participativos

"Se han gastado 42.000 euros de los 73.000 previstos inicialmente y para que no se note la chapuza ponen luces nuevas en el entorno de la iglesia de El Algar. ¿Será para callarnos la boca?, ¿será porque piensan que estamos ciegos? o ¿será para reírse de nosotros?

De existir algún impedimento técnico para la instalación de las farolas que se pedían 'Isabelinas', se nos debería de haber informado previamente. Y si es que existía algún problema, ¿por qué se aceptó la propuesta en primera instancia? Cuando se estudió la propuesta para incluirla en los Presupuestos Participativos se le dio el visto bueno.

Este proyecto no fue presentado al pueblo, como el parque de la calle Quintana, quizás porque para éste no nos tenían que pedir dinero a la Junta Vecinal para sacarlo adelante.



Según el Ayuntamiento, se iba a consultar con la persona que realizó la petición y creo que la decisión de una persona no debe ser vinculante ante una votación popular como es el caso de los Presupuestos Participativos.

Esto es una estafa en toda regla. Y ahora, ¿quién se hace responsable de esta chapuza?".



 

'Mucho más que una rifa benéfica - Centenario de la Casa del Niño'

Habiendo conocido, a través de la prensa, los detalles de la conmemoración del centenario de la Casa del Niño, impulsada por la alcaldesa, Ana Belén Castejón, y por Mercedes García, presidenta de la Fundación Casa del Niño, temo que se ha desperdiciado una buena oportunidad de valorar justamente el alcance educativo y social que supuso esta innovadora iniciativa de la sociedad cartagenera de principios de siglo XX.

La vitalidad de la ciudad de Cartagena en ese momento era tan grande que todos los proyectos por innovadores y complicados que fueran, tenían  acomodo. Una de las realizaciones más singulares y hermosas fue la atención a la infancia desvalida. Según testimonios de la época era habitual ver por la ciudad muchos niños y niñas abandonados y sin atención familiar. Estas situación despertó sentimientos de solidaridad y al mismo tiempo dar una respuesta social y educativa a la situación.

Así nace el día 16 de diciembre de 1907 en los locales de la Real Sociedad Económica de amigos del País una ‘Asociación protectora de  niños abandonados’. Entre los proyectos de la Asociación estaba la creación de una nueva escuela, albergue y facilitar ropas y comidas. La presencia de Enrique Martínez Muñoz, maestro director de las Escuelas Graduadas de la calle Gisbert  es un hecho demostrado y se discute la de Félix Martí Alpera en este primer impulso.

Una vez más se demuestra que Cartagena se adelanta a la acción oficial. Ésta se realiza con la publicación del ‘Reglamento de la Ley de protección a la infancia’ el 24 de enero de 1908. Las localidades como Cartagena están obligadas a constituir las Juntas locales de protección a la infancia y represión de la mendicidad. La de Cartagena se crea el 18 de marzo de 1908. El secretario de la Junta ya es Félix Martí Alpera.
Los primeros años de actuación de la Junta fueron más bien decepcionantes por las carencias económicas y a propuesta de Félix se organizará la Rifa benéfica en febrero de 1918. Esta idea mereció el interés de  otras ciudades, como Madrid.

Enrique Martínez Muñoz y Félix Martí Alpera habían viajado por Europa en 1902, a costa del Ayuntamiento, estudiando instituciones escolares (un precursor ‘Erasmus’ municipal). Félix lanzó la idea de la construcción de la «Casa del Niño» que no sólo tendrá funciones escolares sino que acogerá a los niños y niñas totalmente abandonados y a los parcialmente desatendidos. Como acción primaria se pretendía dar de comer a los niños hambrientos que como consecuencia de la crisis correteaban las calles de la ciudad y a partir de ahí fomentar una educación integral. Por tanto la «Casa del Niño» acogerá diversas instituciones mantenidas por la Junta con finalidades integradas en solucionar problemas concretos de los niños.

Las construcciones que hoy denominamos «Casa del Niño» son así una serie de edificios distintos que se van añadiendo en un ‘Proyecto global educativo’ que tiene Félix Martí Alpera -el primer ‘kindergarten’ (jardín de infancia) de España-. El solar sobre el que se construirán estos edificios se llama desde antiguo ‘El retal’ y estaba situado entre las rampas de acceso a Galeras y el Teatro Circo. La calle resultante se nominó Tolosa Latour en honor de un insigne médico madrileño. Con las sucesivas edificaciones se va cerrando la manzana.

Salvo la escuela, la mayoría de espacios se deben al arquitecto Víctor Beltrí, pero todo el conjunto responde  a los criterios estilísticos iniciales.

La ‘Cantina escolar’, era una obra que Félix estaba empeñado en conseguir y ahora ve realizada. Baste decir que en 1923 se servían unas 608 comidas diarias. Luego se crearán otras en algunas diputaciones.

Se organiza también el ‘Ropero escolar’ en 1918. En él trabajó Carmen Conde.

Así surgirá una ‘Escuela al aire libre’ para -entre otros- los niños que comían allí y que por diversas razones sanitarias e higiénicas necesitaban ‘aire puro’.  La hizo el arquitecto Lorenzo Ros como escuela graduada de seis secciones y además con biblioteca, museo, sala de conferencias, taller de trabajo, sala de vistas. En 1920 ya funciona la escuela Graduada San Fulgencio dirigida por Félix Martí Alpera.

A partir de 1921 se intenta construir una escuela de párvulos y de niñas en los terrenos colindantes y será Beltrí quien la diseñe. La construcción se inicia en 1928 y se terminará en 1930.

Al edificio también se añadió luego la llamada ‘Gota de leche’ cuyo objetivo era atender la lactancia infantil y evitar muertes asociadas a la enteritis. Se pone en marcha en la casa de Expósitos y luego se adjunta y construye un anexo especialmente diseñado para esta función en  la Casa del Niño.

Finalmente, en el mismo edificio se tienen ‘Consultas médicas para los niños’ e incluso un ‘Instituto de maternidad’ para la  observación y atención a las embarazadas que nace en febrero de 1931.

Si algún edificio de la ciudad ha sido símbolo a lo largo de la historia de buenos sentimientos, éste ha sido sin duda, la «Casa del Niño». Desde el principio concita un consenso social básico y un apoyo de las fuerzas ciudadanas y políticas que hacen posible un espacio ciudadano que concentra los sentimientos de solidaridad de la ciudad con la inestimable participación del pueblo sencillo que colabora con la rifa.

   

Pág. 8 de 66

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information