Miércoles, Septiembre 18, 2019
   
Texto

'Deciamos ayer'

El título de esta comunicación coincide con el mismo título empleado por mí para el artículo del libro de esta querida agrupación para todos los cofrades blancos por tener el privilegio de procesionar a nuestra querida Madre la Virgen del Amor Hermoso.

Volviendo la mirada y los pasos 10 años atrás, al día 26 de octubre de 2003, se vio y se recuerda la fecha más grande y ansiada para nuestra cofradía desde el año 1946.

Causó una grata impresión en este singular acto, la corona confeccionada por el  orfebre sevillano Manuel de los Ríos pues  a titulo recordatorio cabe decir, que  la corona se compone de dos piezas exentas,  una corona imperial y un nimbo ráfaga ambas piezas realizadas en oro, rompe con los cánones de las coronas de las vírgenes de nuestra Región, siendo comparable a la de la Virgen de los Desamparados  Patrona de Valencia.

Desde que se recibió la Providencia fechada por el Vaticano el día 16 de septiembre de 2003, se creó un equipo responsable para este trabajo, en el cual emplearon muchas horas, restándoselas a la familia y al sueño para portar la Virgen desde la Iglesia de Santa María  a la explanada de nuestro incomparable puerto, se confecciono un esquema con cinco tramos en los cuales participaron porta pasos de las distintas Agrupaciones de la Virgen de las Cofradías Hermanas y nuestras propias Agrupaciones.

Las inclemencias de tiempo una fina lluvia presagiaban que la coronación canónica  se tenía que efectuar   en el interior del templo, pero  el  público y los números devotos que cuenta nuestra Virgen no se resignaban y aparecieron con sus paraguas.

Pero he aquí que un cambio repentino del tiempo, convirtió la fina lluvia en un esplendoroso  día de sol de tal suerte que los paraguas que en un principio eran para  resguardarse de la lluvia sirvieron para protegerse del ardiente sol.

Pero entorno a esto  hay que destacar, la venida de ex profeso de Roma donde efectuaba estudios, el anterior capellán, José Ruiz García, Miguel Guirado Béjar respectivamente a la vez que hacia  su entrada en ese particular mundo semanasantero cartagenero como nuestro capellán, Juan Tudela García, actualmente Vicario General de nuestra Diócesis y recientemente nombrado Deán presidente del Cabildo de la Catedral de nuestra Diócesis.

Espléndida homilía del entonces Obispo de la Diócesis, Manuel Ureña,  Pastor que tocó temas muy candentes de aquellos  momentos en nuestra Comunidad, nos vimos arropados en todo momento por nuestras autoridades civiles y militares, asistiendo los, ministros cartageneros Eduardo Zaplana Hernández Soro y Federico Trillo-Figueroa Martínez-Conde, que días atrás había sido nuestro pregonero.

Escoltados por los granaderos blancos de la Cofradía Marraja y cerrando el piquete la escolta de honores de la Cofradía California, nuestra Venerada Madre una vez coronada, con la alegría brotando en  nuestros corazones y conservando el mismo orden de porta pasos que se había llevado a la explanada del Puerto, se  hizo el regreso al templo de Santa María de Gracia sobre las 14 horas.

A pesar de los diez años transcurridos para el que  esto dice y al igual que para el resto de cofrades blancos fue un día de los que sientan antología.

Los cartageneros tenemos que tener siempre presente que en nuestra ciudad  la Virgen  del Amor Hermoso, fue la primera que desfiló bajo palio y por otro lado la que implantó que sus penitentes fueran mujeres.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information