PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

  • Home

'Trece años de mentiras municipales'

Les da exactamente igual que los terrenos de la antigua fábrica de Potasas y Derivados, estén o no contaminados; tengan o no tengan fosfoyesos cancerígenos,  malvados para la salud, metales pesados, o los niveles freáticos aptos para ser embotellados y venderlos como venenos fulminantes; les da exactamente igual.

Ellos, nuestros mandamases municipales, por boca del concejal de urbanismo y “demás ismos”, en reunión mantenida hace unos días en su despacho con una representación vecinal, después de meses de solicitarla, considera que lo más importante es que las cosas sigan como van, que van muy bien, y nadie, y menos los vecinos, pueden ni intentar variar una voluntad decidida que está por encima de cualquier consideración que no sea el derecho de los propietarios (exactamente son 22 los bancos del mundo entero y 23 las cajas de ahorro, de España entera, con hipotecas en la zona de Potasas y Derivados) en edificar sobre terrenos que se descontaminaran cuando le de la gana al Instituto Nacional de Radioactividad, que lleva años y años sin emitir informe al respecto, porque, probablemente, el Instituto entiende que “el marrón” se lo deben de comer aquellos incompetentes que a sabiendas de que eran terrenos, los de Potasas y Derivados, empapados de sustancias muy peligrosas y no aptas para la edificación, alegremente y basados en su poder local, no se han cansado durante más de una docena de años en anunciar a bombo y platillo que allí van a hacer cinco o seis mil casas, y con los metales pesados, los aceites minerales, los fosfoyesos y las aguas freáticas contaminadas, arrope y calabazate.

Para el ayuntamiento cartagenero todo sigue igual que hace trece años. El hecho de que los suelos sigan contaminados sin un calendario de descontaminación después que la fábrica cerrara en el 2001, no les preocupa. Ellos, desde el ayuntamiento, al objeto de que las operaciones mercantiles bancarias, que pasan desde el Morgan Stanley Bank hasta el Banco Malo, en la compaña de otros  veinte bancos más, y desde la Caja de Ahorros del Mediterráneo, a Caja de Ahorros y Monte de Piedad del Circulo Católico de Obreros de Burgos y otras veintidós cajas de ahorros más,  no sufrieran con palabrotas feas como suelos contaminados inscritos en el registro de la propiedad como ordena la ley, han utilizado con un aparente criterio de eternidad la jugada legal de decir que “ellos” los propietarios de los suelos, ¿Quién o quiénes son los dueños de los suelos por fuera de lo que existe en el Registro de la Propiedad? han presentado un proyecto voluntario de descontaminación, que, viejo, fané y descangallado, descansa en alguna mesa funcionarial su treta de darle tiempo al tiempo, mientras pasan meses y sueldos, se activan y desactivan hipotecas, se sirve al señor banquero de fuera, y a los vecinos cartageneros se les cantan milongas camperas de que doctos mandamases munícipes, expertos en contaminación (nunca mejor dicho) garantizan con su ciencia de boca, en contra de lo que dicen los peritos en sus informes escritos basados en muestras sacadas y ensayadas sobre los terrenos en cuestión, que los terrenos de la antigua fábrica de Potasas y Derivados están limpios porque no tienen el adjetivo calificativo de suelos  contaminados; que sí lo tienen y están catalogados como tal, es decir como suelos contaminados, según escrito del señor

Consejero don Antonio Cerdá, de fecha 24 de junio de 2014 al señor presidente de la Asamblea Regional, los de la antigua Peñarroya en Santa Lucia, o los de Zincsa en la Torreciega. Pero eso son otros asuntos que tampoco corre prisa alguna sobre ellos, y porque necesitaremos otros trece años más, para que se comience a hablar de ellos.

 

Desde la Asociación de Vecinos estamos perdidos respecto de un principio madre de todo proceso descontaminador, que establece que todo aquel que contamina paga, y que sepamos hasta el día de hoy, no tenemos noticia de que el Excmo. Ayuntamiento de Cartagena, o la Comunidad Autónoma fueran en su día fabricantes y dueños de Potasas y Derivados, por tanto los contaminadores.

Imprimir

Bottom B

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Style: Box

Bottom B

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Style: Box

Bottom B

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Style: Box

Bottom C

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Style: Box

Bottom C

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Style: Box

Bottom C

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Style: Box

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.