Viernes, Abril 19, 2019
   
Texto

Lección de dignidad

En los tiempos que corren, donde lo superficial y banal mandan en este mundo mediocre, donde la pérdida de valores humanos es tangible y además emana de los que se supone deben ser garantes de los mismos, los políticos, en un mundo triste y oscuro, renace la esperanza, aparecen una tropa de jóvenes de entre 18 años y 30, un grupo de 17 chicas trabajadoras y estudiantes, que hacen el esfuerzo diario de entrenar varias horas diarias con la dureza que el deporte en el agua exige, siempre a horas donde la mayoría de la población descansa, alargando su jornada hasta altas horas, son las chicas del Club Waterpolo Cartagena, las mismas que “verbigracia”, nos han dado a los cartageneros una lección de dignidad, basada en el sacrificio y en el esfuerzo, el campeonato de liga femenino de 1ª División de la liga Valenciana.

Alguien escribió que, “En el verdadero éxito, la suerte no tiene nada que ver; la suerte es para los improvisados y aprovechados; y el éxito es el resultado obligado de la constancia, de la responsabilidad, del esfuerzo, de la organización y del equilibrio entre la razón y el corazón”.

Y en este éxito no ha tenido nada que ver la suerte, nadie les ha regalado nada, no ha habido nada improvisado, nadie se ha aprovechado de nadie, si bien al contrario han tenido que aprender de su propia inexperiencia para superar las innumerables dificultades por las que han pasado, ha sido un ejemplo de entereza y dignidad. Este éxito, que es de todos los cartageneros, a pesar de su ausencia, que es por extensión de todos los murcianos, ha sido exclusivamente obra de ellas, ancladas en lo que significa practicar un deporte ausente de protagonismo en los medios de comunicación, un esfuerzo que se han costeado y se costean desde el propio Club, por la ausencia de interés más allá de lo primordial para los medios y la población, pero es el día a día de estas deportistas y, de otros muchos más que hacen de su esfuerzo, su propio orgullo, llevando a gala el nombre de su ciudad, de nuestra ciudad, Cartagena.

Tras iniciar este año su andadura por la liga valenciana del Waterpolo femenino en categorías nacionales, han conseguido una proeza, ganar la liga y el consiguiente ascenso a la División de Honor. Una temporada que arrancaba desde la inexperiencia en la competición, y basada en las frustraciones de los comienzos en partidos amistosos, nada fáciles, si bien, el denominador común del grupo ha sido que, desde muy jóvenes su deporte ha sido la natación y en casi su totalidad gozan de la experiencia de su voluntariado como socorristas en playa, el esfuerzo que es su alma, el tesón que es su latir y el sacrificio que es su espíritu, han hecho de esta campaña un éxito rotundo, no han estado solas, los dos equipos masculinos que completan el Club Waterpolo Cartagena han sido sus máximos valedores, una piña, un ejercicio de compañerismo y camaradería que han conseguido un éxito que ha sido el de todos y todas, en resumen una lección de dignidad que solamente ofrece la nobleza de estos duros deportes.

Este grupo de deportistas nos demuestran día a día el cariz de nuestra juventud, la beligerancia en el trabajo y que el futuro pasa por personas preparadas, es un mensaje de aliento, que hoy en día es necesario y determinante, y como el futuro está en sus manos, dejemos que se acerque rápido porque está asegurado.

Así, con el temple de profesionales experimentados en la lucha por el balón, iniciaron un partido transcendental para su corta etapa en la competición. En el primer cuarto de partido se fueron ya, de tres puntos y se dedicaron a controlar el partido con la seriedad y tranquilidad que la confianza en sus recursos les daba, todas las jugadoras tuvieron cabida, y así se llegó al meridano con un 4 a 1 a favor de las cartageneras. Las hasta ahora líderes del Puertas de Valencia con sede en Almansa que se las prometían felices, no salían de su asombro, no podían perfeccionar jugadas, el control era absoluto por parte de las departamentales, un gol más se produjo en el tercer cuarto. Ya arrancando el último cuarto y con una serenidad espectacular se produjo el 6 a 1, no fue hasta los últimos minutos cuando dos goles de las visitantes plasmaron el resultado final de 6 a 3, en un partido vibrante donde por primera vez la piscina Municipal de Cartagena se llenaba de aficionados, de canticos y aplausos.

Un éxito que demuestra que el esfuerzo tiene su recompensa, que la suerte no tiene nada que ver; que no ha sido fruto de la improvisación y que este éxito que nos enorgullece a todos ha sido el resultado de la constancia, de la responsabilidad, del esfuerzo, de la organización y del equilibrio entre la razón y el corazón. Enhorabuena y suerte para el futuro

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information