Viernes, Julio 21, 2017
   
Texto

Sólo es cuestión de respeto

Decía Saramago que él había aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro. Joder, estaba identificando a los progres de la nueva política de izquierdas aderezaba con la rancia y decrepita salsa de la vieja por demagoga filosofía comunista.

Según el diccionario, el respeto se define como; “la consideración de que algo es digno y debe ser tolerado”. Primera premisa que en la izquierda y la falsa progresía del libertinaje mundano moral no existe, el respeto, no sé, si alguien estará acorde con estas palabras, pero, cada vez que algún conservador no le gusta algo o no lo entiende, lo ignora y punto final, no intenta convencer a nadie. Cada vez que algún progresista de pandereta y canuto de la izquierda española no le gusta algo y no lo comparte, es malo y hay que solidarizarse con todos, se nombran adalid de la tontería y lo atacan y deterioran, eso sí, en nuestro beneficio pues ellos y solo ellos, y ellas, perdón, están en posesión de la verdad y ellos y ellas nunca faltan al respeto, quizás nosotros con nuestra presencia.

Esto nace a colación de la irrespetuosa puesta en escena esta semana contra la Patrona de Cartagena, -no la cito porque está por encima de nosotros y este artículo-, y surgió de la tramoya tardo fascista de izquierdas progresista, eso dicen, con clara referencia a los mongólicos –no es un gentilicio-  representantes del plañidero espectáculo satírico, o escaparate de la mofa y del insulto casposo de la frustración de los progres podemitas y adyacentes, esa es la sátira, solamente su fracaso y frustración.  Ese insulto fue, sin duda medido al milímetro para crear chanza y polémica, no fue más que una falta de respeto a alguien u algo que no se puede defender y que, curiosamente, siendo un dogma de fe, sin presencia material, amparado en la caridad, la compasión y el amor puro, que solo una madre de buen corazón pueda dar, les asusta a estos cobardes de pancarta y subsidio. Un acto de valentía incondicional, de elegancia y garbo, que solamente dejan claro los sujetos que los adornan, efectivamente, nunca estarán a la altura de esta ciudad estos sujetos de alquiler que se llaman la nueva política o nueva izquierda o nueva…

No tengo dudas de la complicidad tétrica y gravosamente frustrada de los que anunciaban a bombo y platillo su comparecencia ante tal confinamiento político en una orgia de envidia y de frustraciones, los que ocupan espacios en las instituciones, los de mítines de alcoba circular o coma redonda en lo que se deriva tal interpretación que necesita el escandalo para propagarse, ¡de lo buena que debe de ser…! Una complicidad que era imperiosa para que estos artistas de lo absurdo, duermevelas del ideario parasitario de la izquierda más casposa, demagoga y envidiosa de este país, hicieran escarnio con el cartel y reivindicaran el derecho al insulto y la mofa a una imagen que representa lo que les falta y envidian, el amor y la caridad, el educado respeto y la moral.

No tengo dudas que el apoyo semi intelectual de algún oriundo conocedor del fervor mariano en una ciudad como Cartagena a la Virgen y Patrona, chivado alevosamente al mongólico de turno que puso el mensaje al panfleto, posiblemente, alguno que osará en los próximos plenos y asambleas hablar en nombre de los que hoy han mancillado con su actitud irrespetuosa. Y esto no son insultos, como la sentencia al señor Zapata de Podemos que mendiga por los tanatorios un cerebro con un mínimo de actividad para reponer el suyo, la paguica por tonto ya la tiene asegurada, zapateros, zapatontos, zaparrastreros…, son humores mal interpretados, humor negro, humor amarillo, rojo y morado. Payasos de la estampa intelectual más pobre de una sociedad que los acoge, que la propia envida les llevan a celebrar lo que denuncia de manera mentecata, hipócrita y cínica, ya hay que ser imbécil. Critican los sacramentos y los celebran civilmente…, comuniones civiles, bautizos civiles… Tontos con certificado notarial, estos fraudes sociales son los que quieren dar lecciones de respeto, se les olvidan sus fracasos ideológicos republicanos. “Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir”, y esto que decía el escritor portugués es lo que se quieren cargar por decreto.

En este país y producto de la falsa y frustrada progresía, de los Zapateros, Iglesias, Sánchez de turno (izquierda y derecha) y acólitos, la libertad y los derechos de expresión solo se tramitan en una frecuencia, el resto son/somos retrógrados, inquisidores y dictadores. Ojo, estos progres de pandereta y armario reciclado que no han leído a Saramago, están manoseados por los aspirantes a neo burgueses que los manejan, los “quiero y no puedo”, los que como Lenin y Trotsky hicieron, se pelean por su hegemónica imposición, demócrata…, eso sí. O también, los personajes de moda, especuladores inmobiliarios que los ocupan y se enriquecen a costa del más débil, de hecho, ente tanto especulador inmobiliario en Podemos, Verstrynge, Espinar, Lago, Maestre o Montero sin ir más lejos, y no sé, si Madrid es la delegación inmobiliaria del partido o el partido una inmobiliaria de ellos. Pero ninguno, entrega parte de su patrimonio al pobre necesitado, igualdad de derechos, e igualdad de bienes como principio del comunismo manoseado que tanto defienden contra la casta. Una casta posiblemente tan delincuente como ellos, ni más ni menos, eso sí, más respetuosa, más digna y más educada. Pero como, solo es cuestión de respeto y educación, de algo de humor progre también, el respeto que negáis lo tenéis. Lo único que dais es pena y lastima, pero a eso los progres ya están acostumbrados.

Pero no se puede pedir al tonto que no haga tonterías, citando a Pitágoras, “ante todo repetáos a vosotros mismos”. Eso es una asignatura pendiente en el decálogo de la filosofía de la progresía, la vieja y la nueva, el respeto y la sinceridad. Ahora poner a al Colau en el portal de Belén de las Ramblas, a un lado u otro del Mesías, y al Quichi o a la Carmena en el otro, o todos juntos adorando a las coletas y hacéis la navidad civil, de imbéciles.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information