Viernes, Junio 22, 2018
   
Texto

Efecto llamada

Como bien sabéis los lectores de este diario digital, hace aproximadamente dos años con el anterior equipo de gobierno municipal se produjo un hecho histórico en la ciudad, mas concretamente en el barrio de los mateos.

 

Por decisión política hubo una demolición de viviendas para intentar recuperar una zona desgradada y convertirla en zona verde.

 

Hasta ahí perfecto, pero ahora viene las consecuencias colaterales.

 

¿Acaso se han preocupado los que tuvieron la potestad de decidir el momento de demoler las propiedades de los vecinos para su posterior morada?

 

La inmensa mayoría estoy seguro que no.

 

Si es verdad que se lo imaginaban, que se estaba rumoreando tiempos atrás pero no llegaba hasta que se hizo realidad.

 

Toda la historia de una familia, generación tras generación tirada por la borda, como diríamos de forma coloquial.

 

Ser humilde no significa no tener sentimientos, no por carecer de medios tienen derecho a echarlos a la calle, aunque cumplan las fechas para un desalojo, pero lo que es verdad que estas familias no han tenido más remedio de emigrar.

 

Nos preguntamos, ¿cuál es el lugar más idóneo, más fácil de trasladar a toda sin familia sin causar aparentemente molestias al resto de vecinos? Pues lo tenían muy claro, iremos a las 600.

 

Y ahí es donde viene todo el meollo.

 

¿Quien pone punto final a esto?, hasta ahora nadie. Nadie ha sido capaz de poner nombre y apellidos a esta situación.

 

El caso es que uno llama al otro, el otro llama a otro y así sucesivamente. Las formas que mas da. La clásica patada a la puerta y para dentro. Bien por sus propios medios o porque alguien se encarga de decir en esta o en la otra.

 

Fulanito vente aquí que no pasa nada, fíjate que incluso vienen desde otros municipios de la región o incluso de regiones limítrofes, almerienses, alicantinos etc.

 

Pero ahí no aba todo, existen personas que hacen de mediadores y a cambio de un dinero que los entrantes les entregan les da derecho a morar estas viviendas.

 

Este hecho se da tanto en las viviendas de planta baja, pisos y dúplex de la zona de las 600.

 

¿Porque decimos las 600? Pues muy sencillo, porque en la barriada virgen de la caridad no hubiese pasado eso.

 

Comercialmente se vende mas de una manera que de la otra, incluso socialmente se ve de diferente color.

 

Desde la asociación de vecinos queremos ponerle punto final a esta situación.

A través del colegio de abogados, policía local, nacional, asociaciones no gubernamentales como cruz roja, caritas, bancos, servicios sociales a través del departamento de vivienda y la propia federación de asociaciones de vecinos podríamos tener las armas para formalizar la situación de estas familias.

 

Es fácil si se tiene interés de solucionar esta situación, es fácil si se quiere será imposible si lo único que quieren es seguir mareando la perdiz, porque lo que si es verdad es que después el problema nos lo quedamos nosotros, ellos y sabéis quien seguirán viviendo en sus chalets, mansiones etc., total con ellos no va el problema.

 

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information