Jueves, Agosto 22, 2019
   
Texto

Y ahora. Las listas y las moscas, ambas vulgares

Nunca una palabra homógrafa ha sido tan inconsecuente con el resultado armónico de su significado, estas son las listas electorales, de los listos y de las listas, parece un juego de palabras pero desgraciadamente no lo es, cada día nos arropa un poco más la frustración y la impotencia máxime con los recientes resultados electorales, casi tan increíbles como dantescos, pero si el pueblo ha decidido, no seré yo quien los censure, hoy ya tenemos una subida indecente y descomunal de impuestos que “a bote pronto”, cuanto menos desequilibra la frágil economía en casi recesión del país, y así, prostituidos por la mentira, a sabiendas, nos vernos representados por personajes más que personas en las altas instancias políticas y ahora, también en las más bajas como en nuestro ayuntamiento cartagenero, algunas de ellas son catapultadas al mundo político sin el más minino recato y así, uno o una encabeza la lista y luego vienen los demás, ¿a quién le importa quién nos represente tras unas siglas?, pues a todos, y encima los imponen, acción y reacción en su relación estímulo y respuesta, triste y patético, una desleal carrera de obstáculos, de envidias y temores sucumben para integrarse en esas famosas listas, que en el peor de los casos, fueras de idearios y filosofías aseguran un sueldo cuatrienal, y en el mejor se entierran en una jungla de banalidades donde la clase política se ha establecido, tenemos lo que merecemos, ni más ni menos.

 

Tal como se avanzó en la lectura de las listas electorales nacionales, coincidiendo con la fecha del malogrado sufragio donde solo los títeres de feria hacen eso, debaten, pero lo hacen como en un colegio de primaria debido al escaso nivel de los representantes, donde se ve claramente que los niveles y arrestos de todos han sido mancillados por el sistema o adulterados, o comprados, o plagiados, y así, las listas locales y regionales nos abocan ante la jungla palabrera y ofensiva que se acerca, visto lo visto, a la Arroyo, la Castejón, el Pepe López, el de C´s y la podemita, “fueraparte” aparecerá el de Somos Región y VOX para rellenar la quiniela, me acecha y revolotea la sombra de las moscas que diera vida Machado, en clara analogía con las listas que dieran vida los naturales líderes y lideresas y sus acólitos por interés y confianza, más o menos deseados… y consecuentemente más o menos respetados, solo admirados por ese grupo de indolentes que llenan los mítines que no maitines o rezos, que bandera en mano, independiente del color, anegan de banalidad las almas de los feriantes de la palabra que determinan sus discursos quiméricos y peregrinos, eso sí, con un abanico, una gorra, un pito y una pelota de regalo o suvenir, ¿se imaginan este equipo renombrado en un debate local?, daría para un año de memes en wasap haciendo clara competencia al más cómico de los programas televisivos pero, por lo absurdo.

De ahí el aterrizaje en nuestra región a lo “Caballera que no dama Legionaria Paracaidista” de un personaje muy distinguido…, inmerso en un crisol de cualidades…, algo engreída, falsamente irónica e incluso un tanto virulenta cuando coge cancha, que cogerá, por citar algunas y con los mismos epítetos, las dos reinas de corazones, la popular Arroyo y la sociata de capullito de alelí en la mano Castejón, cualquiera de las dos, ni en sueños hubiéramos caído tan bajo en Cartagena, así nos la han impuesto desde el San Esteban de Valcarcel representado hoy en López Miras a los cartageneros, por eso de cuidarnos bien. Claro está, se trata de una castiza murciana nacida en el litoral, vinculada a la tierra y con ancestros arraigados…, vamos, que sabe de Cartagena como la “indepe” de Pozo Estrecho hoy alcaldesa por casualidad sin méritos y gracias a pactos pueriles, por los antiguos libros de geografía española y, sobre todo, por el bocadillo de mortadela mensual, así nos va, como las moscas.

Así, sois vosotras, las familiares, las inevitables golosas, vosotras LISTAS vulgares que como las moscas me evocáis todas las cosas.

¡Oh nuevas LISTAS voraces, ahora en mayo, pero… como abejas en abril, socaváis nuestra fe, pertinaces sobre nuestra calva pueril más que infantil!

 

Listas del primer hastío…, en la aborrecida campaña…, en la apática ciudad y en la malograda biprovincialidad, listas y moscas de todas las horas…, de esta segunda, tercera y hasta cuarta inocencia que da no creer en nada…, en nada…, absolutamente en nada. Desde hace algunos años vosotras LISTAS vulgares… yo sé que os habéis posado sobre un juguete encantado, sobre el librote cerrado, sobre la inocente carta de amor y lo que es peor, con descaro, sobre los párpados yertos de los muertos que somos los sufridos ciudadanos.

Vosotras, inevitables golosas, que ni labráis como las cada vez más desaparecidas abejas, que desde luego no brilláis cuales mariposas, nada pequeñitas ni revoltosas, vosotras, convertidas en oscuras LISTAS vulgares, me evocáis todas las cosas y nada buenas.

Analizando la descripción poética, a modo de fútil comentario de texto, hoy ignorado en los camerinos educativos de los currículos, imaginando en el paso del tiempo esas imágenes, y relacionando lo cotidiano con lo trascendental, yo me pregunto, ¿por qué estas LISTAS al final nos evocan todas las cosas y no buenas? ¿El poder de la Democracia no se establece en la elección del pueblo? ¿Votamos a los que nos imponen?

Lo hemos sufrido escasamente hace unas semanas en una tétrica reedición zapateril, y si la primera ya fue brutalmente nociva y las segundas partes nunca son buenas…, ahora en las municipales y regionales, vitoreamos sin saber a quién. ¿Dónde quedaron aquellos políticos que desfloraron sin vergüenza, pero con temor, una democracia que desarrollaba talentos, almas y pensamientos hoy etéreos? Así nuestros políticos se presentan como Rinconete y Cortadillo, unos con una misa y limosnas expiran sus pecados, otros los expiran haciendo gala de ateísmo marinado con populismo y maridado con caldos burgueses a los que Cervantes si viviera, no uno, sino una legión de “Alonsos Quijanos” daría vida sarcástica en el papel.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information