Domingo, Diciembre 08, 2019
   
Texto


El 'multigarito' de Los Mateos

"Ese inmueble era muy conocido porque habíamos efectuado allí 'tropecientas' mil actuaciones en varios años; un garito se cerraba y otro se abría después por otro lado de la parcela", indicaron los policías sobre el lugar donde estaba un supuesto punto de venta de droga en Los Mateos que ha sido juzgado esta mañana en la Audiencia Provincial. Los tres acusados rechazan totalmente que se dedicasen a vender estupefacientes al menudeo.



Hay tres acusados, una mujer y dos hombres, mientras que un cuarto detenido en la operación policial de 2005 ha quedado absuelto a petición de la Fiscalía. Seis años de cárcel para cada uno es lo que pide la fiscal Celia Aldaz, mientras que los abogados defensores Violeta del Rey y Pablo Bonmatí reclaman que sus clientes sean absueltos. 

Los detalles de la acusación pueden leerse en el enlace:

 

Piden 18 años para tres acusados de vender hachís en Los Mateos

Dos frentes ha tenido el juicio de esta mañana. Por un lado, la validez del auto de entrada y registro que ordenó entonces el juzgado de Instrucción número 2. Por otro, determinar si estas personas se dedicaban o no a la venta de droga al menudeo.

Respecto a lo primero, los abogados han impugnado el auto nada más empezar al considerar que ese auto se basaba en sospechas indefinidas sobre un inmueble mal identificado y que se atentaba contra los derechos constitucionales de sus clientes, a lo que se opuso la fiscal. El tribunal pidió un receso y a su regreso consideró que el auto estaba "debidamente motivado en un oficio policial". Los abogados reflejaron su protesta y el juicio comenzó.

Uno de los aspectos de esa protesta está en el lugar exacto donde estaba el supuesto garito de la plaza Mayor de Los Mateos. Los abogados expresaron su indefinición, mientras que inspector jefe del grupo de Comisaría que dirigió la operación explicó que no es "una vivienda propiamente dicha, son cuatro construcciones semiderruidas con puertas próximas, una parcela que no figura ni en el Registro de la Propiedad. Es un lugar donde habíamos hecho cuatro o cinco actuaciones, pues cuando se desmantelaba por un lado, se abría una puerta por otro". Esto fue corroborado por los demás agentes ante las preguntas de los letrados, que insistieron durante toda la sesión en ese error de localización.

¿Un garito o un fumadero?
El otro asunto es definir el papel de los acusados. Catalina aseguró que en esa 'chabola' se reunían personas para consumir droga, pero no para vender, y que ella también lo utilizaba para ejercer la prostitución. Por su parte, Juan y José negaron en todo momento haber actuado como 'aguadores'. El primero dijo que le detuvieron cuando llegaba a esa zona, a la que acudía para ver a sus padres. El segundo negó que hubiese dicho al ser detenido que en esa 'chabola' se vendía droga y dijo que si lo vieron en esa zona es porque vivía por allí.  "Los policías pueden decir lo que quieran, pero es falso que yo fue aguador". Fue detenido al día siguiente en su casa.

Los agentes, por su parte, aseguraron que durante las vigilancias observaron un movimiento habitual de venta de droga a consumidores y que los otros dos efectuaban labores propias de vigilancia y atención a los clientes que llegaban. Respecto a Catalina, apuntaron que la vieron dentro del local y que en una inspección rutinaria días atrás había dicho a los policías que ella vivía allí.

También declararon como testigos algunos supuestos compradores que en su día fueron identificados por los policías. Uno dijo que la droga que llevaba en su coche se la dejó alguien que había recogido y llevado a Cartagena, pero que no sabía dónde se adquirió. "Esa droga iba conmigo en el coche pero no la llevaba yo". Otro sí afirmó que había ido a comprar droga a la plaza Mayor de Los Mateos, pero no recordaba los rostros de quienes le vendieron el material.

El material incautado y el que se perdió

Otro debate fue el material que estaba dentro del local. La fiscal y los policías consideran que eran instrumentos para la elaboración de droga para vender al menudeo, mientras que las defensas aseguran que ese local carecía de puerta reforzada, balanzas, anotaciones o monedas fraccionadas, elementos también comunes en los narcotraficantes.

Otro apunte es que el día de la redada la secretaria judicial apuntó entre los elementos incautados unos cuchillos que iban en una bolsa, pero los agentes se confundieron y cogieron una bolsa con basura. "Al llegar a Comisaría nos dimos cuenta y volvimos a Los Mateos, pero esa bolsa ya no estaba", indicaron. 

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 


 

Banner
Banner


Banner
Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information