Jueves, Febrero 20, 2020
   
Texto


Denuncia que dos guardias civiles le "reventaron" a golpes en un descampado de San Pedro

"Me pegaron hasta dejarme reventado". La frase corresponde a Mimoun Bouhou, de 31 años de edad y vecino de San Pedro del Pinatar, quien ha denunciado en dos ocasiones a los mismos agentes. La primera vez en febrero por vejaciones y otra hace unas semanas por los golpes que recibió.



"Mimoun lleva ocho años en España y en casi todo ese tiempo ha estado trabajando (actualmente está contratado en una empresa agrícola) y carece de antecedentes penales, no es un 'sin papeles' ni un delincuente". Así nos lo presenta Francisco Pérez Torres, el abogado al que ha recurrido para que lleve adelante sus denuncias. La primera la interpuso el 9 de febrero de 2010 en el juzgado de Paz de San Pedro del Pinatar y la segunda, el 21 de junio ante el juzgado de Instrucción número 4 de San Javier. Ambos documentos nos son mostrados.

A continuación, Mimoun explica esos dos episodios. "Venía de madrugada de cenar con un amigo en Lo Pagán y me dirigía hacia mi casa en San Pedro, cuando la Guardia Civil me hizo el alto; me pidieron la documentación, que les presenté, y después me indicaron que vaciase los bolsillos, sin que me encontrasen nada ilícito; pero entonces me ordenaron en plena calle que me quitase la ropa", explica. Continúa su relato diciendo que, al negarse a quitarse los calzoncillos, "me pegaron hasta que me los quitaron, además de insultarme". En la denuncia explica las características físicas de los tres agentes, de los que uno estaba en el coche y no intervino. "La Ley de España no es así, les dije; 'Nosotros hacemos la ley de Marruecos', me respondieron y se marcharon". Presentó denuncia "de la que no he sabido nada al día de hoy", lamenta.

El segundo capítulo se sitúa en las barracas de las fiestas de San Pedro del Pinatar a la una de la madrugada. "Me habían robado el teléfono móvil y las gafas, por lo que me dirigí a una patrulla de la Policía Local, que me remitió a la Guardia Civil". Entonces llegaron dos agentes, los mismos del incidente de unos meses atrás, según asegura Mimoun. "Dijeron 'A este hijo de p... le conocemos' y me efectuaron un trato vejatorio en las barracas y después me llevaron a un descampado de Lo Romero, donde nada más llegar me pegaron con la porra y la culata de una pistola en la cabeza, por lo que me tuvieron que dar cuatro puntos de sutura en la cabeza", dice a la vez que nos muestra la herida.

 

"Lavaron la sangre"
Continúa su relato enumerando las cosas que le hicieron: "Me esposaron, golpearon con mi cabeza un cartel de tráfico (hay restos de sangre), me tiraron al suelo, donde un agente orinó encima, además de decirme 'moro de mierda, vete a tu país'; y en una de las patadas que recibí me dejaron reventado". Dice que después se fueron al pueblo y le dejaron tirado, "me arrastré unas decenas de metros y me vio el conductor de un camión de basura, pero los agentes regresaron y le dijeron que era un marroquí borracho y que estaba todo controlado". Mimoun explica entonces que, además de quitarle una cadena de plata y 50 euros que llevaban, le dieron otra paliza. "Habían traído agua y un guardia civil le dijo al otro que lavase las manchas de sangre del coche y de los zapatos, junto a las huellas".

La Guardia Civil le acercaron a su domicilio, pero le dejaron en la cuneta, junto a un basurero, donde fue encontrado por patrullas de la Policía Local ("no podían tocarme de los dolores que sufría"), que le trasladaron al hospital de Los Arcos. Allí le diagnosticaron la herida en la cabeza junto a daños y contusiones en muñecas, costado, muslos y hombros.

"Cuando me recuperé me dirigí al cuartel de la Guardia Civil para hablar con el jefe y me dijeron 'Somos todos jefes', además de llamarme 'mentiroso', romper algunos de los papeles que llevaba y quedarse con mi DNI", asegura.

¿Cuál es el motivo de esa animadversión hacia él?, le preguntamos. "No lo sé", responde. Ahora ha optado por recurrir a la Justicia. "Mimoun quiere que le dejen en paz y que le reparen todo el daño que ha sufrido", explica el abogado Pérez Torres, que ahora está 'reclutando' testigos que respalden el relato de su cliente. "En las barracas había mucha gente que vieron como me llevaban los guardias civiles", apunta el joven.

Esta redacción ha tratado de recoger la versión de este suceso de los acusados a través de la Comandancia de la Guardia Civil en Murcia, donde nos indicaron que no se facilita a los medios de comunicación, además de que les "extraña" ese relato y que será ante el juez cuando los agentes expresen su versión.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 


Banner
Banner


Banner
Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information