Sábado, Febrero 22, 2020
   
Texto


'Doña Carnal y Don Cuaresma'

David Martínez, el brillante (y valiente) pregonero de este Carnaval de Cartagena 2020, propuso un 'Rey' como alternativa o acompañamiento para la Reina. Los tiempos han cambiado y puestos a proponer ideas, valgan dos por parte de un servidor. Una, desencasillar los roles de la alegría y el recogimiento, respectivamente, en los sexos masculino y femenino. Otra, buscar una fórmula para que el segundo clasificado luzca.

La igualdad es la igualdad. Con esto sobra y quizás, por ello, no estaría mal crear un elenco de protagonistas del Carnaval adaptado a la época que nos ha tocado vivir. Además, esta fiesta también ha experimentado cambios en sus 41 años (me dicen que se recuperó en 1980 en Cartagena). Al principio dominaban los disfraces y en los años noventa del pasado siglo llegó la moda de las plumas y la carne destapada procedente de Brasil, que enseguida se abrieron paso y para muchos han estado 'toda la vida' en el mundo carnavalero. Después de dos décadas de siglo XXI, ya no habría que estar hablando de igualdad, pero (tristemente) hay que hacerlo y más en terrenos tan vanales (y maravillosas) como son las fiestas. Creo que en este caso no habría problemas en esas variaciones y más bien servirían, como dijo David Martínez, para llamar la atención de medios informativos nacionales.

El Carnaval tiene motivos para recibir la Declaración de Interés Nacional. No es perfecto (algunos terrenos están por pulir), pero sigue creciendo en estas tierras y nadie discute sus alicientes.

Vamos a la otra propuesta. Me da pena contemplar a las segundas clasificadas en los concursos (infantil y adulto) de reinas, por poner un ejemplo. Se celebra, por parte de la candidata y de sus fieles, la cuarta clasificada, la tercera... y la segunda. ¿Qué pasa con la segunda?, pues que al decir su nombre ya se sabe el inquilino del primer puesto y son los fans del ganador los que experimentan una mayor explosión de alegría, con lo que el segundo pasa casi de puntillas. En el caso de las reinas, quizás habría que nombrar a las tres finalistas con una distinción común (y misma dotación de premio), como podría ser 'corte de honor' y dejar para el último momento nombrar a la vencedora.

Son (simplemente) ideas, pero lo mismo resulta que estoy equivocado y que todo está 'ferpecto'.

 

Un virus que no se propaga no es serio

Lo comenté con otras grandes fiestas y también incluyo al Carnaval ahora. Está muy bien publicar cinco mil revistas oficiales y tropecientos mil folletos de mano del programa de actos este año, pero si no hay una buena distribución…

Soy un ‘machaca’ recordando que el 75% de la población cartagenera reside en el exterior de la ciudad y por eso son pueblos y barrios donde más gente hay. No todo es la ciudad, en absoluto. Muchos ‘urbanitas’ se sorprenderían de la vida propia que existe ‘ahí fuera’. Por eso, no basta con poner el cartel de la fiesta de turno en las paradas del autobús, en absoluto. Lo que es la publicidad física (el mundo virtual todavía no lo ha conquistado todo) es mucho más y por eso siempre abogo por una distribución inteligente y amplia.

El Carnaval de Cartagena es de las grandes fiestas la que más gente ha incorporado en los últimos tiempos. Es lo que hemos percibido en Cartagena de Hoy en nuestros algo más de diez años de andadura, en los que hemos sido el medio de comunicación que más ha apostado por esta fiesta y lo hemos hecho dando contenido a los artículos, pues consideramos que un evento de categoría no se debe reducir sólo a colgar fotos. Es mucho más. Tiene su historia y su intrahistoria. 

Por eso, cuando se acercan las fechas de su celebración, nos apena no ver los programas de los actos en barrios y diputaciones. Se pierden visitantes potenciales y es un desperdicio de papel. Algunos dirán que el reparto por un gran municipio en territorio como es Cartagena implica mucho dinero. No sé. Nuestro diario está viajando continuamente de una población a otra y no es tan complicado. El primer paso es planteárselo. Después, si no hay recursos económicos y lo tiene que hacer la propia organización, hay que tener a colaboradores con vocación de servicio y fijar rutas. Estamos de acuerdo en que el Interés Turístico Nacional es el gran objetivo, pero no olvidemos el interés municipal.

Lo dije en otras fiestas, lo digo ahora y lo seguiré diciendo mientras, en nuestra habitual presencia por los pueblos cartageneros, observe que muchos de sus residentes no tienen ni idea de cuándo se celebra el gran carnaval ni qué ofrece. Lo que no se propaga apenas existe.

Es mi opinión, pero lo mismo resulta que estoy equivocado y que todo está ‘ferpecto’.

 

Pág. 1 de 52

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information