Lunes, Abril 24, 2017
   
Texto

La seguridad en colores

Robos en La Aljorra, Los Dolores, Los Nietos, Pozo Estrecho… Son noticias que en las últimas fechas vienen recogiendo los periódicos La Opinión, La Verdad y nosotros, Cartagena de Ley. Si refundimos toda la información en una sola, la situación es preocupante al menos, pues el calificativo alarmante también tendría hueco.

Hace unos años, cuando se vivían recrudecimientos de esta índole, el asunto derivaba en un cruce de acusaciones entre la Policía Local de Cartagena y las fuerzas de seguridad nacionales (Guardia Civil y Policía Nacional) respecto a que si la seguridad ciudadana era competencias de unos, de otros o si de ambos. Sucedía esto porque los locales estaban bajo el amparo de un gobierno local azul (PP) y los nacionales dentro del gobierno nacional rojo (PSOE). Ahora, como todos son 'azules' no pasa nada. Ya nadie pone en evidencia la labor de los otros, sino que callan. Así, las quejas se escuchan menos, pues se quedan en el eco que los medios informativos hacen de las denuncias de los vecinos de las zonas rurales y urbanas.

Sin embargo, pese a esa aparente 'balsa de aceite', hay que exigir y esperar que el esfuerzo de los fuerzas de seguridad se multiplique. Todos queremos una Cartagena (y me refiero a su ámbito municipal) segura o, por lo menos, que lo parezca, aunque luego las leyes sigan siendo 'light' para los cacos, aunque ése ya es otro asunto, que no menos grave.

 

Tributos encubiertos en ruta

Pagas pero no te dan factura. Tienes que solicitarla, aportando diversa documentación, si quieres después aportarla para rebajar 'un par de euros' el pago trimestral del IVA. Lo he vivido en un peaje y en una cafetería. Me parece increíble y siento que es otra forma de 'pagar impuestos' encubierta.

Hay dos formas de tributar para autónomos y empresas. Una es la oficial, que consiste en abonar la diferencia del IVA cobrado y pagado cada trimestre. Otra, la oficiosa, es complicar la justificación del IVA que se descuenta. Me explico de la forma más sencilla posible. Si he cobrado 300 euros en el trimestre y he pagado 130, deberé pagar 170 euros. Sin embargo, si de lo que he pagado sólo tengo justificantes para que me descuenten 140 euros, esto supone que el Estado se quede con 30 euros que en condiciones normales serían de un servidor.

Ahora vamos a los casos concretos. Peaje de Burgos (AP-1 Europistas). Pago 21,05 euros (IVA incluido) con una tarjeta de débito (es decir, que actúa sobre el saldo de mi cuenta, nada de crédito) y hasta ahí todo normal. La sorpresa me la llevo cuando pido factura. ¡Cómo pude ser tan osado! ¿A quién se le ocurre pedir una factura cuando paga? Serán manías mías…

Bueno, en serio (si es posible por el fondo del asunto), el caso es que me dicen que no me la pueden dar y me entregan un folio con datos a rellenar para solicitarla. ¿No será más cómodo y barato un tikect que todo ese papel? Le muestro el DNI mientras le explico que si yo (bien identificado) pago con una tarjeta a su nombre y la maquinita acepta la operación bancaria, lo normal es que se lleve un justificante. Me dicen que no, que no insista y que lo solicite por escrito.

Segundo caso. Cafetería en un área de servicio de tierras de Madrid. Tras tomar refrescos y cafés, se abona al camarero los 7,10 euros que reclama y otra vez tengo la 'inusual' petición de factura. Me dice que la reclame por Internet y en el recibo que me da leo en la parte inferior: ¿Necesita una factura? Visite http://tpvvares.com/f

La falta de sentido común me deja boquiabierto en todo este asunto. En el primero de los casos, llamo a la oficina del área de peaje y me explican que, debido a la nueva Ley de Protección de Datos, sólo pueden emitir facturas una vez que confirman la identidad del solicitante y el pago, por lo que debo enviar por correo fotocopias del DNI y de la tarjeta de crédito, entre otros documentos. Digo yo en mi ignorancia, ¿no es más peligroso esto para la protección de 'mis datos' que lo que hice, es decir, identificarme a la persona que estaba en el peaje? Así se lo expreso, pero tengo la sensación que le hablo a un muro.

Finalmente he llevado a cabo ambas gestiones, que su tiempo (bastante) conlleva, y he conseguido que me justifiquen nada más y nada menos que 28,15 euros, lo que supone recuperar 4,88 euros en el próximo pago del IVA. ¿Creen ustedes que merece la pena tanto follón para tan poco beneficio?

Pues eso, que mientras estamos pendientes de si nos suben este u otro impuesto por allí, nos las están 'metiendo' por acá. La sensación de que el Estado es cada vez más un 'enemigo' que un 'amigo' crece porque nuestros políticos y gestores públicos se empeñan en menospreciar al ciudadano y verlo sólo como 'paganini'. Es mi opinión tras este último ejemplo. Si usted tiene una explicación diferente, no dude en exponerla, pues ahora sólo veo lo que veo. Así de simple.

 

Pág. 6 de 16

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information