Martes, Febrero 18, 2020
   
Texto


Episodios de falta de respeto a los vecinos (I)

Las juntas vecinales siguen sin constituirse, lo que conlleva que las ayudas económicas que inyectan a muchos colectivos que organizan fiestas y actividades culturales están sin definir y, consecuentemente, sin aportar, con lo que hay casos en los que vecinos han tenido que poner dinero de sus bolsillos.

Esto último es algo que nunca debía producirse en el municipio de Cartagena y que nos consta que ya ha sufrido alguno. Estamos hablando de personas que no tenían necesidad en dedicar su tiempo y esfuerzo en pos de ofrecer propuestas de ocio y de cultura a sus vecinos, pero que lo hacen. No es justo. Además, estas ejemplares personas ahorran dinero al Ayuntamiento, tanto porque son colectivos y no funcionarios la mayoría de los que abren y gestionan locales sociales. También por la organización de unas actividades lúdicas que en otros municipios vecinos (Torre Pacheco, La Unión y la mayoría de España) son los consistorios los que se encargan de organizar. Aquí aportan una subvención y se ahorran las (costosas) horas de empleados públicos.

Una vía de las ayudas a las asociaciones y a las comisiones de fiestas llegan por las juntas vecinales, pero resulta que actualmente están sin constituir. Hubo elecciones en junio y publicamos en este diario, porque así nos lo dijeron, que en septiembre estarían formadas. No fue así. Tampoco en octubre. El tiempo pasa y las juntas vecinales de la legislatura anterior siguen sin celebrar sus sesiones de cierre y, mucho menos, se activan las nuevas. Entre los motivos por los que no se forman, escuchamos del empate a votos que hay en La Palma, lo de las diferentes listas presentadas por los seis concejales socialistas ahora no adscritos y por el PSRM-PSOE (hay un 70% de coincidencia), de que si no hay partido no se pueden tener representantes en las juntas vecinales... ¿Por qué no se agilizó todo antes de la expulsión definitiva de los ediles socialistas? No me vale que fuese verano. Además, los presupuestos municipales siguen sin estar aprobados.

En absoluto digo que se salte la ley. Me vengo a referir a que éste es un asunto que, por respeto a aquellos que realmente demuestran vocación de servicio (sin cobrar) hacia los demás, hay que solucionar por la vía de una necesidad apremiante. No fue así y así estamos. 

¿Quieren los políticos cartageneros ser los que organicen fiestas y otras actividades de ocio en barrios y diputaciones? No creo que quieran ese berenjenal. Todo los gobiernos que han pasado se han quedado con lo 'bueno' (los impuestos) y no siempre han correspondido con 'servicios', y de ahí lo del famoso 'centralismo cartagenero' tan dañino como el 'centralismo murciano'. Sí digo que si se tiene un municipio de tantos kilómetros cuadrados y tantos núcleos de población hay que saber corresponder, y si no se sabe, pues se segrega algún nuevo ayuntamiento (se hace en otras provincias), se crea la figura de la Entidad Local Menor (mi favorita) o, al menos, se dota de más autonomía y mayor presupuesto a las juntas vecinales.

Lo que no tiene vuelta de hoja es que el vecino tenga que meter la mano en su bolsillo teniendo gobernantes y cuando ya paga a su tierra regalando su tiempo. Es mi opinión de esta situación, pero lo mismo resulta que estoy equivocado y todo está 'ferpecto'.

 

'Y Portmán... ¿qué?'

Su regeneración sigue siendo una utopía. Ahora ya supera el medio año de paralización de los trabajos y mientras ha llegado la 'maldita gota fría' que ha dejado agonizando el Mar Menor, hacia el que ahora miran todos los focos. Sin embargo, no hay que olvidar lo que ha sido el mayor desastre medioambiental del Mediterráneo. ¿Afectará un problema a otro?

Dado que sigo sin el poder de adivinar el futuro, la respuesta la desconozco, pero tengo la sensación de que pudieran centrarse todos los esfuerzos de recuperación en el Mar Menor y quedar aún más Portmán en segundo plano.

Hace unas tres décadas es cuando se cortaron los vertidos y desde entonces se espera una regeneración de la Bahía que no llega. Cada vez que se mueve una ficha, desde el PP y el PSOE (o viceversa) se saca pecho, pero luego resulta que todo es fugaz, que por 'fas o por nefas' se paraliza todo y entonces todo se reduce a explicar el motivo de ese frenazo, pero nadie entona el 'mea culpa' con la misma facilidad que se ponen 'flores' cuando dan un paso. Bueno, en realidad lo que acabo de decir tampoco es nada sorprendente, pues eso de 'flores sí, palos no' está en primer curso de político. 

Antes fue un cajón y un empresario arrestado y ahora estamos en una mala adjudicación de los trabajos y en las limitaciones de un gobierno en funciones al frente de la Nación. La teoría (según exponen) es que no se puede hacer nada, pero soy de los que piensan que hace más el que quiere que el que puede y que aquí no termina de verse voluntad política.

Además, parece que el paso de los años no conlleva trastornos para nadie de los de arriba, es decir, que el asunto de Portmán no pasa factura política por mucho cruce de acusaciones entre partidos, tema éste que pertenece ya al segundo curso. 

Y ante este panorama, ¿qué se puede hacer desde aquí? La verdad que no mucho, pero pienso que algo sí. Desde luego, lo que no vale es cruzarse de brazos. Para empezar, vuelvo a plantear a los partidos políticos locales la elaboración de un documento conjunto para exigir al gobierno que salga de las elecciones del 10 de noviembre que, dado tanto retraso, actúen con urgencia en este asunto. Como no se sabe qué partido ganará, todos pueden respaldar ese papelico sin temor a romper la disciplina de su partido. Primero la tierra y después las siglas.

Tampoco estaría de más una concentración ciudadana para recordar que Portmán existe, que es vital para el futuro de La Unión y que no se puede perder en la noche de los tiempos esperando su turno. Si hay partidas ya presupuestas esperando, hay que evitar que, por lo que sea, deriven hacia otros destinos. También que si es necesario aumentar la inyección económica, que se haga. Esto de cambiar el rumbo del dinero ya pertenece a la etapa del 'Máster de gobernante'. 

El panorama que ahora ofrece la parte terrestre de la Bahía es un monumento al despropósito político, al igual que lo es la lamentable situación del Mar Menor, donde nunca se quiso coger 'el toro por los cuernos', por lo que ahora costará más el 'entierro' que el 'tratamiento' que precisaba.  

Portmán necesita su regeneración urgente. Si desde arriba no lo tienen como prioritario, desde aquí hay que recordarlo porque la raza política, en ocasiones, tiene memoria de pez o, simplemente, se les pasan las cosas, como bien recoge la temática del tercer curso de político. 

Es mi opinión sobre la regeneración de la Bahía de Portmán a fecha de hoy, pero lo mismo resulta que estoy equivocado y todo está 'ferpecto'.


 

Pág. 7 de 52

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information