Sábado, Noviembre 18, 2017
   
Texto

Los muertos son los que menos gastan

1. Recortar gastos es una actuación sin límite, pues hay muchas cosas importantes, pero ninguna imprescindible. Destruir es fácil.

Para activar la economía hay que valer, pues necesitas hacer cómplices a miles de almas. Crear cosas de valor no es fácil.

2. No entiendo que nadie sacrifique a sus hijos para salvar la hipoteca de su casa. Y tampoco entiendo ese mismo razonamiento aplicándolo a un país y a sus habitantes, por lo que sí entiendo que los franceses hayan castigado con sus votos la política de recortes. ¿Estábamos en Málaga y nos hemos metido en Malagón?

3. No entiendo que todavía haya tantos diputados, ministros, consejeros y consejeros si no hay dinero que gestionar.

4. Entiendo que los bancos alemanes se estén poniendo las botas con el dinero que le están mandando los españoles con ahorros, pues tanto miedo les han metido con sus fondos en España que los envían a ese país germano que, me parece, están haciendo 'caja' cada vez que lanza una ordena sus dóciles aliados europeos. Antes se decía, que cada vez que fulano o mengano hablaban… subía el pan. Ahora, cada vez que la Merkel mete miedo a Rajoy… suben los fondos en Alemania.

5. No entiendo que nadie se presente a unas elecciones generales si no tiene soluciones que no dañen a sus votantes. Y no creo que ser el destinatario de la mayoría de votos sea una patente de corso.

6. No entenderé, dentro de un montón de años, cuando mire hacia esta época, cómo la única mano que los políticos echaron a su pueblo en época de crisis fue exprimir el dinero del bolsillo y facilitar la reducción de puestos de trabajo.

7. Entiendo que cada vez surjan voces a favor de un vivo pobre que un muerto rico… y europeo.

 

Este paro es normal

El desempleo sigue creciendo y cada vez que empieza un mes los ojos se nos llenan al ver que más personas entran en las listas del paro. ¿Sorpresa?... ninguna, en absoluto. Lo sorprendente sería que nuestros gobiernos (nacional, autonómico y local) llevarán a cabo políticas sólidas de empleo y que el paro aumentase. Pero no es el caso, pues lo que está sucediendo es que cada día conocemos más despidos (y más facilidades parea seguir despidiendo) en los sectores privados y público. Entonces, ¿dónde está la sorpresa? Pues en ningún lado. En cada cosecha sólo es posible recoger lo que se siembra.

 

Pág. 18 de 20

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information