Sábado, Agosto 24, 2019
   
Texto

Historia de la Lotería Nacional

Rara es la familia que en el Sorteo de Navidad y en el Sorteo Extraordinario del Niño no haya pillado algún 'pellizquito' y, en el peor de de los casos, la devolución. Pero nunca nos hemos parado a conocer su historia, la de los niños cantores del colegio de San Idelfonso, el sorteo del Niño, solo sabemos que estos elementos tan necesarios están ahí, puntuales a la cita anual con los españoles año tras año.

La Lotería Nacional nació en España durante la Guerra de la Independencia como un medio de aumentar los ingresos del erario público sin ningún tipo de quebranto para los contribuyentes, de la mano del ministro del Consejo y Cámara de Indias, Ciriaco González Carvajal. Fue aprobada por las Cortes de Cádiz el 23 de Noviembre de 1811 por unanimidad. El 4 de marzo de 1812 se celebró en Cádiz el sorteo de la nueva modalidad de Lotería, que fue denominada por el pueblo 'Lotería moderna', para diferenciarla de la Lotería de Número instituida en 1763 por el Rey Carlos III.

La venta de Lotería Nacional fue extendiéndose desde Cádiz al resto de España al mismo tiempo que fueron retirándose los ejércitos de Napoleón. El primer sorteo celebrado en Navidad tuvo lugar el 18 de diciembre de 1812, en la ciudad de Cádiz. El primer 'Gordo' fue para el número 03604. El precio del billete fue de 40 reales y premio consistió en 8.000 pesos fuertes.

La primera vez que apareció la denominación de Sorteo de Navidad fue el 23 de diciembre de 1892 y sustituyó a la leyenda 'Prósperos de Premios'. Actualmente, el sorteo extraordinario de Navidad el día 22 de diciembre es el mas importante y popular de todos los sorteos más populares realizados en España.

Pero unido a esto, como una pieza importante e imprescindible, son los niños de San Idelfonso, quienes llevan más de dos siglos cantando los números de la Lotería Nacional. El primer sorteo en que tomaron parte los niños como extractores fue el 7 de marzo de 1771.

El colegio de San Idelfonso es la institución de Madrid dedicada a la infancia más antigua, con más de 500 años de existencia. Sus orígenes datan de 1543 año, en que Carlos V concedió una Real Cédula que dotaba al colegio de los bienes precisos para atender a sus fines.

Para actuar en los sorteos de la Lotería se seleccionan aquellos niños y niñas que tienen buen timbre de voz y pronunciación clara, a los que se les ejercita para la fácil y rápida lectura de los números y se les adiestra en el manejo de las bolas de los sorteos mediante ensayos continuos con material que la Lotería Nacional tiene a disposición del colegio.

Pero, avanzando por el túnel del tiempo, nos va a conducir al Sorteo Extraordinario del Niño, también conocido como Sorteo o Lotería del Niño. Hasta el momento ha sido difícil determinar con exactitud la fecha inicial de los sorteos de esta denominación, ya que ni en los programas respectivos, ni en resoluciones insertas en publicaciones oficiales ni aun en las listas de los números premiados, figura el título de sorteo de 'El Niño', un extremo que queda subsanado a partir de 1966.

Hay constancia que fue institucionalizado en 1941, por el entonces director general del Timbre y Monopolios, general F. Roldán, y a raíz del rotundo éxito que supuso el primer sorteo celebrado (antes de la celebración de la Epifanía del Señor), se decidió al año siguiente 1942 transformarlo en sorteo extraordinario, configurándose así el sorteo con personalidad y denominación propias hasta convertirse en el segundo sorteo en importancia de la Lotería Nacional, tras el de Navidad.

 

'El águila de San Juan como atributo del discípulo predilecto, testigo de la Gloria del Maestro'

Para poder entrar en esta compleja materia, es necesario en primer lugar saber el significado de la palabra atributo, la cual proviene del latín y significa asignado concedido. Por ejemplo, el águila como ave de los dioses alegóricos. En los santos, los atributos son los símbolos que caracterizan a cada uno de un modo especial (atributos individuales) o a una categoría de santos (atributos colectivos, por ejemplo el rollo o libro para los apóstoles o Padres de la Iglesia y la palma para los mártires). Estas representaciones son frecuentes a partir del siglo V, después de Cristo. Por otro lado, los atributos individuales están ligados a la vida y leyenda de los santos.

Los cuatro autores de los Evangelios (San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan) han sido representados tradicionalmente en forma de tetramorfo (una representación compuesta por cuatro elementos), siendo el águila la figura asociada a San Juan, ya que su Evangelio es más abstracto y teológico de los cuatros.

De otra parte, este símbolo se convierte, en heráldica, en una parte importante de algunos blasones, pero no debiéndose confundir con el águila imperial que aparece en muchos escudos como en el de los austrias españoles o los zares de Rusia, que derivan del escudo de los emperadores bizantinos.

El más conocido de los diseños del Águila de San Juan es el que incorporó la reina Isabel la Católica como soporte a su escudo personal, y mas tarde integrada en el escudo de los Reyes Católicos. Lo hizo ya que tenía gran devoción al Evangelista y es anterior a su proclamación como reina, haciéndose coronar como tal en la Iglesia de Castilla de San Miguel contigua a la catedral de Segovia. Existe un magnifico tapiz con este blasón en el salón del trono del Alcazar de Segovia.

El Águila de San Juan es un águila real pasmada, de sable nimbada de oro, con el pico y las alas de gules, y un halo de oro. En el escudo que utilizaron María I y Felipe II como monarcas de Inglaterra, el Águila de San Juan se incorporó como uno de los soportes del escudo (junto al león inglés) ya que se reunieron en éste las armas de los dos esposos. Con anterioridad el Águila de San Juan ya había sido utilizada como soporte en las armas que pertenecieron a Catalina de Aragón madre de María como reina consorte de Inglaterra. También se incluyó como soporte en el escudo de España en los modelos oficiales desde 1938 a 1977.

Una vez documentado el atributo del Discípulo Amado, podemos pasar sin mayor dilación a su culto, el cual se afirmó a partir de la ciudad de Efeso, donde, según una antigua tradición, había vivido durante un largo tiempo, muriendo en una edad extraordinariamente avanzada, bajo el emperador Trajano. En Éfeso, el emperador Justiniano, en el siglo VI, construyó en su honor una gran basílica, de la que todavía quedan imponentes ruinas.

Precisamente, en Oriente gozó y goza de gran veneración. En los iconos bizantinos se le representa como muy anciano, según la tradición murió bajo el emperador Marco Ulpio Trajano, conocido abreviadamente como Trajano, y para mas señas de identidad, nacido en Itálica Santiponce junto a la actual Sevilla, en una intensa contemplación que invita al silencio.

De hecho, sin el adecuado recogimiento no es posible acercarse al misterio supremo de Dios y por supuesto a su revelación. Esto explica por qué el patriarca ecuménico de Constantinopla, Atenágoras, a quien el Papa Pablo VI abrazó en un memorable encuentro en la ciudad de Torino en el año 1972, se expresaba en estos términos: “Juan se encuentra en el origen de nuestra mas elevada espiritualidad. Como él los “silenciosos” conocen ese misterio de intercambio de corazones, invocan la presencia de Juan y su corazón se enciende.

 

Pág. 63 de 77

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information