Lunes, Julio 16, 2018
   
Texto

Historias de Alumbres (27): Otras fiestas cívico religiosas en Alumbres

Como ya dije en el artículo anterior 'Fiestas cívico religiosas en Alumbres', en el que enumeré las festividades que iba a tratar en dos artículos de las que tengo constancia de su celebración a través de los tiempos, en el actual voy a abordar los siguientes: Procesiones de Semana Santa; Los Carnavales; Encuentro vecinal 'Alumbres está que arde'; fiestas por terminación de epidemia de cólera; Otras fiestas resaltables.

Creo que no se me ha pasado por alto la mención siquiera de alguna otra fecha festiva, pero quiero aclarar que en todo caso, la causa sería la carencia de noticias, y que con estos dos artículos sólo he pretendido mostrar a los alumbreños, y a los amigos de Alumbres y de su historia, estén donde estén, que por una u otra razón, siempre se buscó un pretexto para mostrar a propios y extraños sus creencias y ganas de vivir y divertirse.

PROCESIONES DE SEMANA SANTA

Se sabe por referencias y testimonios variados que durante el siglo XIX y las dos primeras décadas del XX, en Alumbres se celebraban procesiones por Semana Santa, en las que participaba la mayoría de la población, y a las que acudían numerosos vecinos de los pueblos cercanos a presenciarlas. Entonces sacaban en procesión tres o cuatro tronos con sus imágenes correspondientes adornadas con todo lujo y esplendor, y a las que acompañaban soldados romanos y nazarenos, y tampoco faltaba la banda de música del pueblo o de fuera.

De hecho, en 1906 El Eco de Cartagena publicó “A juzgar por los preparativos que se están haciendo en Alumbres, las procesiones de Semana Santa resultarán lucidas. En el año pasado se estrenaron los tronos de La Samaritana y Agonía, y en el presente se estrenará el Tercio de Granaderos, cuyos trajes, según tenemos entendido, se han confeccionado sirviendo como modelo los de los Californios. Dichas procesiones se verificarán en las noches del jueves y viernes santo.”

Por su parte, en 1907 El Liberal publicaba “En las procesiones verificadas esta Semana Santa en el vecino pueblo de Alumbres han llamado mucho la atención varias preciosas efigies debidas al joven escultor cartagenero D. José Lizana Gal, sobresaliendo entre ellas un magnífico Cristo del trono de la Samaritana, que puede considerarse como una verdadera obra de arte.”

Parece que la costumbre de sacar procesiones en Alumbres comenzó a decaer en la segunda década del siglo XX, coincidiendo con la crisis de la minería.

Ya en tiempos más recientes, en el año 2000, se dio por extinguida la existencia de la iglesia del poblado de Refinería en el Valle de Escombreras, y entonces se trasladó la imagen de la Caridad a la iglesia de Alumbres. Pronto se formó una cofradía que lleva su nombre, y desde entonces, cada año, el jueves y/o viernes santo, se vuelven a sacar procesiones en el pueblo.

LOS CARNAVALES

Estas fiestas que tienen un fondo religioso, en muchos casos han tomado un marcado cariz pagano. No en balde la lucha de D. Carnal y Dª. Cuaresma significan más que nada la lucha permanente entre el bien y el mal, por lo que terminan con la quema de D. Carnal.

El Carnaval es un período de satisfacción de los apetitos, previo a la Cuaresma que es de contención, abstinencia y ayuno. Junto a su sentido religioso, el Carnaval representa un carácter social de diversión y desenfreno en el que se aprovecha para satirizar algunos aspectos de la sociedad, su incongruencia, su hipocresía, su vanidad, e incluso se ridiculiza, por medio de máscaras, disfraces y muñecos alegóricos la doble moral de las clases dirigentes en general y de los políticos en particular, que prometen sin medida, y mienten sin ruborizarse.

En la actualidad, el Carnaval supone unos días de fiesta generalizada en las diputaciones, cuyo acto central es una cabalgata que organiza el Ayuntamiento de Cartagena en la que participan las comparsas de las diputaciones que quieran participar, y en las que se desata el ingenio y la pasión popular. Las fiestas terminan con la quema de un D. Carnal de cartón piedra que cada año por el mes de febrero vuelve a renacer de sus cenizas.

Sin embargo no siempre ha sido así, en la primera mitad del siglo XX, en esos días, la gente se disfrazaba con atuendos extravagantes y máscaras, o se pintaban las caras para evitar ser reconocidos por los amigos, y se formaban grupos en los que se cantaba y bailaba por las calles haciendo ruido con el fin de no pasar desapercibidos entre los vecinos.

Después se seguía la diversión en los bailes que se organizaban en los locales sociales del pueblo, que engalanados de cadenetas y serpentinas se dotaban de bandas de música para amenizar la fiesta.

Luego se celebraba un baile con una piñata que colgaba del techo y de la que había que tirar de una de las cintas del manojo que salía de ella, de manera que la pareja que conseguía abrirla recibía un regalo.

Durante la dictadura franquista, los Carnavales estuvieron prohibidos, porque para el régimen, estas fiestas tenían un carácter pagano y pecaminoso intolerable, pero pasados los primeros años de mayor represión, algunos alumbreños y alumbreñas de los años ´50 comenzaron a atreverse a recuperar la vieja tradición, y convenientemente disfrazados/as, para que resultara difícil, si no imposible, su identificación, cada año por esas fechas, se vestían y se daban un paseo por el pueblo. Tanto la osadía manifestada por los protagonistas, como por las atrevidas parodias sexuales que a veces representaban por el camino era motivo suficiente para que fueran seguidos por una multitud, aunque casi siempre, la diversión se cortaba bruscamente cuando alguien anunciaba la cercanía de la guardia civil buscando a los “subversivos”que se habían atrevido a desafiar a la autoridad.

Entonces, las personas disfrazadas se metían en la primera vivienda que veían abierta y saliendo por la puerta de atrás, o saltando de patio en patio, conseguían despistar a la benemérita.

Ya en período democrático, en 1998, surgió en el pueblo un grupo de chirigotas, que se denominó “Presuntos desterrados”, con una intención evidente, aprovechar los carnavales de Cartagena para denunciar el propósito de Repsol – Butano de construir unos depósitos cerca del pueblo.

En 1999, este grupo estuvo integrado sólo por mujeres, pasando a denominarse “Presuntas Desterradas”. En 2001 y 2005 obtuvieron “Premio al Mejor Disfraz.”

ENCUENTRO VECINAL “ALUMBRES ESTÁ QUE ARDE”

Esta es una de las pocas fiestas laicas que se han celebrado en Alumbres, aunque no totalmente, pues al menos en los tres primeros años también se programaron misas, y comenzaron por la oposición a la instalación de los depósitos de gas de REPSOL, cuando en junio de 2003 la empresa manifestó su propósito de abandonar el proyecto industrial mencionado y se celebraron durante cinco años consecutivos.

Una vez conocida la renuncia de Repsol al proyecto inicial se organizaron fiestas para celebrar el feliz acontecimiento. Como anticipo, la noche del 13 de junio, se celebró un recital poético en la plaza de la Iglesia en el que participaron poetas de Alumbres y de fuera del pueblo.

A las seis de la mañana del 14 comenzaba la jornada festiva con una diana de la Banda de Cornetas y Tambores de Alumbres, y un desayuno en la plaza de la Iglesia. Al medio día tres grandes paellas saciaron el apetito de los más de 700 vecinos que se dieron cita en el polideportivo para degustar una comida de confraternidad. Partido de fútbol, charangas, pasacalles, y la colocación de una placa conmemorativa del encuentro vecinal en el paseo del Malecón, completaron una intensa y emotiva jornada de fiesta y reivindicación cuyo slogan lucían las camisetas que vestían los alumbreños 'Alumbres está que arde'.

FIESTAS POR TERMINACIÓN DE EPIDEMIA DE CÓLERA

Este es el tipo de fiestas que en tiempos pasados se celebraban con júbilo popular en honor a algún santo, y es natural que así sucediera, porque las calamidades, sequías, lluvias torrenciales, plagas de langosta, o como en este caso una epidemia, arruinaban a los lugareños, o se llevaban al mundo de los muertos a los seres más queridos, y el ser humano es temeroso por naturaleza, aunque unos más que otros claro.

Por eso, el año 1885, después de haber sufrido una epidemia de cólera, con pérdidas humanas importantes, los supervivientes tenían razones para celebrarlo, y el día 18 de octubre se organizaron unas fiestas que comenzaron con una diana tocada por una banda compuesta por “hijos de Alumbres”, a las 9 salió una procesión con la Virgen del Rosario y San Roque, y a la vuelta de ésta se celebró una misa de acción de gracias, después hubo reparto de limosnas a los pobres, y a las 8 de la noche fuegos artificiales y teatro en el palco por aficionados del pueblo. A la una de la madrugada se daba por finalizada la fiesta.

OTRAS FIESTAS RESALTABLES

La Navidad y Reyes entran dentro del capítulo de fiestas más generalizadas en la zona, con escasas diferencias en su celebración entre unos pueblos y otros. Sin entrar a detallarlas, también creo preciso mencionar algunas fiestas menores u ocasionales, como pueden ser las de la bendición y entronización del Inmaculado Corazón de María en abril de 1930, en las que se celebró misa y procesión, y a las que asistieron las autoridades del pueblo acompañadas de otras municipales y de la Cruz Roja de Cartagena, y en las que los jóvenes salieron de madrugada cantando el Rosario de la Aurora. O las fiestas de la Virgen de Fátima y la Ascensión.

 

Salvador Martínez, Procesionista del Año 2014

Vaya por delante mi más cordial enhorabuena al candidato para Procesionista del Año presentado por nuestra cofradía y que ha resultado elegido: Salvador Martínez Navarro. Para hablar de mi amigo Salvador lo voy  a hacer bajo dos vertientes; la de cofrade y la  de amigo.

Como cofrade, te incorporaste a la cofradía blanca en la década de los 60. Hasta entonces sólo tu hermano Juan José pertenecía a la misma. Ingresaste en nuestra agrupación titular y en el año 1975 te incorporaste al equipo directivo como vocal de Recaudación, un cargo que normalmente se recibe de uñas. Posteriormente fuiste tesorero y secretario. Desde el año 1983 y hasta nuestros días eres vicepresidente, y que sea por muchos años amigo mío.

Te ha cabido el honor de formar parte de los fundadores del Santo Ángel de la Cruz Triunfante, ya  que la  junta directiva tuvo a bien designarte como delegado.

Nuestro presidente, Andrés Mendoza Pérez, conociendo que eres una persona de inquietudes cofrades, te encargó en 1996 la edición de  la revista Al tercer día resucitó. Y hasta aquí tus trabajos en la agrupación.

En la Mesa de la Cofradía has sido vicesecretario y secretario de actas en virtud de los nuevos estatutos, y, con la llegada de nuestro hermano mayor actual, Tomás  Martínez Pagan, fuiste nombrado mayordomo archivero, cargo que has ejercido hasta hace poco.

Pero no  se  nos puede olvidar a los cartageneros tu  participación en la campaña radiofónica ‘Cartagena por su Semana Santa’, dirigida por Federico Gallo, en la que estuviste acompañado de tu hermano Juan José formando el Comando Icue. Como te gustó la experiencia, colaboraste en el Patronato para la restauración de Iglesia de Santa María de Gracia.

Por tu cargo en la Junta de Mesa formaste parte del comité ejecutivo para la  Coronación Canónica de  la Virgen del Amor Hermoso.

A nivel personal, con gran emoción y sin temor a equivocarme, puede proclamar a los cuatro vientos que mi buen amigo Ginés Martínez Pérez creó con todos sus hijos una  modesta a la vez que pequeña escuela del trabajo responsable y bien hecho, basado en el estudio y la voluntad de servir. Al decir esto no puedo olvidar a mi buen amigo y compañero ya desaparecido de la promoción de 1953 en el mítico colegio Hispania de la calle del Escorial, Fulgencio Martínez Gutiérrez, al que el padre Julio calificaba de ‘San Pencho’. En este caso también se podría aplicar el dicho popular de “algo tiene el agua cuando la bendicen”.

No hay espacio en estos momentos de emoción y sana alegría que siento en mi persona de hablar del espíritu reinante en las hermanas de tu padre, amigo mío. Se ve que esto es de familia, todos estáis cortados por el mismo patrón. Pero no pases pena amigo, que no se me va a quedar en el tintero. A lo mejor, cuando escriba sobre ello, la Señora Berna, desde la casa del padre, me da un tirón de orejas y a buen seguro, que me estará bien empleado por hablar de más.

 

Sólo me queda desearte mucha suerte y mucho éxito en este periplo demanasantero, 2014, que estamos a punto de comenzar.

 

Pág. 119 de 137

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information