Viernes, Enero 24, 2020
   
Texto


La alcaldesa sigue gobernando de espaldas a los intereses de los ciudadanos

La excelentísima alcaldesa de Cartagena, doña Pilar Barreiro Álvarez, realizó declaraciones a diferentes medios de comunicación manifestando textualmente “la ubicación de la estación de AVE en la Zona del Mandarache es absolutamente definitiva”, con ello demuestra su forma despótica de gobernar porque tal y como expone el diccionario la definición de déspota es “persona que abusa de su poder o autoridad”.

Para la Federación de Asociaciones de Vecinos, las argumentaciones que nos da la alcaldesa para el traslado de la estación tienen muchas lagunas pues quizás se ha olvidado que si hablamos de cuestiones económicas, el cambio de ubicación no beneficia a Cartagena ya que dejarla en la Zona del Sector Estación costaría unos cuatro millones de euros, al margen del beneficio de mantener el antiguo edificio, sin embargo el coste en el Mandarache oscilaría entre los veinte y los treinta millones de euros. Está claro que la diferencia resulta bastante considerable.

Por otro lado, el traslado de la estación favorecería la pérdida de la intermodalidad ya que no debemos olvidar que la FEVE y la estación de autobuses se encuentra cerca de la actual estación, cosa que parece ser que también ha olvidado de forma radical nuestra querida alcaldesa.

Otro condicionante es que la cercanía del puerto es importantísima al igual que la centralidad que hay en la actual estación pues no olvidemos que la UPCT (Universidad Politécnica de Cartagena) se encuentra muy próxima y esto beneficia a los muchos estudiantes que vienen de fuera a estudiar.

También hay que recordarle a la alcaldesa que se tiene mucho interés en la ubicación de nuevas empresas en el Barrio de Emprendedores para darle vida al Casco Antiguo y alejando la estación del centro va a conseguir justo todo lo contrario.

Al mismo tiempo hay que recordar que se construyó un aparcamiento en la Avenida América con el objeto de facilitar que los viajeros que fueran a la estación pudieran dejar su coche, a dicho aparcamiento no se le sacaría ningún beneficio en el caso de que el traslado se produjese.

Por último añadir que parece que a la Señora Alcaldesa desea que no se produzca el desarrollo del Hondón, quizás quiera que los terrenos continúen contaminados y que sea lo primero que vean los viajeros que entren por carretera a Cartagena.

Desde la Federación creemos como hemos dicho al principio que gobernar de una forma despótica no es lo más apropiado para el buen funcionamiento de una ciudad. Pensamos que debería escuchar más a los vecinos/as a los que representa y que le han votado para que defienda sus intereses no para que perjudique una y otra vez con decisiones unilaterales.

 

De mi puño y tecla: Consideraciones sobre las líneas 902

Diariamente, son cientos de miles los españoles que nos vemos obligados a recurrir a una “línea 902” por infinidad de motivos. Desde una consulta a un banco, cualquier incidencia con  la operadora  telefónica, Internet, compañías eléctricas, de seguros y un largo etcétera. Lo curioso es que en la mayoría de los casos, dichas líneas, aparecen emboscadas bajo la eufemística denominación de “atención al cliente”, lo que erróneamente, induce a pensar al usuario que se trata de una llamada gratuita y con  toda la razó, y nada más lejos de la realidad, dado que las citadas llamadas aparecen posteriormente facturadas como número de “tarifación especial”, que actualmente recibimos por pantalla y a través de Internet, con lo cual el nivel de consulta es sensiblemente inferior comparativamente a cuando la información era recibida en papel.

Al parecer, son las propias operadoras telefónicas las que se están lucrando con este tipo de llamadas, y en muchos casos en connivencia con las respectivas empresas con quienes pactan las condiciones de pago. Algo que de ser cierto, como se afirma en las redes sociales, debería ser explicado y con todo detalle a los ciudadanos  que son los que abonan el importe íntegro de la llamada, si bien, a pesar de las continuas quejas para que la situación cambie, los interesados, en función de los ingresos que ello significa, no están por la labor al menos hasta el momento.

En el caso de los bancos, la mayoría, Santander, BBVA, La Caixa, etc., utilizan líneas 902, existiendo excepciones (Bankia, ING) que disponen de números de atención gratuita. Sucediendo lo mismo en la mayoría de los sectores empresariales: seguros, líneas aéreas, eléctricas, sanidad privada, siendo de justicia el destacar que compañías de reconocido prestigio, se han negado desde un principio al presunto engaño tales como: El Corte Inglés, Gas Natural, Meliá Hoteles o Prosegur, en las cuales dichas llamadas carecen de coste alguno.

Durante el Gobierno de Zapatero, se pretendió aprobar un Proyecto de Ley de Servicios de Atención al Cliente, con intención de prohibir los cobros de llamadas, que se frustró con el adelanto de las elecciones generales del 20-N y todo quedó en buenas intenciones. Posteriormente, en época de Rajoy también se elaboró un anteproyecto que no parece ser tarea fácil, ya que los intereses son grandes y el negocio más. Es triste que no se encuentre solución para cortar con estos descarados aprovechamientos, que intencionadamente pasan inadvertidos y a los que tampoco los medios prestan la atención debida.

En las redes sociales si aparecen muchos casos en los cuales posibles clientes, pretendiendo contratar un seguro,  póliza de sanidad, o los servicios de una empresa de abogados, al topar con los odiosos “902”, desisten de su intención buscando otra solución alternativa en alguna empresa de línea gratuita (900). No es congruente tener que pagar por una información que puede redundar en un posterior beneficio para la empresa en cuestión.

La ley obliga a las empresas a mantener un teléfono normal pero por lo visto tal imposición no se cumple. Igualmente y para evitar el marcar un 902 se recomienda recurrir a Internet, aunque con la utilización de tal método, se está menospreciando a infinidad de personas, que bien por edad, medios económicos o desconocimiento no pueden hacer uso de tal alternativa. Otro matiz en exceso descarado es cuando una vez marcado el 902 de la empresa en cuestión, aparece una música o bien la voz enlatada de una locutora relatando las bondades de la compañía con la cual deseas contactar.

Más asombroso todavía resultan las escasas protestas que se producen por este expolio de los 902, que en algunas ocasiones rozan el abuso y resultan inauditos, como por ejemplo en cierta sociedad médica en que para contactar hay que utilizar un 902, pero si a continuación deseas pedir cita para alguna consulta en particular, debes volver a marcar otro 902 y así sucesivamente, con lo cual el fraude se está duplicando, triplicando…etc. Nadie protege al consumidor, a lo que habría que añadir que también la indolencia de la ciudadanía es manifiesta.

Lo suyo sería no contratar servicio alguno con compañías que utilicen los malditos 902. Que sientan la pérdida de clientes por ejercer este aprovechamiento. Tampoco es de recibo el tener que recurrir a Internet para buscar teléfonos equivalentes. Si una empresa, a la que pagas religiosamente por su servicios y en un momento dado precisas efectuar una consulta, lo lógico es que si desea seguir manteniendo a sus clientes, ¿que menos que prestarles atención telefónica gratuita? Si existiese un mínimo de solidaridad, deberíamos plantearnos el no llamar a ninguna compañía que solo dispongan de líneas 902 y a continuación contratar con otras dotadas de números 900 (gratuitos). Sin duda la experiencia sería un éxito.

Como orientación, conviene saber que existen empresas de telecomunicaciones que utilizan los 902 para atender consultas y quejas, es decir, que están lucrándose con las propias incidencias y averías de sus clientes. Una llamada a líneas 902 por MoviStar, es de 0,47 céntimos por el establecimiento de la comunicación y 0,47 por cada minuto. Es decir, que por una sola llamada de 10 minutos tendrás que pagar 5 euros. La mayoría de usuarios desconocen la diferencia de precios entre llamadas efectuadas desde fijo o móvil, y por comodidad, utilizan el móvil.

 

De acuerdo con la Real Academia Española de la Lengua (RAE), la segunda acepción de la palabra “atención” significa: cortesía, urbanidad u obsequio. Que menos que en tan críticos momentos de crisis como los que estamos padeciendo, que obligan a las familias a controlar hasta el último céntimo de sus escasísimos recursos para tratar de mantener a los suyos, empresas públicas y privadas, aunque solo fuese por un mínimo de solidaridad humana, repudiasen prácticas como las comentadas en esta carta. Si en efecto consideran que en ciertos casos es lícito cobrarle la gestión al usuario, no utilicen el reclamo de “Atención al Cliente”. Sustitúyanlo por el de “Servicio al Cliente” y advirtiendo que debe ser abonado  el importe de la tarifa en cuestión.

 

Pág. 153 de 176

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information