Martes, Febrero 20, 2018
   
Texto

La vergüenza. Letrillas

Es curioso como vemos hacer pusilánime deleite en mítines y declaraciones a las señorías de la política española amparándose en la vergüenza o, el sentimiento de pérdida de dignidad causado por una falta cometida o por una humillación o insulto recibidos, estos y estas que no la tienen ni la han conocido. También haba la REA del sentimiento de incomodidad producido por el temor a hacer el ridículo ante alguien, o a que alguien lo haga, y creo que en este sentido del ridículo es donde se establecen estas señorías de tres al cuarto que, travestidas de inteligentes y producto de nuestra mediocre democracia hacen gala de protagonismo inmerecido, la misma mediocridad democrática que permite que, insultantes personajes de la farándula circense ocupen escaños en el Congreso, estas concubinas de la política podemita, esos nuevos patricios de la república tardo romana española del siglo XXI donde no hay discriminación de clase, rezo y conjura, donde se adaptan al capullo y al vuelo de la gaviota sin recato, al morado del sacrifico cuaresmal por interés o, al naranja mecánico basado en los resultados electorales catalanes, estos y estas, voceros y voceras, membrillos y membrillas de la política, sienten vergüenza. ¡Vergüenza!, sentimiento que no han conocido en su  vida y en el que se amparan, ¿hablamos de vergüenza?

 

Vergüenza, es la situación actual de esta España de prostitutas y prostitutos políticos que se venden por un puñado de votos en un sustento desorbitado, manipulando fácilmente al pueblo con discursos erráticos y ambiguos a la par que groseros e insultantes, disfrazando la corrupción organizada y cuasi mafiosa de los partidos y sus traperías, el descalabro social y la discriminación laboral, el caos vergonzoso de las pensiones y la puta, con perdón, ruina de los pensionistas. Los desiguales y bajos salarios discriminando el esfuerzo y la preparación laboral, sobre todo en los hemiciclos y contextos políticos. El descarado enriquecimiento brutal de una minoría casi exenta de impuestos, pero de riqueza impoluta. El deterioro de la clase media sustentadora del avance económico o, mirar para otro lado ante los actos de sublevación y la traición a un pueblo históricamente rico y maltratado, el español, esquilmado y saqueado por una clase política sin alma ni vergüenza.

 

A mí me da vergüenza ver a los podemitas y sus estúpidas “portavozas” hacer apología del feminismo amparada en su propia y vomitiva ignorancia y en su sometimiento al harén político de partido, producto directo de su concubinato con el mesías de plástico, el mismo que sentía envidia de Venezuela, paraíso de la democracia, tócatelos y que cobran sueldos estatales descomunales, estúpidas a la par que cobardes, son capaces de desnudarse en una iglesia, pero no se atreven en una mezquita, o ¿es que para ellos hay diferencias religiosas en su discurso y el laicismo va por barrios en un acto grandilocuente de cinismo? …

 

Me avergüenza el desprecio a un símbolo, a algo más que una identidad de país. Una bandera, que, elegida por Carlos III para la marina allá en la lejanía del tiempo, no ha logrado ser aceptada por una buena parte de la sociedad, quizás por el demerito de algún partido o por el desamparo de otros, aunque probablemente sea por el capricho de venganza de la vetusta izquierda y de la nueva política española que se han empecinado en seguir quebrando España, Machado es eterno; “Ya hay un español que quiere //  vivir y a vivir empieza, // entre una España que muere // y otra España que bosteza. Españolito que vienes // al mundo te guarde Dios. // una de las dos Españas // ha de helarte el corazón”.

 

Yo si siento vergüenza por haber permitido que estos 40 años los presidentes de este país hayan permitido por intereses partidarios que algunos catalanes y vascos se crean el culo del mundo cuando no son más que parásitos sociales en busca del parnaso social, pero a costa del resto de los españoles. Pero más vergüenza me produce el que no hayamos aprendido nada de nuestra rica historia y la desmenucemos e inventemos como si fuera un juego de construcción. Y más vergüenza es perimir que el idioma de Cervantes de disuelva en un vaso de bicarbonato independentista sin acción alguna por parte de los gobiernos, prostituido por un puñado de votos y la complicidad esporádica de estos socios de fortuna.

 

Me avergüenza la cara dura con la que nos roban nuestros políticos, no hay color, azul, morados, rojo y naranja, todos aprenden rápido el menudeo caciquista y mafioso, las hemerotecas hacen de notarios y los telediarios manipulados por las cadenas hegemónicas dan muestra diaria. Luego, líderes de barro como la marioneta del presidente de Murcia, las caricaturas de los protagonistas consistoriales cartageneros, la estupidez gallega de Rajoy y sus aláteres, solo visionando la poltrona, con su demagogia populista que ha sabido jugar y ganar con el comodín del populismo. Los chapuceros de la oposición como el mediocre y trivial Sánchez, absurdo como un belga por soleares que diría Sabina. Un Podemita con coleta perdido como una monja en un burdel, rememorando al cantautor y, un Rivera borracho de inventiva e ímpetu, pero corto de miras, solo y vacío , como el corazón del rico, como el bolsillo del mendigo o como los putos besos de alquiler…

 

Me avergüenza sentir en  mi corazón las injerencias costumbristas de un Tribunal Europeo de Derechos Humanos …, agasajando a delincuentes y criminales como los terroristas de ETA, asesinos con derecho a amparo bananero y la mezquina condena  a los verdaderos héroes de esta sociedad incivil en la que nos hemos precipitado, Policía Nacional, éstos, en un 194 aniversario tórrido por inanición gubernativa y, a la Guardia Civil, ejemplos de Sacrifico y Honestidad en desuso en nuestra sociedad,  demostrado día a día con su exposición a la peligro su dignidad.

 

Cuando escucho y veo a estos perroflautas de la sociedad del siglo XXI española sentirse avergonzados, tacándose las narices y otras cosas, con discurso absurdos y triviales dignos de patio de colegio, haciendo de su ignorancia una ofensiva social y, con miles de euros a las costillas a costa del pensionista y del verdadero currante…, no sé si llorar, vomitar o micionar…

 

Tejió de piernas de araña //su barba un Colegial, // pensando con ella el tal // gobernar a toda España. // Cuando el impulso le engaña // de las partes que no tiene, // pisándose a Madrid viene // la barba desde Sigüenza: // ¡tenga vergüenza!...

 

El marido de la bella // que nos vende por fiel, // vistiéndose aquello él // que gana desnuda ella, // paciente sus labios sella, // buscándole ella por eso // entre dos plumas de hueso // una de oro en rica trenza: // ¡tenga vergüenza!

 

La mayor legalidad, // si el preso tiene dinero, //salvadera hace el tintero, // salvando su libertad; // que mentira es la verdad // del que es litigante pobre; // gato, aun con tripas de cobre, //no habrá gato que no venza; // ¡tenga vergüenza!, de Luis de Góngora por el Parnaso.

 

La monserga de los histriónicos

“La mayor parte de los problemas del mundo se deben a gente que quiere llamar la atención”. Thomas Stearns Eliot.

Decía la dama de la política Eva Perón que “con las cenizas de los traidores construiremos la patria de los humildes”, pues continuando con la “monserga” que diría Carlos Herrera, que ya se hace pesada, en este país de traidores por intereses particulares, dícese el dinero, de hecho, hay una reata de chorizos en este país pendiente de pasar por capilla judicial de imputados e imputadas, caprichoso juego de palabras… Otro es el protagonismo patológico del egocentrismo exacerbado donde me aventuraría a calificarlos de “histriónicos” o, seres que están obsesionados con llamar la atención y se desmoralizan si no consiguen atraer el interés de los demás. Éstos, que se las saben arreglar para provocar y conseguir sus objetivos, se muestran exagerados en sus maneras y en sus historias.  Expertos en la teatralidad, en la manera de convertir un hecho trivial en un acontecimiento enormemente relevante con sus tergiversaciones. "Inflan" las historias para así ganarse la atención de los demás, sobre todo, con entonaciones teatrales, como Godot y lo absurdo de su teatro. El histriónico se ve obligado a distorsionar las cosas, bien en su contenido o bien en la forma de relatarlas para su beneficio y protagonismo.

En este país, e imagino que, en el resto de países civilizados, habrá monigotes de feria que se identifiquen con el histriónico, sin duda, mirar Trump, aquí, dando un repaso liviano por ingrávido, que diría Machado, a la cabeza y distanciado del resto, está este personaje llamado Carlos y de apellido Monte….., un asno gerundense con barretina que ha conseguido liderar a otra reata de asnos que se creen el ombligo del mundo desde las provincias catalanas, éste, al contrario que sus progenitores políticos como Claris, Lostau, Maciá o Companys, en el ideario independentista a Dios gracias ya que de algo sirve estar en el siglo XXI en algunos aspectos, no tiene delitos de sangre pero, sí es convicto de otros muy graves por los que pagará barrotes, y otros, como la imbecilidad supina menos graves, no tengo dudas de que una temporada en la cárcel le quitará la tontería, la risa y la peluca. Lo que no termino de entender es, como, degradando a una región como la catalana al más mísero de los herrumbres económicos y sociales, siga el pollino teniendo tontos por adeptos.

Pero hay más excéntricos del protagonismo, un Iglesias sin campana, pero de estridente sonido, supera de largo los límites de la vanidad y el patológico protagonismo histriónico, también, acompañado de un coro de bufones y concubinas de la política que a modo de líder egipcio o triste sectario de telefilme de domingo es admirado e idolatrado, curiosa corte de concubinas que alardean de la identidad femenina y de la trashumante igualdad de género pero, no tienen ovarios de criticar al misógamo circo de la decadencia femenina  islámica, cobardía de pancarta progresista.. Le sigue a la zaga el barón rojo y su “resistiré”, el líder de la vetusta izquierda que no de la banda de rock duro, el heredero del fracaso de las políticas zapateristas y del rancio liberalismo en constante pelea con la mediocridad de la nueva izquierda representada a golpe de camisa de mercadillo, pero perfumada con Dior o Chanel, cosas de la tramoya.

De vanidosos cansinos esta este mundo lleno, de histriónicos picarescos anaranjados también, otro que disimula, el quiero, pero no, el abrazafarolas de discurso fácil y “quedabien”, que al final se lleva el gato al agua visto el bajo nivel de inteligencia de los contrarios, el más listo de la clase. Un Rivera que, sin montera ni capote de paseo, mueve la muleta con cierto desdén y desaire, adornándose en cada suerte, ha toreado a Rajoy con el capote y la muleta, ha banderilleado a Sánchez con banderillas negras y se ha ensañado con la pica gualda y roja en Podemos, ahora, tras una estacada fallida en Cataluña, pero haciendo herida al morlaco, se prepara para cortar alguna oreja y sobre todo algún rabo en el ruedo político nacional, con algún descabello rojillo de por medio en otra variante más espabilada del histrionismo.

Y de esto y de estos, en Cartagena tenemos de sobra y de rabiosa y permanente actualidad, en la figura de un exalcalde, archivado provisionalmente, por ejemplo…, por la gracia e interés de la Castejón y decepción y fraude de sus votantes entre los que me incluyo, despreciado y humillado por la de Pozo Estrecho, nos ha brindado innumerables tramoyas caricaturescas y hasta groseras en demasía, insultos, agravios y desprecios  cayendo en el pozo del ridículo político más acervado, personajes que, gracias a su indicativo de “SP” en el cuarto trasero, nos infiere un derecho impenetrable para censurarlos y criticarles en su actuación, acertada subjetivamente, o no… Y a ella misma, a la alcaldesa, que tiene muchos huevos la ironía sufrida en esta ciudad por populacho ideario del proletariado sociata, ejemplos significativos del egocentrismo y la patología psicológica del centro de atención más estruendoso, le gusta que la fotografíen, como sea y donde sea, cual patricia romana en sus más furtivas fantasías, se cree una diva de las pasarelas, y de excelentísima, por lógica, tiene poco, sobre todo adornada con su carnavalesco sequito de oportunistas, y la verdad, sandeces y monsergas en su estúpido discurso le sobran “a esta alcaldesa”, como le gusta de llamarse.

La mediocridad socialista en estado puro que hacen que, una ciudad como Cartagena no haya podido caer más  bajo, y mira que ser más mediocre que la nómina cartagenera y murciana del PP es difícil, indigentes intelectuales cobrando del erario desde hace dos décadas y siguen, o lo que es lo mismo, de nosotros,  pues a todo hay quien gane, y ojo, temerariamente pueden venir elementos nuevos que haga a este ex matrimonio mal avenido, hasta buenos, cosas de la mediocridad política de este país donde cualquiera se cree válido. Me quedo con la fina ironía de un verdadero fenómeno histriónico, el de Tabarnia, de cómo lo absurdo puede hacer a lo ridículo más grotesco y risible con dulce protagonismo encolerizante, los independentistas catalanes, estos mamarrachos donde incluso en Tabarnia tiene cavidad. Habrá que ir creando “cartamurnia” para dar cobijo a tanto tonto con certificado de Calidad que mora en estas latitudes. Necesitamos, efectivamente, construir esa patria de los humildes a costa de todos estos traidores, a pesar de pecar todos un poco de histrionismo y yo también en demasía.

 

Pág. 1 de 87

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information