Miércoles, Noviembre 13, 2019
   
Texto


El Pacto

A veces, la propia existencia da lecciones a la soberbia y a la chabacanería, y esto ha pasado con los populismo de pandereta que han adornado los últimos años todo el territorio nacional, la desfachatez de Sánchez, la prudencia exagerada, casi estúpida de Rajoy, la semi escondida soberbia de Iglesias, la frustración de Rivera y el permanente descaro ofensivo de los independentistas, y si algo ha sido positivo en esta heterogénea amalgama de elegidos para el infierno político ha sido la caída del populismo de Podemos, la tangible obscenidad de lo que se llamaron ayuntamientos del cambio y la aparición de una derecha más firme que ultra en este escenario, y ahora el pacto…


Dice Fernando Savater que; “El populismo es la democracia de los ignorantes. Lo que es la democracia para las personas cultas, una forma de gobierno que genera esperanzas y la forma civilizada de vivir en sociedad, es sustituida por el populismo, que es una degradación destinada a los ignorantes”, a lo que yo sumo, como caldo de cultivo para regenerar los exacerbados egos caudillistas decimonónicos. Y si a esto le sumamos la sentencia de la politóloga Gloria Álvarez donde “El populismo es la manipulación a las personas que no tienen grandes conocimientos políticos y que buscan la salvación en un caudillo”, tenemos por derivada directa a estas formaciones del cambio, incluidas las regionales y locales. Los tardo bolcheviques de la extrema izquierda con piel de borrego han caído por su propia soberbia, la misma heredada de aquellos delincuentes de las repúblicas españolas que robaron al propio pueblo en su huida y se aseguraron la riqueza con la aprobación analfabeta del mismo, entonces, disfrazadas de frentes populistas más que populares, “asinque”, el chalet de Galapagar, las negadas bajadas de sueldos, los viajes en primera y las comilonas a escondidas…, en fin, lo que es el acceso al tardo aburguesamiento de los parásitos sociales ha transportado a estos mercaderes de sentimientos y esperanzas, a estos filibusteros de la razón y el argumento, a estos príncipes de la pobreza y la ruina al infirmo del fracaso político.


Nada nuevo en la faz de la tierra, Michelle Richmond escribía “el Pacto” donde la pareja perfecta sufre atragantamiento de protagonismo, donde una mediocre cantante llega a ser una abogada de éxito, donde el humilde terapeuta asciende al éxito y al boato y para asegurar su liturgia de conveniencia y ahora gracias a nuestro sistema político…, aparece la panacea y el éxtasis del éxito inconcebible, El Pacto…, una sociedad secreta cuyo cometido es garantizar que su relación dure para siempre, en perfecta metáfora con el bocadillo de mortadela o sustento heredado de prebendas que se han encargado los profesionales de este nuevo trabajo, que es la  política, que o políticos de  atesorar sustentos y toda clase de viandas. La mayoría de las reglas del manual parecen muy simples y lógicas, chupar del bote sin importar lo limitado de lo intelectual, y como la empresa o aventura es muy atrayente, es lo más importante, vivir del cuento en un halo de egocentrismo desmedido. Enseguida a los protagonistas, los reales y los metafóricos, el sistema les ofrece dadivas, y se dejan seducir por fiestas lujosas, nuevos amigos, aventuras y sorpresas, poder y mando, y dinero, lujosas viviendas y apetitosos viajes a costa del impuesto ciudadano. Cuando empiezan a recibir castigos, cada vez más severos, como el ajusticiamiento de la mezquindad, se intuye que “El Pacto” encierra una parte siniestra, y sí, siniestramente se acercan, por un lado, los nuevos pactos y por otros los que se acaban. Pero las reglas son muy estrictas: deben pertenecer fieles al Pacto y a su consorcio, hasta que la muerte los separe…


Decía J. W. Cooke que, “Los pactos políticos entre fracciones adversas son siempre de mala fe, aunque sean convenientes”, y ya los estamos viendo encubiertos, el Congreso, a vueltas con el empacho secesionista catalán, el Senado, más de lo mismo con pro independentistas pertenecientes al apostolado sánchista, al cargo de ellos, las leyes mordazas encubiertas de la izquierda que sí funciona de forma tácita como, Odio, okupas, republica que no existe más que en mentes obtusas, leyes de desmemoria histórica que prostituyen la verdadera historia y sus hechos, todo en un evangelio histórico apócrifo ideado ya en tiempos por un ser oscuro y absurdo que arruinó este país por segunda vez en clara analogía con las dos repúblicas, llamado Zapatero y continuando en el tiempo por un fraudulento personaje de cuento tétrico bajo los auspicios del profeta más irreverente y demás injerencias libertinas pero solo contra el conservador de a pie, el honrado y el dador de impuestos, al cual se empezará a aplicar, si los pactos no lo remedian la ley de vagos y maleantes republicana, la frustración y el infierno es ganar y no poder gobernar, y eso ha de pasar a un país teñido de rojo sangre.


Esos pactos anti naturales siempre acaban mal, muestra Cartagena, Por estas tierras nada no esperado, quizás los populismos de MC han alcanzado alguna recompensa más de la prevista, 8 de 27 no es ganar, gracias al desencanto de los extramuros con la Castejón y su absentismo de gestión, heredada de MC en tiempos convulsos y parece que olvidados y, gracias a la gestión de otro convulso personaje de nuestra política local, una tal Pérez Abellán cobijado sin pudor en el bocadillo de mortadela, ¿que el PP lo echa por tráfico de influencias con su hijo? Lo recoge MC para más de lo mismo y a cambio hace la campaña en los extramuros, bien es cierto que ocupan los espacio que el resto de inútiles no saben hacer, y estos son hechos documentados en las hemerotecas no opiniones. Noelia ha pagado el peaje del desaliento populista de López Miras y anteriores por Cartagena, gobierno que necesita una regeneración profunda pero precisamente el PSOE no es el más caracterizado para realizarlo. Algo que no terminan de entender en la capital es que, hasta que no se den las concesiones a Cartagena que se merece de gran ciudad, a pesar de que a veces parezcamos un pueblo por como actuamos, ninguno de estos grandes partidos con minúsculas tendrán de nuevo franca mayoría, ni PSOE ni PP, unos por inútiles y otros por cínicos e impúdicos, si en Murcia durante tantas décadas se hubiera respetado a Cartagena como la segunda ciudad en población y la primera en importancia e historia, más fácil lo tendrían, y de ese discurso se ha beneficiado MC, no ha ganado tres concejales , los han perdió PP, y claro los talabarteros de la política dieciochesca o podemitas y los abrazafarolas de C´s. Otrosí, visto el flaco favor hecho para nada de Somos Región al partido popular, lo que sentencia que en esta región en esta ciudad la honestidad y honradez de Garre no ha tenido repercusión,  cualidades humanas en desuso en esta nuestra sociedad actual. Así, los más críticos con esta reata de mercaderes y soberbios vociferos han metido a VOX en el ayuntamiento, y peaje importante habrán de cobrar, más del que hicieron con tres cada uno los fracasados abrazafarolas naranjas en la ciudad, o los comunistas, el terreno está abonado para los populismos de playa, hemos olvidado o no hemos tenido alternativa a aquellos tráficos amorales  de amiguismo, legales pero dolientes de la cárcel y la fonda del sopapo, entre otros, la nula gestión por recuperar obras fraudulentos anteriores como el Palacio de los Deportes o lo que eso sea, el desbaratamiento del ayuntamiento donde no se levantó ninguna alfombra, más bien se amortiguó la basura escondida, donde se revitalizaron las arcas a costa de impuestos anteriores medioambientales y los del propio pueblo, donde se sumaron más amiguetes con sueldo al complejo municipal, donde se destrozó la Policía Local y Protección Civil para meter a colegas entre otros departamentos municipales y otros se enviaron al ostracismo de la transgresión moral como deportes, donde Cartagena pereció en la inmundicia y la dejadez disfrazada de modernista, donde no se hicieron apuestas judiciales y ahora se demandan, contra  el agua, basura y demás contratas criticadas, donde se siguieron dando obras a conocidos e hijos de colegas, -son hechos-, donde el populismo más rancio y ordinario se instaló en las calles y en los plenos…, en el pecado esta la penitencia, y ahora nos toca realizarla, pero y también en el propio pecado esta la solución aritmética, una abstención socialista, si el ego de la Castejón se lo permite, y doble apoyos de C´s y VOX con redito de concejalía, llevarían a la “rubia de labios rojos bien pintados”, lo digo con todo el respeto y la irónica sentencia implícita, a liderar un consistorio que, sin duda se alejaría del más exacerbado y empírico populismo cartagenero.


Otra película española es la del otro Pacto en Moncloa, donde con tal de no perder a lo más querido, en este caso el poder, es capaz de hacer pactos hasta con el mismísimo diablo, y el diablo lo sabe, y se aprovecha de ello y no tiene vergüenza ni pudor, y no habita en barrios obreros. Por eso, en medio de un gran dolor, nuestro protagonista por sufragio se niega a aceptar la irremediable pérdida del poder y, arrastrado por la consternación, toma una decisión que trae y traerá importantes consecuencias, pero a la clase media trabajadora española, son los pactos con los más populistas, allí con la extrema izquierda, aquí con la extrema mediocridad, además de los nacionalistas vacos que lo mismo se acuestan con los asesinos de ETA que con el gobierno de turno, poligoneras. Gracias a ello, el PSOE vuelve a la vida milagrosamente. Así comienza el viaje hacia el infierno del resto de España y de los españoles, perdón y también de las españolas, ya que según dice el PSOE murciano el voto extranjero pide regeneración democrática y le ayuda a sacar un diputado más al “dador y mantenedor de ayudas”…, lo que no tengo claro es hasta cuando podremos sustentar a tanto político y tanto receptor de ayudas, de uno y otro lado del continente, de uno y otro lado del Mediterráneo como diría el maestro Cesar Vidal, nosotros hoy, de momento, desde aquí, no desde el exilio, de momento.

“Hay en el corazón humano un gusto depravado por la igualdad que lleva a los débiles a querer rebajar a los fuertes a su nivel, y conduce a los hombres a preferir la igualdad en la servidumbre a la desigualdad en libertad”. Tocqueville. A buen entendedor…

 

Las lágrimas del poder, un debate insustancial

Un debate anodino, insustancial y hasta soporífero, un guion a veces hasta mal leído, soberbiamente idealizado, absurdamente relatado y altivamente descrito, tomo prestado el título de la obra del escritor cartagenero Sito Piñero como metáfora del sentimiento de frustración de ese afable librero que representa a una ciudad ungida por el recelo y la memoria desvirtuada de días de gloria cartagenera. Una obra ambientada en la Cartagena reciente, ya maltratada y con el síndrome de abstinencia que la ambición, el engaño y la traición hacen presente en cada página de la misma y en cada representación teatral del letal cuasi debate realizado en Cartagena, una ofensa a la lealtad y a la ingenuidad de ese afable librero:, un filósofo de la vida, siempre en prácticas pero atormentado por el recuerdo de un amor oscuro, un símil a los moradores de esta trimilenaria ciudad que  no ve la luz, seguimos atormentados por el pasado, por nuestro yermo amor a la ciudad coartado en un  futuro de banalidad y mediocridad política.

La idea fue buena, quedó coja y aséptica, pero fue buena, una entidad con fin social y cultural como Cartagena Avanza puede permitirse la licencia de convocar a todas las fuerzas políticas en combate electoral, faltaba, al menos una pata, faltaba VOX, y sobraban el resto, y no es cuestión de afección política, hay una realidad manifiesta en esta ciudad y en esta región, el papel determinante en el sufragio de esta formación política, guste más o menos, pero si los pucherazos sociatas no intervienen o al menos, la sombra de los mismos que nos ha acompañado tras la cita electoral, o mucho me equivoco, que puede ser…, o van a ser determinantes en el consistorio y en la Asamblea para desagravio local y regional y escarnio de los actuales moradores, truncando las promesas de victoria de un PSOE descompuesto por la mediocridad más profunda. Tal grado de soberbia rural se gasta la de Pozo Estrecho que ha remarcado su ausencia en el monologo por no estar a la altura de ella sus compañeros de viaje y el moderador, quería un Vicente Valles, o un Matías Prats, quizás una Gloria Lomana o se hubiera conformado con Carlos Herrera, no le valía el Cartagenero del siglo, pero mejor librarnos de su pesada presencia, ya nos regala por las calles su imagen manipulada por ordenador que ya hiciera antaño Barreiro, adornando las calles en farolas y esquinas y por cierto, nada agradable, ¿si supieran lo desagradable que es poner el pie en la acera a tempranas horas y toparse con esas caras?, ahorraríamos un montón de cuartos en publicidad macerada. Si algo ha caracterizado a este PSOE de Sánchez Castejón y Castejón Hernández, este con indulgencia, lo de Hernández…, es por su empecinado movimiento luctuoso, que parece les motiva, quien iba a decir que tanto Franco como Rubalcaba, iban a servirles a este grupo de impresentables para su gesta política, pues, si enemigo no conocido fue el primero, enemigo declarado de su actitud fue el segundo, ahora con este, no fueron lágrimas de poder, sino de cocodrilo…, no en vano los calificó de gobierno Frankenstein, “asinque” el calificativo, a libre albedrio, se lo ponen ustedes, y creo que, esta embaucadora política aupada por la gracia de un pacto de papel pinocho al cenit cartagenero ha hundido a Cartagena un poco más, y la ha trasladado al inframundo del ostracismo haciendo gala de un nepotismo propio del socialismo más parcial de la primera mitad del siglo XX. Pero esto sería Historia de España y con la iglesia hemos dado Sancho…

Siempre enarbolando la bandera de la crítica política como personajes públicos que son, alejándome en toda sentencia de lo privado y personal que a nadie le/nos importa. Sobre la cita del pasado día 13, ni la de Fátima se les apareció en tal fecha y dejo huérfanos de argumentos a los y las monologuistas y monologuistos… por Podemos, y además, por ellos y ellas, una Pilar Marcos con un guion panfletero, lleno de demandas y promesas, pero sin memoria para desarrollarlos, algo inherente a los exiguos nostálgicos comunistas de antaño, un libelo basado en políticas anacrónicas casi decimonónicas revolucionarias más que con la realidad y el progreso que deben de adornar el avance de nuestra ciudad, pero de donde no hay, no se puede sacar.

El siguiente en actuar fue el monologuista de MC, anclado en el discurso cínico que adorna el fracaso de su gestión, si bien es cierto que un coro de palmeros le airean el alma, otro coro de defraudados con el uso del voto allá en el tiempo no perdonamos tan mediocre actuación política, caído en la misma miseria nepotica de amiguismo y pucherazo que demandaba  a Barreiro, algo que suele pasar con la mediocridad y el ostracismo en el ideario político, y de esto, las hemerotecas son fuente permanente y notarial de información, hacer la analogía de un consistorio de funcionarios con una asociación de anodina gestión es cuanto menos frívolo, una gestión inerte y demagoga la realizada en los dos escabrosos años de incompetencia demostrada, y ahora vamos disfrazados con piel de borrego…, literalmente, como en el cuento, la confianza sería un desagravio a la  obscenidad, ya en este lance, cada diestro y diestra puede engañar al que quiera dejarse, ¿cómo tiene la desfachatez de demandar hoy lo que no ha hecho antes?, recordamos las mojigangas mediáticas en los Plenos, incluso la cuasi violencia demostrada adornada con el insulto fácil, los mangoneos municipales como el de la Policía Local cual terrateniente de feria, que aún no se ha recuperado gracias a la indecencia política socialista, los trasiegos inmobiliarios amorales, mejor olvidar esta triste época y que no se repita, la grandeza de la gestión se puede sintetizar en una imagen, el tren del Centro Comercial Abierto disfrazado de Modernismo, patético.

Otra que hace gala de una hipocresía mayúscula y de cinismo contrastado es la representante popular, la señora Arroyo, que no arrolló a nadie con un discurso anclado en lo ambiguo, que creo tenía claro que era hipócrita y cínico, y que no pasaría desapercibido por estas acepciones, deriva de un gobierno capitalino murciano, creado por la ejecución judicial contra su jefe, y emanado de la corrupción popular y populista murciana hoy bajo lupa judicial, un gobierno de López Miras hipotecado por Pedro Antonio Sánchez y Valcárcel, un gobierno costumbrista y despótico donde da de comer al interesado sin medir su talento, porque en el PP, en Cartagena al menos, no hay talento, hay vividores y estómagos agradecidos de un sustento de a millón frívolo y cínico. “Asimque” señora Arroyo, como en el dicho ingles educativo…, The spring to spring in spring… Un arroyo de lágrimas se formó con las últimas lluvias de mayo, pero sin venir del arroyo, la Arroyo, las disimuló, arrollada por los acontecimientos con un barquito de papel al que llamó la gaviota en el arroyo.

Y, para terminar, Manuel Padín y los de Galapaguina, o lo que es lo mismo, la nada, lo absurdo, un partido político sustentado por conatos de glorias de otras formaciones caídas y desaparecidas en el camino, para matizar lo aseverado, un discurso tan pueril como cortito, como si no hubiera leído el guion, pero a eso nos tiene acostumbrados.

Echo de menos verdaderas actuaciones para realimentar el casco antiguo, hoy convertido en un gueto que estamos perdiendo donde el cartagenero es extraño en su tierra, donde es difícil transitar cuando cae la noche, donde la seguridad denunciada por asociaciones vecinales es de hemeroteca, gracias a una política de queda bien o lo “políticamente correcto” en un guion al que se suman todos los presentes, no sabemos los ausentes,  barrios castizos como San Antón y Los Dolores abandonados a su suerte convertidos en verdaderos guetos que ya casi ni la policía pueden controlar, echo de menos una reconversión real para la Policía Local y Protección Civil alejada de la demagogia, políticas documentadas no ilustradas de desarrollos económicos. Echo de menos gestión política y administrativa, y no la venta de humo.

Resumiendo, lo único que mereció la pena fue como casi siempre, la puesta en escena, y el compromiso dela asociación Cartagena Avanza. A ver si el 26 de mato no es el poder de las lágrimas el que toma protagonismo electoral.

 

Pág. 7 de 118

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 


Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information