Domingo, Marzo 26, 2017
   
Texto

Sólo es cuestión de respeto

Decía Saramago que él había aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro. Joder, estaba identificando a los progres de la nueva política de izquierdas aderezaba con la rancia y decrepita salsa de la vieja por demagoga filosofía comunista.

Según el diccionario, el respeto se define como; “la consideración de que algo es digno y debe ser tolerado”. Primera premisa que en la izquierda y la falsa progresía del libertinaje mundano moral no existe, el respeto, no sé, si alguien estará acorde con estas palabras, pero, cada vez que algún conservador no le gusta algo o no lo entiende, lo ignora y punto final, no intenta convencer a nadie. Cada vez que algún progresista de pandereta y canuto de la izquierda española no le gusta algo y no lo comparte, es malo y hay que solidarizarse con todos, se nombran adalid de la tontería y lo atacan y deterioran, eso sí, en nuestro beneficio pues ellos y solo ellos, y ellas, perdón, están en posesión de la verdad y ellos y ellas nunca faltan al respeto, quizás nosotros con nuestra presencia.

Esto nace a colación de la irrespetuosa puesta en escena esta semana contra la Patrona de Cartagena, -no la cito porque está por encima de nosotros y este artículo-, y surgió de la tramoya tardo fascista de izquierdas progresista, eso dicen, con clara referencia a los mongólicos –no es un gentilicio-  representantes del plañidero espectáculo satírico, o escaparate de la mofa y del insulto casposo de la frustración de los progres podemitas y adyacentes, esa es la sátira, solamente su fracaso y frustración.  Ese insulto fue, sin duda medido al milímetro para crear chanza y polémica, no fue más que una falta de respeto a alguien u algo que no se puede defender y que, curiosamente, siendo un dogma de fe, sin presencia material, amparado en la caridad, la compasión y el amor puro, que solo una madre de buen corazón pueda dar, les asusta a estos cobardes de pancarta y subsidio. Un acto de valentía incondicional, de elegancia y garbo, que solamente dejan claro los sujetos que los adornan, efectivamente, nunca estarán a la altura de esta ciudad estos sujetos de alquiler que se llaman la nueva política o nueva izquierda o nueva…

No tengo dudas de la complicidad tétrica y gravosamente frustrada de los que anunciaban a bombo y platillo su comparecencia ante tal confinamiento político en una orgia de envidia y de frustraciones, los que ocupan espacios en las instituciones, los de mítines de alcoba circular o coma redonda en lo que se deriva tal interpretación que necesita el escandalo para propagarse, ¡de lo buena que debe de ser…! Una complicidad que era imperiosa para que estos artistas de lo absurdo, duermevelas del ideario parasitario de la izquierda más casposa, demagoga y envidiosa de este país, hicieran escarnio con el cartel y reivindicaran el derecho al insulto y la mofa a una imagen que representa lo que les falta y envidian, el amor y la caridad, el educado respeto y la moral.

No tengo dudas que el apoyo semi intelectual de algún oriundo conocedor del fervor mariano en una ciudad como Cartagena a la Virgen y Patrona, chivado alevosamente al mongólico de turno que puso el mensaje al panfleto, posiblemente, alguno que osará en los próximos plenos y asambleas hablar en nombre de los que hoy han mancillado con su actitud irrespetuosa. Y esto no son insultos, como la sentencia al señor Zapata de Podemos que mendiga por los tanatorios un cerebro con un mínimo de actividad para reponer el suyo, la paguica por tonto ya la tiene asegurada, zapateros, zapatontos, zaparrastreros…, son humores mal interpretados, humor negro, humor amarillo, rojo y morado. Payasos de la estampa intelectual más pobre de una sociedad que los acoge, que la propia envida les llevan a celebrar lo que denuncia de manera mentecata, hipócrita y cínica, ya hay que ser imbécil. Critican los sacramentos y los celebran civilmente…, comuniones civiles, bautizos civiles… Tontos con certificado notarial, estos fraudes sociales son los que quieren dar lecciones de respeto, se les olvidan sus fracasos ideológicos republicanos. “Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir”, y esto que decía el escritor portugués es lo que se quieren cargar por decreto.

En este país y producto de la falsa y frustrada progresía, de los Zapateros, Iglesias, Sánchez de turno (izquierda y derecha) y acólitos, la libertad y los derechos de expresión solo se tramitan en una frecuencia, el resto son/somos retrógrados, inquisidores y dictadores. Ojo, estos progres de pandereta y armario reciclado que no han leído a Saramago, están manoseados por los aspirantes a neo burgueses que los manejan, los “quiero y no puedo”, los que como Lenin y Trotsky hicieron, se pelean por su hegemónica imposición, demócrata…, eso sí. O también, los personajes de moda, especuladores inmobiliarios que los ocupan y se enriquecen a costa del más débil, de hecho, ente tanto especulador inmobiliario en Podemos, Verstrynge, Espinar, Lago, Maestre o Montero sin ir más lejos, y no sé, si Madrid es la delegación inmobiliaria del partido o el partido una inmobiliaria de ellos. Pero ninguno, entrega parte de su patrimonio al pobre necesitado, igualdad de derechos, e igualdad de bienes como principio del comunismo manoseado que tanto defienden contra la casta. Una casta posiblemente tan delincuente como ellos, ni más ni menos, eso sí, más respetuosa, más digna y más educada. Pero como, solo es cuestión de respeto y educación, de algo de humor progre también, el respeto que negáis lo tenéis. Lo único que dais es pena y lastima, pero a eso los progres ya están acostumbrados.

Pero no se puede pedir al tonto que no haga tonterías, citando a Pitágoras, “ante todo repetáos a vosotros mismos”. Eso es una asignatura pendiente en el decálogo de la filosofía de la progresía, la vieja y la nueva, el respeto y la sinceridad. Ahora poner a al Colau en el portal de Belén de las Ramblas, a un lado u otro del Mesías, y al Quichi o a la Carmena en el otro, o todos juntos adorando a las coletas y hacéis la navidad civil, de imbéciles.

 

El cuento de la lechera

Basándome en tan noble e infantil fábula, con una moraleja presente y nada infantil, esta fábula enseña a los niños que quien mucho quiere puede quedarse sin nada y eso les pasa también a los tontos mayores, incrédulos y petulantes, pero éstos, más mundanos, hipócritas y ciegos, ignoran el fabuloso refranero de cuentos por conservador y retrogrado. Lo que impera hoy son las historias de manga, juego de tronos y demás fascinantes frustraciones hechas ideología, eso sí, de la más pura fantasía.

 

Algo así ha sido el traspiés de Podemos y demás seres inertes de la política española en este último año, mucho acaramelaban y poco azucaraban, lo cierto es que alguien con altas miras y sentido de Estado con mayúsculas, alejándose del negativo egoísmo y de la vanidad más profunda en la que se había ahorcado el PSOE con Pedro Sánchez, ha facilitado la salida del callejón oscuro político, de la encrucijada malversada por intereses sombríos del 15 M y de las rufianadas políticas de los separatistas catalanes, un tambalillo de feriante destrozado, una farsa descubierta y un teatro de lo absurdo reventado, así  y ahora, los ya partidarios de cuartelillo pendenciero radical, empiezan a pasear por el Congreso su particular frustración tras la fábula del cántaro roto, aunque estos con las espaldas económicamente cubiertas a costa de los protagonistas de 15 M.

 

La Puerta de los Leones, por fin, se abrirá para dar paso a una nueva legislatura que creo, y no temo, no será tan corta como los mecenas de la chabacanería imaginan, una legislatura que si bien, se alejará de los imperativos dictatoriales de nuestra democracia, que los hay y los facilita la mayoría absoluta, ésta, aquí y ahora, se presenta como una gran oportunidad de mejora, análisis de los posibles riesgos y el aprendizaje, sobre todo la pedagogía y el dialogo. Ahora toca, por un lado, pilotar una nave con la cadencia de los valores y las formas más patriotas, y por otro lado soportar a los voceros que quieren salirse de la foto por protagonismo pueril, haciendo apología de su frustración por perdedores, podemitas y separatistas decadentes, entre otros. Envolverse en la fracasada tricolor para enjugar los falsos idearios en un arruinado juicio partidario de valores, no es más que un síntoma de la decadencia, la vieja y la nueva, la decadencia en la izquierda radical, en los comunistas de acervo, no tiene pasado ni futuro, simplemente nació como interesada y caduca la filosofía,  y de estos lodos, el país que no se ha arruinado producto del comunismo, se ha convertido en autocracias dictatoriales y severas, y en algún caso en mafias legislativas, bananeras y frívolas, y esto son hechos, no opiniones.

 

La nueva legislatura promete irreverencias, malos modos, trapicheos emocionales y, en definitiva, un manoseo de la frustración, mientras se conjugan las deslealtades y los juicios paralelos en las entretelas de los insolentes, de los perdedores. yo no creo que el socialista de conciencia se desmarque del PSOE, al contrario, ya que son el futuro y la necesaria alternancia.  El sorpaso del CIS, de los analistas de pedigrí, es una milonga en papel cuche, pasó aquí, y ahora en EEUU y la Trumpada del análisis político, que puede valer para que alguno se haga un disfraz de filólogo en papel pinocho ignorando lo evidente. Existe el efecto dominó que supone el anhelado mensaje de velar por la protección en primera persona y alejarse de los falsos fuegos de artificio que supone el discurso trivial de la solidaridad, manipulada y reinventada a cuenta de demagogos intereses, pero nada más, eso llegará, los ciclos varían con la frecuencia y temo que algunos han sintonizado tarde. Ahora miramos a EEUU acojonados, Italia tuvo a su Berlusconi, Francia a Sarkozy, incluso aquí a Zapatero, dos legislaturas de cubito supino jodiéndonos a todos. Tenemos en la piel de toro alcaldes y alcaldesas que merecerían un cetro de esparto, la Carmena y la Colau pueden ser referencias directas de la mediocridad política más profunda española en ciudades destacadas, y eso sin mencionar los paletos más locales, y no pasa nada.

 

Si ya en el Congreso Español crecía la nariz, ahora va a ser difícil manejarse entre tanta señoría de pancarta y camiseta. Eso sí, con irreverentes sueldazos y privilegios a los que no renuncian. Mensaje y moraleja; por mucha coleta, por mucha camiseta arrugada y sucia, y por mucha verborrea de mercadillo complutense, lamentablemente son iguales de piratas que los que atacan, son parte de esa casta corrupta que denunciaban, y a los hechos me he remitido, me remito y me remitiré, pues han dado, dan y seguirán dando envidiosos argumentos de trasnochados aspirantes a burgueses disfrazados de progres de plazoleta que viven de sus propias mentiras. “Cuando las ideas no te dejan ver la realidad, no son ideas, son mentiras”.

 

Pág. 7 de 72

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information