Domingo, Febrero 18, 2018
   
Texto

Vasallaje

Vasallaje consistía, en el medievo y ahora, en la relación personal por la cual el vasallo había de ofrecer o cumplir unos servicios al señor a cambio de la protección de éste. Así, viendo y analizando día a día el transcurrir de esto que se llama democracia, y de esta nueva ralea de políticos, no tengo dudas del acercamiento al vocablo que titula este artículo.

Recordando las tragicomedias y los relatos burlescos y la literatura casi lírica del medievo, me llega a la mente una obra del bachiller Fernando de Rojas, imponderable hoy para los descendientes de la ESO. Sí, es la que piensan, 'La Celestina', una obra cuyo interés más llamativo era y es su realismo, el que algunos lo llaman psicológico cinco siglos después. Así retrata, plasma o fotografía aquel ambiente burgués de mediados del XV, destacando una superficial y casquivana sociedad en crisis. Aparece reflejada en la obra una nueva clase de criados y criadas con una nueva y determinante relación meramente económica con su amos/as y su dueños/as. Poniendo en clara evidencia la crisis de entonces con un reflejo directo a lo largo de estos siglos hasta ahora, compromete filosóficamente los ideales humanos y religiosos frente a la importancia que adquiere el dinero, poderoso caballero…., que diría Quevedo. Ya advertía de la entelequia el bachiller en su prólogo, contra la corrupción que ocasionan los malos y lisonjeros sirvientes y contra los males que provoca el amor profano y la culminación perfecta del matiz. No voy a analizar las características de cada personaje por no establecer claras analogías actuales, eso lo dejo a la volátil mente del lector. Cuanto menos se reirán, no tiene desperdicio.

Y así, reseñando nuestro pasado más ilustrativo nos enfrentamos al feudalismo que impera hoy en los circuitos políticos, en el propio Gobierno de Nacional y ¿cómo no?, en el regional y local, éste ya de mercadillo, medieval…

Las huestes u hordas partidarias se refrendan de esta guisa, un señor  o señora con poder casi de pernada…, con sus súbditos/as, que le rinden vasallaje perpetuo y casi humillante, y si es necesario pelitiesa permanente por no decir adoración, pero por dinero claro o en otro estadio, por alcanzar un estatus hasta entonces impensable, normalmente emanado de las clases más frívolas, tanto cultural, moral como fútiles e ingrávidas. Pero estas clases de dudosa moral se afianzan a esas labores por un salario, por una irreal posición, y la resultante es una injerencia con el resto del pueblo sometido impunemente a estas mediocridades, éste –el pueblo- sigue pagando desmesurados impuestos, como antaño, el que más trabaja más paga y menos tiene para poder mantener los erarios, más feudales que públicos, y así se han convertido en un serio problema para la sociedad actual, han crecido a base de favores, se han incrementado las huestes funcionariales, tanto las nacionales, regionales como las municipales, han colmado los espacios inexistentes –mira que es difícil-, sobre todo de comediantes, trovadores, pajes y escuderos,  palanganeros, mamporreros, etc.

La diferencia hoy es mínima con la feudal, unos viven del cuento a costa de la política, otros cuentan cuentos para vivir de la política y algunos se basan en cuentos y favores para ocupar cargos políticos, se hacen fuertes para ello, se sirve al inmediato superior o superiora sin cuestión alguna, siempre hay, como en las tragicomedias, brazos ejecutores libres de moralidades, siempre está el malo, la mala, el juez y a la vez jurado, por supuesto el verdugo. Y sobre todo, hoy como ayer se llenan estas cortes y cortecillas de fortuna, de mentiras, envidias, promiscuidades, traiciones y demás miserias de la moral humana.

No quiero atormentar con tanta verborrea de trovador insatisfecho, pero analizo cinco siglos después y hemos avanzado milímetros. Seguimos controlados, siempre y además amenazados, en el pequeño feudo de Melibea que al fin y al cabo es el nuestro, no hay intimidad recaudatoria, el reino vecino al ser más fuete tienen derecho a más prebendas, más y mejores transportes, más y mejores hospitales, y demás desarrollo natural que el resto de los condados, marquesados, ducados, y el resto solo  mendigos, lacayos, los más cercanos a la corte, que no cortesanos ni cortesanas, aunque algunas cortes parecen verdaderas corralas a buscar el sustento pie en tierra Son feudos que ocupan la cola en desarrollo y gestión, son como el murciano de los primeros puestos en pobreza, no hay moneda para atajar la escasez, pero sí para mantener la corte llena de palmeros que no representan más que una carga para la villa.

Cantaba el trovador, y con acierto ya que en cada rincón de este país se puede encontrar a una Melibea, mujer enérgica y que toma sus propias decisiones, mujer arrogante, apasionada, hábil para improvisar y con un carácter fuerte. ¿Cómo no?, a pesar de que la edad le pasa factura, cinco siglos…, a los “Calistos y Calistas” que se presentan débiles de carácter, que olvidan sus obligaciones y sólo piensan en sí mismo. Siempre hay también una Celestina o más, persona vital, buscavidas y alcahueta de la corte, movida fundamentalmente por la codicia, dejen correr su imaginación y pónganle nombre. A diestra y siniestra aparecen los criados, lealtad la justa, no guardan fidelidad a su amo/ama y buscan su propio beneficio también.

El desprecio del pueblo levantado en armas pacificas a la par que la obra representada, será el que los arrastre al precipicio de la vulgaridad a estos personajes de tragicomedia, no tenemos más que usar las urnas, pero…, ¿qué hacer cuando no hay diferencia de escudos, de pendones, de estandartes, y sí analogías con el fin del vasallaje y la caída de la Edad Media…?

 

Corrupción, preocupante vulgaridad

“La guerra contra la corrupción debe ser ganada porque es una guerra para preservar los fundamentos del Estado y de la sociedad”. Horst Schönbohm.

Que este país ha tomado tintes mediocres desde hace una década o algo más no es nada nuevo, que se engorde el pozo de lo vulgar en los estamentos políticos, tampoco, si bien, quizás es hoy una constante. Que la corrupción sea uno de los principales motivos de preocupación ciudadana y jurídica, además de  protagonizar el día a día del Pais, ya parece triste rutina La llegada a las representaciones políticas de personajes vulgares, si bien ha sido producto de una filosofía progresista, a la sazón ha sido uno de los errores más grandes de esta nuestra democracia, la huida en los estamentos de representación de las grandes figuras del toreo político y mediático los han dejado entre sucias y harapientas colgaduras y, así nos va.

La situación preocupa a todos los partidos políticos, y no es para menos, en al calle las criticas se establecen por doquier, el ciudadano sufre lo peor que puede pasar en un estado democrático, la desconfianza franca hacia sus representantes, ¿errores del sistema?, no todo ni todos valen, ni saben, prueba de ello lo tenemos en nuestros ayuntamientos más cercanos y en nuestros cargos comunitarios, si repasamos listas de concejales y altos cargos de la Comunidad, como mínimo nos acongojamos por no decir que nos acojonamos. Así que, sabedores del riesgo que entraña la corrupción para la salud sociopolítica de nuestra nación, al quebrantar toda la confianza de los ciudadanos que provocan ese anodino alejamiento de la sociedad de su clase dirigente, se impone depurar.

Dice la RAE que corrupción es la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores. Se referencia por derivada directa el amiguismo o la tendencia y práctica de favorecer a los amigos, o lacayos, especialmente en la concesión de cargos públicos, en perjuicio del derecho de terceras personas de más valía. ¡Nos hace pensar!…

Las medidas a tomar son complicadas, vivimos mediáticamente en un país de telediario americano, donde los más jóvenes tropiezan en un sistema educativo digno de una república bananera, la culpa se reparte entre todos, la nula ley del esfuerzo, la falta de vocación pedagógica, la sucesión de derechos inexistentes y adoptados por los funcionarios, el despilfarro de recursos más que la falta de ellos.

En Sanidad podemos establecer praxis sanas, lo primero es alejar a neófitos del medio de sus gestiones políticas que no gerenciales, para muestra la departamental, desde el inicio del funcionamiento del Santa Lucia, se había sentenciado y ajusticiado en los despachos de San Esteban al Rosell, Para este gobierno popular Cartagena no es digna, ni merece un segundo hospital, esa es la clara realidad (centralismo regional), para ello el brazo ejecutor no es más que una cartagenera fiel y leal, con lacayos bajo su mando circunstancial y como aquellas muñecas que se vendían en estancos para las juras de banderas en la mili, ¡en primer tiempo de saludo!, ¿o no justifica el área de Cartagena con más de 200.000 habitantes dos hospitales en la ciudad?, si fuera Murcia sería otro cantar, ¿cuántos tiene Murcia?, ¿es proporcionado?, esto es consentido vasallaje.

No hay dinero para mantener dos hospitales, no hay dinero para mantener una educación de calidad, que para mí no es prescindir de docentes, sino que los que hay sean vocacionales y puedan cumplir con un ratio por aula decentemente y con recursos. No se pueden mantener los juzgados en Cartagena y hay que redundarlos en la metrópoli, etc…, Se nos miente y se despilfarra con el aeropuerto “Internacional de Murcia” que empieza a parecerse al de Castellón, se nos miente con la llegada del AVE, siempre los últimos en esta región feudal que se sitúa en la cola de España, luego más cuentos de la lechera… Pero sí hay dinero para pagar a representantes políticos asépticos a la sociedad, dícese senadores que sobran todos, diputados que sobran la mitad al menos, los regionales todos y todas. Las taifas o CCAA que son nocivas para el desarrollo democrático de un país y además conforman un gueto que sobra. De los consistorios habría que hacer una tesis doctoral de despilfarro, entre amigotes, amiguetes y demás gorriones sociales, lo tenemos claro, dícese, concejales/as ineptos/as, cargos de confianza y asesores, esto multiplicado por todos los partidos con derecho a ello suma un pastón, luego, como los concejales son más bien parcos, para que no sufran asedio se les crea figuras intermedias que pagamos todos y que no queremos ningún ciudadano y así, hacemos uso del vocablo “amiguismo”, coordinadores de áreas y demás tropa, éstos solamente, sin ir más lejos, cuestan medio millón de euros al año al erario cartagenero, y sin contar los anteriores mencionados.

Éste es el tipo de descomposición moral que molesta y preocupa al ciudadano. ¿Se solucionará con la Ley de Transparencia esta situación?, ¿desaparecerán tantas ventanillas para realizar gestiones que solamente albergan sueldos y gastos tanto local como regionalmente?, ¿desaparecerán estos personajes políticamente asistenciales que cuestan un huevo y parte del otro y que son totalmente prescindibles?, en definitiva, si los políticos son de cache refinado, consumados gestores y de prestigio, elevaremos el listón, mientras…, eso…, lo que tenemos.

Nuestra clase política; poder Legislativo y Ejecutivo se han tiznado de trivialidad, hasta el Judicial está malherido, caso faisán. Si hace 3 años se establecían en algo más de 700 los procedimientos judiciales y diligencias de investigación contra los partidos políticos por casos de corrupción en España, en las últimas décadas ya vamos por los mil, cifras de escándalo.

A “vola tecla” y sin entrar en los tristemente famosos casos como Gürtel-Bárcenas. Pujol sobre las ITV y cuentas en Suiza. Pallerols de financiación  irregular de CIU donde la Fiscalía llegó a un acuerdo con Unió para cerrar este caso. El caso Campeón. Los tétricos ERE en Andalucía: Nóos con Urdangarin a la cabeza, etc. En el feudo de Valcárcel se pueden enumerar algunos “recientes”, ya que en Murcia no se han quedado atrás, en la región podemos recordar los que envolvieron al PP como el caso Liber y Biblioteca en Aledo y Librilla. Roblecillo en Caravaca. Tótem en Totana.  Umbra en Murcia con el Alcalde Cámara imputado. El 'Caso Novo Carthago' con el Consejero Cerdá como imputado. Puerto Lumbreras y el PGOU con el ex alcalde y hoy Consejero Pedro A. Sánchez imputado. El PSOE en Murcia tampoco se queda descolgado, recordemos a modo de ejemplo a Harrag en Moratalla y Limusa en Lorca. Pero a cada cerdo le llega su San Martín y llegará, no sé si el 11 de Noviembre, pero llegará. ¿Qué nombre reciben los cínicos dirigentes socialistas que en su totalidad han sido culpables de la mala gestión del gobierno anterior como Rubalcaba, López, Valenciano y demás? ¿Y el descalabro absurdo catalán que por aburrido es impresentable?, ¿y la radicalización política de los medios de comunicación actuales?, ¿Y el chantaje y el acoso delos Sindicatos que ven peligrar su estatus financiero? ¿Otra manera de corrupción?

Con este panorama, hace años impensable, la confianza ciudadana se queda en la cuneta, dicen que el peor delito de un político es la corrupción, enriquecerse a costa de la confianza de la ciudadanía, probablemente sea real. También existe corrupción cunado se dan cargos y sueldos a incompetentes y de estos están las instituciones llenas, y de momento no hay lista, si la hubiera…

“Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad”. Miguel Delibes

 

Pág. 71 de 87

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information