Viernes, Julio 21, 2017
   
Texto

'La Llamada Literaria, otra década'

Un año más, y sin poco esfuerzo, cuando aún resuena el eco de la tradicional Llamada del Miércoles de Ceniza, el ya añejo cofrade que no mayor, con poso y solvencia, Jesús Muñoz Robles nos acerca ya, durante una década el acto cultural más antiguo de nuestra Semana Santa, un entrañable acto que caló en el fondo de las almas cofrades y culturales de nuestra ciudad de forma profunda. La ‘Llamada Literaria’, un proyecto sencillo, humilde y cargado de sentimientos que cuenta ya con casi medio siglo de vida, desde que en 1971 se produjera su génesis de la mano del Artista de la Palabra Manuel López Paredes, sigue calando profundamente en el procesionista cartagenero, con respeto y sinceridad, sin separarse de los postulados del Maestro, no en vano, quizás sea el único acto apartado de las miserias humanas en estas fechas, envidias, rencores, venganzas y demás indigencias morales que hoy, al igual que hace más de 2000 años en Jerusalén, persisten.

La Llamada Literaria es Pasión, es Inteligencia y Sentimiento, es Sabor Popular, es Cultura, es Cartagena en toda su salada extensión semanasantera. Es el primer Viernes de Cuaresma y se establece como un lamento de quietud en el corazón cofrade, por un momento, y mientras escuchamos un sincero y personal pregón de abolengo, un poema a la Patrona y a su hijo emanado 'del poeta' y del gran corazón de poeta que posee Antonio Navarro, o de la dulzura hecha poesía de Rosario del Carmen Garcia, roto por solamente por el dolorido quejido de una saeta a golpe de tambor… Aquí se renuncia etéreamente a las carencias terrenales, a las escondidas y desleales inquinas, a las pobres venganzas y a las ingentes vanaglorias y pedanterías que se suman a las deslealtades, desconfianzas  e  hipocresías que afean nuestras nobles tradiciones, no olvidemos que esta sacrosanta institución que en Cartagena se adorna en más de 500 años y solo por un momento…, nos encontramos en un ambiente de creencias, de respeto y armonía moral y espiritual, muy  perdida, y establecen los claros exponentes de un orden cristiano representado como cofrades y hermanos, aunque pueda parecer una fantasía, aunque sea etérea entre tanta mezquindad.

Es una fantasía, nuestra compleja institución adolece de camaradería y verdadero amor y respeto, no en vano, son los hombres los que la definen, ya sea morada, roja o amarilla…, ya sea en Cartagena o en otro lugar, lo colateral a la esencia propia de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, como allá en el tiempo de Herodes el Grande, está adornada de sectarios, como los antiguos y modernos fariseos, zelotes, saduceos o esenios, entre otros, donde el denominador común es la mentira farisea o la deslealtad saducea, hoy igual que ayer, el respeto y la lealtad se diluye en un cargo o en un cordón, el ansia mediocre de protagonismo en esta ciudad es superlativa, afecta a todos los estamentos, política, cultural, social, y esta expresión cultural donde miles y miles de cartageneros están involucrados no es ajena, desde la metafóricas prefecturas hasta las máximas instancias, complots, difamaciones, intereses… Quizás es esta condición humana la que mantiene durante siglos la propia expresión cultural o quizás, los que aportan desde el anonimato la templanza y el sentido parco y prudentemente juicioso. Esto no es nuevo, es inherente a la traición y ajusticiamiento del Salvador hoy igual que ayer.

Este Viernes de Cuaresma aparece en el calendario cofrade con una honda carga pasionaria en la ciudad, luego vendrá el resto. Un año más y ya son cuatro décadas y siete años, nos traen durante unas horas el discurso personal sentimental del corazón, del alma, del espíritu, dónde la rima sentida, la prosa pasional y la agrietada queja del impotente llanto que nace del corazón de la saeta, inundan de sentimientos, añoranzas y pasiones espirituales el ambiente de la ciudad. Otro año más, con más fuerza si cabe, se vuelve a realizar tan insigne y emblemático acto, un acto que no ha sido fácil de mantener tanto en sus principios como en la actualidad, “Ganar una batalla puede significar librarla varias veces”, (Margaret Thatcher).

En nuestra Semana Santa, la que algún perro-flauta de burdel criticará, o pretenderá hacer cortejos civiles…, se aúna a personas de dispares creencias, ideologías y sentimientos y eso la hace más grande, integradora y solidaria, la conversión de ateos, de algunos que se llaman no creyentes o laicos e incluso profanos o ateos se someten a la imagen, a la iconografía de una devoción, de una necesidad, de un fervor exacerbado, a los colores de una agrupación, al sacrifico de un capuz y eso es grande, eso es Cartagena, como dice el Papa Francisco, con una Iglesia  adaptada a las necesidades actuales y mirando al futuro sin olvidar nunca la Piedad, el Perdón y la Humildad, sobre todo la Humildad, alentar la integración y separarse de la avaricia, la ira, la envidia y la soberbia. Tarea difícil. “Por su traición fue recompensado con treinta piezas de plata (Mateo 26:15)”.

 

Mascaradas

Estamos en carnavales y las mascaradas están de moda, políticamente las caretas cambian de propietario según el viento, las orgias y bacanales políticas se suceden sin pudor, da igual el partido, más rojillo o menos, da igual el interlocutor, calvo o con coleta, listo o tonto, que abundan…, con barba o barbilampiño, el objetivo es ser de la casta o acercarse a sus prebendas, máxima cuando la unión de poderes en este país, judicial, legislativo y ejecutivo se diluyen en uno como la Santísima Trinidad. En el camino quedan las pretensiones honradas de dignificar las pensiones, por ejemplo, aunque esto sea a costa de cargos políticos asépticos e inútiles, como los senadores, por ejemplo, un nicho vacío y oscuro de cobro de favores, o la trasparencia interesada de boquilla. Las buenas voluntades y los buenos deseos mueren en el camino según  los corrompidos asuntos que muevan la sociedad, así, los del PSOE y PP siguen ocupando cargos de interés a pesar de sus acervos judiciales, como el alcalde de Granada en el primer caso, o el escandaloso presidente por designio del virrey –Valcárcel- en Murcia, Pedro Antonio Sánchez, escaso de vergüenza y cortito de dignidad, y ello gracias a los mentideros de los abrazafarolas de Ciudadanos, otro fraude electoral de este país que conjuntamente con Podemos han sido los más hipócritas o farsantes de las urnas. La catadura política moral del resto ya era sabida, y tampoco han engañado a nadie.

 

Lo dicho, el señor Sánchez de Puerto Lumbreras, además del batacazo púnico, que será legal según sus partidarios, pero es de amoralidad sin límites, de la mano de su compañera de ajetreos judiciales, Barreiro, senadora y sanadora de ungüentos ecónomos, se encamina al caso Auditorio y, además, si lo escuchamos, parece ir de víctima y declara haciéndonos un favor. ¿Qué querían esconder estos del PP para apartar a Garre? Mediocridad contra dignidad, indolencia contra esfuerzo, incompetencia contra sapiencia, inmadurez contra experiencia, no hay parangón. Decía mi madre que para ver estas cosas había que estar vivo, ¿No deben los parditos apostar por el mejor candidato contractualmente con sus votantes? Como diría Machado; Este hombre no es de ayer ni es de mañana, // sino de nunca; de la cepa hispana // no es el fruto maduro ni podrido, // es una fruta vana // de aquella España que pasó y no ha sido, // esa que hoy tiene la cabeza rapa.

 

La corrala no se queda allí, en todos sitios hay coros de palmeros haciendo la ola a los “palomeros” de turno que envilecen sarcásticamente con los pregones de fortuna carnavalescos, ansían un poco de protagonismo -y de ese pecado en Cartagena tenemos experiencia-, por ridículo claro. Si ya vestido de marinero nuestro casual alcalde lo hizo meando a barlovento hace un año, y así nos ha ido, ahora le ha tocado al “torraero” o el dador de chuches de la calle Saura, ¿en que estaría pensando para declarar a las carnes con y sin michelines la facultad de pecar y exhibirse la licencia de lo licencioso?…, ¿o quizás en hacer una fiesta en la piscina de su colega de partido y concejalía? este, de cura verdadero debía de ser un peligro, verdaderamente esta época permite la desinhibición de los fracasos y frustraciones propias, de las fantasías más perturbadoras, a las que me apunto, y sobre todo, los ridículos más espantosos, a los que no, aunque lo haga también.

 

“Asinque”, usando la metáfora de la novela corta venezolana que da título a esta misiva y en paralelismo de la misma con la obra de Lindo donde su ficticio héroe o heroína, persona totalmente mediocre llamado Prudencio, pero sin prudencia, como nuestros protagonistas, descubre un baúl lleno de máscaras y de disfraces extraños. Absorbe un disfraz tras otro y se aventura en la sociedad, sin miedo, sin temeridad, asumiendo cada vez una personalidad nueva, según la circunstancia política y social -y en última instancia, frustrada- esforzándose y trepando por buscar un espacio en este mundo confuso, vacío y anodino de la política y el superficial protagonismo actual.

 

Lo que se avecina en junio a gobernar la ciudad es más prepotencia y sobre todo mediocridad adornada de venganza y represalia, con la prepotencia enmascarada de los tardos socialistas de serrallo como el don Guido que cantara Machado. Gran pagano, // se hizo hermano // de una santa cofradía; //el Jueves Santo salía, //llevando un cirio en la mano.

 

“La felicidad del pobre parece la gran ilusión del carnaval, la gente trabaja el año entero por un momento, un sueño para hacer la fantasía de rey, de pirata o jardinero. Para todo acabarse el miércoles”. Vinicius de Moraes. Todo es efímero, transitorio y a veces mediocremente baladí.

 

Pág. 9 de 78

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information