Miércoles, Enero 23, 2019
   
Texto

Oda a la dignidad

Sin duda alguna, Adolfo Suárez representa el significado de “Dignidad” en el panorama sociopolítico español, europeo y mundial. Decía Aristóteles que; “La dignidad no consiste en nuestros honores sino en el reconocimiento de merecer lo que tenemos”, y no cabe duda que el expresidente era merecedor de ello, honores en vida tuvo, pero no los justos y merecidos, ahora, como siempre en este país y en este mundo, una vez fallecido, es cuando se le reconocen, unos de puertas para afuera…, como ex compañeros, ex políticos, ex amigos, y otros…, los más importantes, de puertas muy adentro, desde el profundo y sincero agradecimiento, desde el corazón, recibió el reconocimiento de las miles de personas que le rindieron un último tributo, un adiós con nostalgia, no de aquella época, ni de aquel transito tan complicado y casi siniestro, sino de lo que ha dejado hoy.

Hoy estamos a una distancia insalvable de la época de su renuncia, hoy su herencia ejemplar basada en el honor y la dignidad se ha diluido con la mediocridad humana actual de nuestros gobernantes, con la mezquindad que impera en las instituciones y que es uno de los principales problemas declarados en nuestro país, donde el dicho fútil de que “La  política es el paraíso de los charlatanes”, se ha hecho fuerte en el 'mercao'.

El término dignidad se basa en el latín 'dignitas', y deriva del adjetivo digno, que significa valioso, con honor, estimable y meritorio, por otro lado la dignidad es la cualidad de digno e indica, que alguien es merecedor de algo o que una cosa posee un nivel de calidad aceptable. Todas esas representaciones gramaticales me acongojan, viendo en que se ha convertido este teatro político de lo absurdo.

Si bien, y es sabido, que Suárez  terminó por libre la carrera de Derecho, y es sabido también que con un expediente más bien discreto. Luego, bajo la batuta de Herrero Tejedor se involucró en el Movimiento, no destacando mucho, quizás por su estigma más bien pacíficamente revolucionario, o lo que es lo mismo, incomodo…

A trancas y barrancas y sin destacar, de la mano de Torcuato Fernández pasa por estamentos 'parainstitucionales'. No es desconocido saber que su relación con el rey data de finales de los sesenta en su condición de Gobernador Civil de Segovia, y a estas vueltas, todavía no había destacado para muchos, los resultados de su ¡mediocridad!, perdón por la ironía, lo catapultaron al primer gobierno no constitucional tras la muerte del Generalísimo Franco, y más a ser el primer presidente democrático en la nueva era, como diríamos en mi calle, ¡con dos cojones!, y para muchos estaba limitado….

Efectivamente, todo esto está constatado, lo que también hemos constatado es la mediocridad de la gente que sirvió a España con él y no se escapa nadie, y digo nadie, todos, en los inicios de la década de los 80 le dieron de mano, lo dejaron tirado por traidor, curiosa palabra, los traidores y sinvergüenzas le llamaban traidor.

Pudiera ser que ese 23 de febrero cambiaran más cosas que el desarrollo histórico de la Democracia en España, puede ser que la herrumbre humana comenzará a instaurarse en las instituciones desde aquella, puede ser que la victoria democrática, la última de Suárez,  ahuyentará en exceso el miedo a la prevaricación, puede ser que hoy paguemos un alto impuesto por haber sido tan estúpidos de permitir la marcha del Gobierno de la única persona que ha demostrado, después de cuarenta años, dignidad y honestidad, curiosas cualidades, hoy perdidas en nuestros enjambres políticos, y digo enjambres porque, los y las zángan@s revolotean entorno a la reina o rey, los debates de entonces estaban muy por encima de los de ahora, había raza, honestidad y sobre todo hechuras culturales, humanas y políticas. Hoy, solo miseria.

Hoy se aprovechan de su memoria los carroñeros, oportunistas de fortuna que solamente quieren idealizar su vanidad, a base de libros biográficos vanos y toscos, y además de actuaciones y declaraciones triviales.

Una persona que sufrió el desprecio en vida de sus allegados políticos y no políticos, que no encontró más consuelo y desconsuelo que en su desafortunada familia, una persona que a veces me pregunto, en contraposición de esas frases absurdas que nos han llenado de asco los corazones de buena voluntad últimamente, si Dios no le apartó en vida de esta desasosegada sociedad para evitarle sufrimientos.

Un hombre, que como dice Chillida de la Dignidad; “tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del nivel del miedo” y ¡Dios! que si tuvo miedo, pero tuvo más dignidad, algo perdido en nuestro actual panorama. No quiero manchar su memoria citando a nuestros gobernantes, a nuestra oposición, a nuestros gobiernos regionales y locales, a nuestras oposiciones y sus satélites regionales y locales, son la antítesis del paradigma humano democrático del 78. Son la vergüenza para las personas que desarrollaron tan alta y noble empresa, son una vergüenza para nosotros, es una opinión…, pero es la mía.

Algunos y algunas si tuvieran dignidad dejarían sus cargos, si tuvieran vocación e interés por defender los apostolados de su/nuestra ciudad, de su región, de su/nuestro país, serian honestos con ellos mismos y abandonarían una misión imposible para el inepto, para el incompetente, pero esa carencia de dignidad los mantienen siervos y lacayos a sus amos y amas, a un sustento inmerecido que pagamos todos.

Hoy, el Presidente fallecido con mayúsculas no merece oír las críticas sobre los impuestos desmesurados para salir del bache, lo fácil. Tampoco de las infaustas y grandilocuentes infraestructuras regionales que solamente han llenado la falsa vanidad humana a las venas de los creadores de estas mentiras. Ni mucho menos las impenetrables gestiones por absurdas y huecas en las localidades y municipios impuestas por las metrópolis, en beneficio de la última con el menoscabo de los más débiles y con la triste complicidad y traición de sus representantes locales, ¿quiénes son los traidores hoy?

Él, solamente merece eso, una humilde oda a la dignidad que fue su bandera, su pendón y estandarte. Ahora, cuando conmemoramos  dos mil años después el Sacrifico, la Pasión y Muerte de nuestro Señor, y sin ser parangón alguno, ni mucho menos, vemos que seguimos asistiendo al ajusticiamiento en vida y a la hipocresía humana tras su muerte, condición humana de tanto fariseo, son éstos, los que hoy igual que ayer establecen su vida en la mentira, la farsa y la hipocresía, y además proclaman la verdad, la honestidad y la responsabilidad y son todo lo contrario, son los parásitos de nuestras instituciones ganadas con esfuerzo, sacrifico y sangre. Hoy los únicos dignos en este país son los que siguen llorando a sus muertos, aquellos caídos por la democracia de los que casi nadie quiere acordarse, y como siempre, los que velan por nosotros de azul y verde, también, hoy como ayer, odiados y acosados.

Por último, con una frase de José Ingenieros me despido; “Y así como los pueblos sin dignidad son rebaños, los individuos sin ella son esclavos”, y Presidente…, en eso nos hemos convertido, en un rebaño, pero de esclavos de la mediocridad.

Mis respetos, presidente

 

No vemos las cosas como son, sino como somos

Esta frase de J. Krishnamurti, un escritor hindú de registro filosófico importante, puede argumentar perfectamente la diversidad de opiniones y visiones de la política actual, tanto regional, local como nacional, que al fin y al cabo es lo que nos ocupa y preocupa. También el Talmud hace referencia a ello, y supongo que teológicamente es imperativo en todos los preceptos, pero al fin y al cabo es pura filosofía que nos marca nuestros valores y nuestra existencia, que nos hace borregos o críticos, parias o destacados, vulgares o líderes, mediocres o inteligentes.

Claro está que el abajo firmante de aborregado tiene poco, más bien crítico aunque con cierto sentido basado en la percepción, la comprensión y la interpretación, algo hoy en día interesantemente trasnochado, y así, me atrevo a establecer puntos de vista distintos, ya que algunos que no somos de la LOGSE y demás bagatelas educativas, sí que aprendimos a discernir, a percibir, a comprender y sobre todo a interpretar, y ahí aparecen las críticas a la política actual en este país. Lo de la izquierda como en reiteradas ocasiones he sentenciado, de vergüenza llana, mientras los; Rubalcaba, Valenciano, López y demás horda rojilla de fracasados estén ahí, no me merece ni opinión, sus representantes regionales y locales ya son de catastrófica nota, por eso están inanes e ingrávidos en la actualidad, que diría el poeta.

Ahora lo de la derecha o centro derecha, casualmente con los que tiempo atrás me sentía identificado, es de recelo. En este país hemos sufrido el engaño tácito en las urnas, si alguien sabia como estaba el encerado español era el PP, y haciendo gala de la mayor hipocresía hicieron campaña redentora, y una vez ofrecido el nirvana nos han trasladado al infierno, eso es imperdonable, pero vista la catadura de sus dirigentes y acólitos hoy, en medio de la legislatura, no nos sorprende su prepotente actitud, quizás no vemos las cosas como son o como ellos nos la pintan, sino como somos, a eso se le llama fraude o engaño para unos, y dedicación y responsabilidad para otros. Por eso, personas de la entidad de Mayor Oreja o eruditos como Vidal Cuadras han dejado las filas del exiguo, por no decir mediocre partido popular –con minúsculas- y quizás por eso, el expresidente del gobierno, Aznar, siempre criticado pero que, pese a quién pese llevó al cenit a un país roto por González y la izquierda reaccionaria de aquella época de finales de siglo, también ha huido hacia adelante, ¿qué pasa en el PP?, ¿mediocridad, servilismo, incompetencia?, un poco de todo, la habilidad es sacarnos de la crisis con los mínimos daños colaterales es para ellos un éxito a celebrar en Valladolid en una borrachera de vanidad, pero para los parados, los paganos de copagos y la exigua y ahogada clase media no es más que un desastre y un engaño, pero esto solamente son  percepciones de un humilde critico político, como el trasnochado reconocimiento a las victimas cuando se permite que asesinos estén baboseando en las Herriko-tabernas justificándose en la legislación. Habrá que darle la razón a ese estudiante reaccionario que decía que este gobierno cobija a delincuentes, gobiernan para ricos y encia nos llama vagos a  los demás.

En el reino de Valcárcel la cosa no tiene muchos méritos, más bien deméritos, más de lo mismo, en Murcia el problema principal ahora es el soterramiento del AVE, o distraer la atención, mientras seguimos sin AVE y a Cartagena que le den… En Murcia el problema es el relevo del Virrey, no el aciago camino del aeropuerto o la ficción de Paramount, sino codazos y un guión estudiado y ejecutado para que su delfín, producto de las NNGG y actual Consejero de Educación ocupe su lugar, el resto de la región no existe o no importa, Lorca sigue pareciéndose a Beirut y en Murcia se ponen medallas banales, posiblemente no vemos las cosas como son sino como somos, me apuesto un “rompi” que el señor Valcárcel se cobrara su vasallaje a Génova yendo como cabeza de lista a Europa, ¡en la vida la ha visto más gorda!, así, yo sigo viendo las cosas como son y escribiéndolas como creo que son, de momento…, en cualquier punto del camino el dinero y las subvenciones que compran y dirigen los medios puede cercenar este blog o espacio de crítica, que se lo digan a P.J Ramírez, el acoso a Rajoy y a la Casa Real le ha costado el puesto, pero esta situación no es patrimonio de las grandes editoriales y rotativos, y si no, miren la tibieza de la prensa regional y local sin ir más lejos, a la hora de tratar temas tétricos como la corrupción y los desaguisados urbanísticos y las pésimas gestiones en la ciudad y en la región. Lo dicho Comendador, no vemos las cosas como son sino como somos.

Aquí, en la Trimilenaria de don Tomás, la señora alcaldesa y su destacado equipo de gestión tiene una visión muy distinta a la del ciudadano de a pie, mientras el Auditorio ha sido un éxito de gestión para unos (gobierno municipal), para otros ha sido un desastre de trabajo y dinero, pésimo y mediocre y además anunciado por presentido.

Mientras, el Palacio de los Deportes con bombo y platillo se termina, que es mentira, todavía quedan los accesos y rellenarlo, el contenido…, para otros es otro desastre mayúsculo o, el denominador común del equipo de gobierno, que no es otro que la incompetencia,  que además, ebrios y ebrias de prepotencia establecen cercanías sobre su ama y señora, rinden vasallaje a quién le da el sustento. Mientras, las erratas urbanísticas del responsable de Infraestructuras son naturales y obvias para el gobierno municipal, para otros son una falta de respecto al contribuyente y a la sazón votante, y así una larga lista…, como la presunción de inocencia de la regidora ante el descargo, más que acusación, de un empresario local de varios contubernios, en lo que no entro ni juzgo ya que para eso esperamos que actúe la Justicia, pero para otros, los del pueblo corriente y siempre mal pensados, algo que es patrimonio del ignorante, estos desaguisados no se tendría ni que haber planteado, dudas las hay como las meigas, ¿porqué se le ha dado pábulo y se piensa en tostado? ¿Es porque hay en el pueblo ignorante y mal avenido sospechas, como del barro tras la lluvia?, ahí lo dejo.

Sumo y sigo, lo de las incidencias en seguridad como la Madrugada Marraja, los Carnavales o la última Cabalgata de Reyes son inconformidades naturales para el Ayuntamiento, para otros pura e innata incompetencia de la gestión del edil delegado de seguridad, ni mas ni menos, y los remiendos del Director de Seguridad son puro absentismo político.

Para el equipo de gobierno sus representantes delegados son lo más de lo mas y para otros, hay muchas asignaturas pendientes…, en Infraestructuras, Urbanismo, Empleo y Hacienda, por ejemplo, huelga hablas de las “marías” de la EGB y el Instituto como  Mujer, Educación y Festejos entre otras.

Así los puestos de libre designación anunciados por el consistorio cartagenero son para unos determinantes y establecidos legalmente, para otros es dar cobijo a amigotes y colegas, sin duda no vemos las cosas como son sino como somos.

Son manera de ver las cosas, la impasividad de la regidora ante los órdagos sanitarios, ante la desamortización de los medios de transportes locales, ante las chapuzas de la reparación de los baches esporádicos en la calzada, el litoral y ante la asignación de contratos siempre a los mismos, ante el acoso de las cámaras policiales, ante el equipo de gobierno más trivial que profundo…, son maneras de ver las cosas, ya que no vemos las cosas como son sino como somos.

¡No vemos las cosas como son sino como somos! Y en alguna ocasión nos gustaría que las vieran como nosotros las vemos, “No podemos perder la esperanza en la humanidad, puesto que nosotros mismos somos seres humanos".  Albert Einstein

 

Pág. 85 de 104

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information