Viernes, Julio 21, 2017
   
Texto

San Antonio y el milagro de la Mula

Para los lectores más allá del Puerto de la Cadena. Este pensamiento en tecla alta es sobre Cartagena y su paradigma político, pero puede ser extrapolado a cualquier ayuntamiento y taifa con cambalaches populistas y sociatas para gobernar o achatarrar.

 

No se me ocurre nada más atinado para ponderar la crítica municipal que nos ampara en torno al sillón real, la milagrosa fábula del santo y la mula. Ya fue un 13 de junio del 2015 donde la casualidad y los caprichos aritméticos lanzó a MC al Consistorio de la mano del PSOE y viceversa, ante la mirada perdida de C´s o los abrazafarolas de la política, y ahí están…, cobrando…, y con el visado de los podemitas cartageneros o barones de los absurdo y retrogrado, que luchaban entre ellos y contra la horda del PP heredada de la condesa descalza lucense, que ocupo por más de dos décadas la poltrona real, y ahí tuvimos todos la culpa, pero ante tan necio escenario electoral, lo menos malo parecía lo acertado en las urnas, craso error, el populismo empezó a gestarse en esta, ya casi cuatro veces milenaria tierra cartagenera. Recordando la fábula milagrosa de san Antonio y ante el revés al PP, la mula protagonista se postró ante el santo del día y el mal llamado de Padua otorgo los beneplácitos imperiosos por soberbios, que no imperativos de las alianzas más convulsas y desleales llevadas a cabo, ya desde el día 14 algunos sabíamos – dos apuestas lo avalan- que no se equilibraría el bienio dado el cariz de los personajes involucrados en tal hazaña revulsiva.

 

Y con esto, llega a expirar poco a poco el bienio ilustrado, pero sin ilustres personajes, y las cartas empiezan a destaparse en una partida fraudulenta y desleal donde la gestión ha sido más nefasta que inocua, el protagonismo barato ha sido el denominador común de los integrantes del “paso” rojiblanco, único denominador común de ambas formaciones, y la respuesta a un mensaje chabacano y ordinario, hacer de una gestión municipal penosa el icono redentor de la provincialidad cartagenera, es una manera de tomarnos por tontos. No es más cartagenero el que iza una bandera adoptada y adaptada que no dice nada. No es más cartagenero el que vocifera con posible privativa razón, pero sin tiento ni educación. No es más cartagenero el protagonista de saraos de pandereta llevados al victimismo provinciano que no provincial. No son más cartageneros que yo, si acaso, algo más petulantes y mira que yo lo soy.

 

“Asinque”, tras el pacto del Tinell cartagenero y “doblando el picoesquina” de Alcolea, la ciudad, ¡¡tras dos años de liberación y apogeo!!, sigue llena de mierda, llena de baches, abandonada, a oscuras y perdida. La magia del PP sigue tristemente establecida en el ambiente, se facilitan, con legalidad…, pero con una amoralidad rotunda que antaño era justificativo de vocifero y espectáculo circense plenario, las concesiones a amigos, conocidos y colegas, ya sean con la fonda del sopapo, o rue del percebe 13 en Cuatro Santos o con el eterno “presidio del santo tentado por el demonio”. La fracasada gestión e interesada dirección de la ADLE. La dirección de Protección Civil esquilmada para colegas de partido necesitados de títulos y justificantes.  Descabezar a la Policía Local sin motivo institucional y operativo alguno, cunado más dignidad alcanzaba el cuerpo. Apedrear Despeñaperros con incompetencias sustanciales a pesar de fichar a ideólogos del urbanismo investigados. Sucumbir patentemente ante la ineptitud al desarrollo arqueológico municipal con excusas y victimismo. Ignorar a los barrios y diputaciones, sin contar con el campo de Cartagena a pesar del fichaje del evadido o desertor popular Pérez Abellán, la pela es la pela, para acercar a la metrópoli el ambiente rural de cara a un futuro político más grácil. La demagogia embotellada como el fulero abaratamiento del agua de este partido. Esta ristra de decepciones no tiene parangón alguno, solo el ansia de protagonismo enmascara la sinceridad política a reconocer un fracaso latente, mediocre hasta doler y vulgar que escuece. Solo faltaban los podemitas en el gobierno municipal, lo que no consiguieron Moltó, Mateo y demás dignos comunistas lo intenta la Castejón, ¿o es el agónico grito de socorro del PSOE por ocupar la alcaldía? Si dos no se entienden, tres desavenidos son multitud, pobre Cartagena.

 

Se han destrozado las instituciones ácratas al movimiento populista ciudadano y al socialista instaurado en la festividad del santo de Padua aquel 2015, todo para el protagonismo latente de portar un bastón, ¡como si hoy eso fuera aval de distinción! Pero como la mula socialista primero y el asno popular después, éste, encarnado en un Espejo sacrificado y posiblemente un Nicolas atormentado serán junto al presidente popular errante, sin pasado y sin ningún futuro, la santísima trinidad ofrecida en sacrificio y sumisa al cambio local de estrategia política, vamos, que la alianza con el PP a modo de asepsia política local está servida, pero… Estos de MC con el cartero Sáez a la cabeza no engañan ya a nadie, pueden manejar las redes sociales, pueden enmascarar hechos retrógrados y el incumplimiento de su fantasioso programa político como lances taurinos pero, el fracaso está servido y a los que les hemos votado y nos han defraudado, solo nos queda, ante tanta deficiencia en nuestra clase política, encomendamos al santo luso de Padua para que refresque al PP cartagenero con nueva sabia, pero no como en la región, con la mentira y la farsa de la joven generación pero rancia por ser un guiñol impropio en la presidencia, que da vergüenza por indigna y ruin, menos mentiras y disfraces y más dignidad, decencia y vergüenza política.

 

 

A las cinco de la tarde

La corrupción está de moda, como la revolución de los perro flautas, la sedición de los mediocres y el alzamiento independentista pútrido. Al final, todo es lo mismo, ex presidentes, ex alcaldes, ex concejales, ex directores generales, ex personajes con poder en general, aspirantes a tener ese poder para corromper su dignidad y la de los engañados que, basándose en su alma de delincuente y en su analfabetismo profundo, en su falta de valores y decencia, hacen del cargo un amasijo de apaños interesados, pero son los pocos, son como feudalmente en el medievo ostentaban, el derecho de pernada, y sin ser misóginamente comparativo, ese derecho metafórico, hoy se mantiene en la mente de nobles, paranobles y aspirantes a nobles, solamente descubierto por el propio abuso, el desmedido enriquecimiento impropio y la soberbia de estos, la de nuestros políticos de pacotilla.

 

Criticamos con beligerancia y cabreo la corrupción implantada, el saqueo, el robo, la piratería y sobre todo el amiguismo en las altas, medias y bajas esferas de este país, pero no dejan de ser injustificablemente un reflejo de una sociedad que valora de forma sustancial la picardía y la pillería antes que la honestidad y la honradez. España vive desde el siglo de oro bajo el paraguas social del “tonto el último”, cultura y modos de vivir muy arraigada en esta España de pandereta, de sol y cañas, tal que parece ser que el que no se aprovecha es tonto o gilipollas, y no estaba mal visto utilizar los medios que estén a nuestro alcance en propio beneficio, o lo que es lo mismo, se trata de ser espabilado, nos joda o no, es nuestra cultura y desarraigarla va a costar, y aquí no hay distinción de clases, colores o partidos, los socialistas en los ERE´s, los podemitas burlando la Seguridad Social, evadiendo y evitando a Hacienda y especulando inmobiliariamente, buscando protagonismo a través de espectáculos circenses en los medios. El PP, de nota, más tiempo gobernando, más corruptos, proporcionalidad directa. Ciudadanos no se escapa, lo tildaría como un nuevo partido con una vieja y pesada carga, sus filas aglutinan personajes sospechosos, como los otros Sánchez (Antonio), y algún expulsado como Mut en Valencia. Lo dicho, nadie se escapa. Todos los que llegan a un espacio de poder, con más o menos populismo se engrandecen subjetivamente y se empequeñecen objetivamente, demuestran su oropel más pagano, sus vicios más ocultos y sus armas de interesada seducción, como en la obra del licenciado Gregorio Gonzalez de 1604, ya apuntábamos maneras…, 'El Guiton Honofre'.

 

Ser yerno del rey daba aristocráticamente solvencia para hacer tratos y traficar con su imagen, con la influencia que implica y, sobre todo, genera beneficios, para todos, todo se vende y todo se compra y en la mente del sujeto o sujeta no se delinque, se hace un favor, naturalmente. Ser dirigente de una comunidad autónoma o taifa española al uso, propicia el mercadeo de favores, siempre poniendo el cazo, mordidas, interés, comisión…, se generan faraónicas infraestructuras inútiles e inoperativas como aeropuertos, resorts, desoladoras. En las más caracterizadas se consiguen trenes al gusto, en las más serviles, la nada, como esta taifa murciana. Se traiciona el erario público en empresas independentistas sin futuro y más estúpidas que absurdas como es en Cataluña, eso sí, dejando el diezmo para los pensadores y gestores, aquí y fuera, en Venezuela, en Irán, en Panamá o en Andorra, y todo esto con la ceguera del necio y la degradación del tonto, pero al final revienta.

 

También somos cómplices en las urnas los doblegados votantes que, en una amalgama de desmesuras, estupideces, y voceríos de corrala, hemos de elegir representantes y, hace décadas que es el menos malo pues, bueno no hay ninguno. Alguien dijo por ahí que los pañales y los políticos hay que cambiarlos a menudo, razón tenía, la mierda huele pronto.

 

Y “Asinque, abonico, abonico” nos acercamos a la tierra de Aníbal, donde se estableció y hoy mora el populismo más chabacano y ordinario, pasando por el teatro de Murcia y no el Romea, San Esteban y su desvergonzada farsa política, una farsa que se mantiene activa y de la que el rancio PP de Valcárcel es culpable, gracias a la incompetencia de una oposición sociata desnutrida y chabacana, rústica por ordinaria. No se entiende como en este país puede gobernar el PP por la corrupción implícita, hasta que vemos la “oposición”, y lo entendemos todo. Sumamos unos nuevos políticos pagafantas, abrazafarolas y sobre todo los actores callejeros o circenses, emanados del caos y de la miseria en la que nos hemos instalado, vividores de la desgracia y oportunistas sin conciencia, pero no se alejan de la vieja política ya que la añoran y la quieren, y la abrazan, y la comparten, y de eso la historia es cruel notario. No estar a la altura es otra forma de corrupción y esta abunda, quizás sea más bien prostituir el desempeño político y la confianza del pueblo, y de eso, en esta comunidad de cuyo nombre no quiero acordarme y en esta localidad somos, por desgracia, maestros ejemplares.

 

Si ya el investigado, o como se defina el adjetivo doloso ex presidente y ojo, se sabe cómo se empieza pero no como se acaba, y siempre puede ir todo a peor, era ya una persona nefasta al cargo,  por tus actos te juzgaran que decían las escrituras, el delfín es más de lo mismo, la desvergüenza llama al timbre de la Asamblea Regional pretendiendo vender enciclopedias en tiempo de internet, y con los pagafantas como aliados tendremos más fraude político en esta región, los teatros de guiñol, las marionetas de plastilina, los héroes de paja, arden y desaparecen con prontitud. Desvergüenza y fraude, ese es el binomio del PP en demasiadas plazas. ¿Para cuándo una regeneración que acalle a los bocazas? Malos tiempos para la lírica política española y para los españoles de bien.

 

“La impunidad premia el delito, induce a su repetición y le hace propaganda: estimula al delincuente y contagia su ejemplo”, Eduardo Galeano.

 

A las cinco de la tarde. Las heridas quemaban como soles.

 

 

Pág. 5 de 78

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information