Lunes, Julio 16, 2018
   
Texto

El Rincón del Burladero

La verdad de las mentiras

Como si del libro cuyo nombre refiero se tratara, el mismo que Vargas Llosa publicó a finales del XX, por analogía muy subjetiva, la mía. Las mentiras que relatan las novelas sirven para completar eficazmente las limitaciones y frustraciones de la vida real, y así, como si estuviéramos envueltos en nuestra novela, en nuestra propia mentira, se nos ataca la poca inteligencia que nos queda, desde el oprobio político se atenta permanentemente contra nuestra integridad, tanto moral como espiritual, base de la social y la económica. Base de nuestra cada vez más peregrina existencia.

Nos encomendamos cada cuatro años a una serie de 'elementos y elementas' que, se supone, van a velar por los intereses de la Nación, de las comunidades autónomas, regiones o taifas y de los municipios, pero nada más lejos de la realidad, cada uno hace su agosto, por esto de la lealtad mal entendida y, -que no me muevan el sillón-, así se rodean de los elegidos, mal elegidos, de lo más cercano, sean indigentes intelectuales, crápulas de fortuna o simplemente objetos. Y así nos va.

Esta región, como siempre, está a la cola del vagón, muchos castillos en el aire, mucho amiguete en puestos de confianza, mucho dinero despilfarrado en innecesarias gestiones, cortinas de humo…, yo he sido de los que me he sentido engañado, como Aznar, no por los socialistas de esta región, que sin líder, muy descabezados llevan ya décadas a la deriva, no por los de la ciudad departamental que están en piragua, sino por los que se suponía eran cercanos ideológicamente, por los populares. Sí, yo creía que la gestión del aeropuerto sería algo serio y decoroso y no un conjunto de inversores en torno a una timba, ahora a demandar y exigir dádivas o resultados no obtenidos, un fracaso inherente a las  políticas de “Valcárcel I de la huerta y V del Mare Nostrum”, y para más bofetada, y a raíz de las declaraciones del “consejero dormilón y de otros del montón”, mas ambigüedad, así lo que ha hecho el de San Javier es revitalizarse y comenzar una gestión sin temores, sin miedos y con conocimiento, ¿un órdago?, con dos cojones.

Engaños amparados en una mala gestión, como la de Lorca, donde lo único destacado ha sido el nombramiento de la ex consejera de economía, Otro hito…, había que colocarla. O también, la interpretación de su 'Tora' para malvender la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, lo único decente que quedaba, para unirlo al fracaso del agua depurada y convertirlo en algo impío, otro más.
Paramount se atenazaba en el horizonte como el Goliat de la emergencia económica en la región, nacido al amparo del majestuoso aeropuerto, y solamente se ha convertido en otro feudo económico del presidente del Murcia, sin Real. Feudos, taifas, cotos con derecho de pernada, incluso. Y aquí recuerdo, con motivos o sin ellos, la imputación del alcalde de Murcia.
Mala gestión que ahora han de pagar los murcianos, en su mayor parte los funcionarios, por impuestos y sueldos degradados y, en impuestos directos el resto de los ciudadanos que cotizamos, un engaño para justificar las malas gestiones económicas, las malas gestiones sanitarias, las malas gestiones populares.

Y así bajamos a un muy desnivelado subnivel, nuestro grandioso Ayuntamiento, éste que nos ha brindado todo lujo de espectáculos en una noche museística  para callar bocas, de forma mediocre estableciéndose en falsos éxitos populachos, mientras…, el Palacio de los Deportes sigue inmerso en su propio ocaso, más dinero, -que ha costado poco-, y se vende como un éxito de gestión, para eso están las huestes de la Alcaldesa, capitaneadas por su soberbio concejal Cabezos, se lo debe todo a la reina de picas, pero no asusta a nadie, con argumentos y con la hemeroteca a las espaladas se pueden desvirtuar falsos éxitos, persona que ha hecho del acta de concejal un oficio como otros tantos, ¿y luego qué? Algunos antecesores ya han disfrutado de la cola del paro.

Como aquel falso éxito que a bombo y platillo se anunciaba en la gestión de contrataciones y demás algoritmos cotidianos de la oferta y la demanda municipal, aquello que llevaron a certificar a este organismo con la ISO 9001/2008 como un  impoluto Sistema de Gestión de Calidad, ¿mereció la pena la inversión?, claridad y transparencia, sin duda, y ahora tenemos a un empleado municipal en el punto de mira por otorgar recursos, obras, etc…, casi a dedo, otro ataque a la débil inteligencia del cartagenero. Sin ir más lejos…, pagamos por un video de marketing cultural 14.500€ que dura 3 minutos, a casi 5.000€ el minuto, y esto, en una región con un índice de pobreza del 35%, y una ciudad donde se instala en el 20%, otro ataque a la dignidad del cartagenero, mientras las colas del Buen Samaritano y la Hospitalidad repletas. Otro es seguir pagando sueldos a cargos de confianza política, que no son más que amigos, que nadie ha votado y nadie quiere, que se lleven dos millones de euros en la legislatura, o lo que es lo mismo, medio millón al año, o lo que es lo mismo, unos 91 millones de las antiguas pesetas, no es de recibo y votado.

Tampoco es de recibo para la corta entendedera de este humilde cartagenero, que le den a personajes de la actividad política del PP, de su Junta de Gobierno –número 18- y de las Juntas vecinales, como es el Presidente de la Junta Vecinal de la Puebla la concesión de los socorristas este verano, además de otras turísticas y arqueológicas, a pesar de los e-mail que me pueda enviar, -qué seguro que no es aptitud oscura-, pero aviso a navegantes… ¿Quién pone los recursos?, ¿quién pone la organización?, ¿quién paga a los socorristas?, si es Protección Civil a través del Ayuntamiento, a no ser que lo haga gratis, altruismo de partido, ¿puede explicar alguien porque se mantienen empresas de esta  índole?, ¿no tiene nada que decir aquí el Concejal de Seguridad?, ¿quién tiene la culpa ahora?, como en el último negro Viernes Santo, ¿los marrajos que son muy delicados o la policía que está desbordada?.  ¿Puede alguien explicar el trabajo nefasto de la gestión en playas durante el verano del IMSEL?, otro poltergeist.

¿Puede alguien del consistorio explicar por qué se ve esta ciudad tres veces milenaria mancillada por especulaciones aireadas en diarios nacionales y asambleas políticas en la capital del Reino donde se elucubra con los pelotazos urbanísticos y enriquecimientos inmobiliarios de un antiguo alcalde cartagenero, que a la sazón está inmerso en lances legales en la departamental?, eso no se lo merece la novia del Mediterráneo, ¡no, no es ella, es Cartagena!

Luego justificaciones, como si fueranos pardillos. Justificamos en los plenos el apoyo a la Mancomunidad del Tabilla y su inmaculada gestión pero ya está la decisión tomada. El grito sordo en el desierto para un AVE que ni tiene fecha para su llegada a Cartagena ni la tendrá, otra es la anulación de trenes y horarios con la capital del Segura que no del Mediterráneo, etc., pero el consistorio siempre defendiendo a la mano que mece la cuna en Murcia. Cartagena esta menoscabada, quizás la ciudad más cosmopolita e importante de la región, ciudad que con la complicidad de todos, digo todos los políticos que se sientan en la Asamblea Regional, poco a poco han hundido.

Cartagena necesita un refresco político, La región necesita un refresco político, España necesita un refresco político, popular, los sociatas ya la han 'cagao' bastante, pero nuevo, y que no esté contaminado, necesita que absolutamente ninguno de los que hoy ostentan cargos políticos vuelvan en breve a obtenerlos, ninguno, y así, y solo así, empezaremos a creer en ellos, bueno a creer no, pero a soportarlos más livianamente, quizás sí. Todo es una mentira. “El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer”. Maria Zambrano. Alguien tiene que decir las verdades de las mentiras.

 

Más miserias políticas, vicios y deleites

Decía Groucho Marx: "Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de miseria". Y qué razón tenía, aquella…, nuestra democracia empezaba a emerger, entonces, allá por los setenta, las huestes revolucionarias e inconformistas se adelantaban a los tiempos volviendo la vista atrás, y como antaño, erigiéndose en manifestaciones donde los más desfavorecidos, tanto social como ideológicamente esgrimían desde la izquierda más moderada a los anarquistas más radicales, sus reivindicaciones más beligerantes, con más o menos razón.

El esfuerzo y la determinación de un enjambre de destacados políticos, unos intelectuales y otros populares y, desde la nada, empezó a tomar forma lo que luego fue un prodigio de democracia donde se medía todo milimétricamente y se atenazaban leyes y fueros con exquisita templanza. Así, poco a poco, como en un cuento, y con algunos sustos inherentes a los tiempos y las nostalgias, esta joven democracia fue tomando forma. Todos eran conscientes de las ruinas y fracasos que las dos repúblicas habían traído a nuestra país, además de los testimonios, ya lejanos, los libros de texto dan bien cuenta de ellos, además de los históricos, claro, los no adulterados por mediocres autonomías que se creen el culo del mundo, dícese, los gobiernos vascos y catalanes, que no sus pobladores.

Tras varias corrientes de mendicidad política, casualmente establecidas en la izquierda, recordamos la época de González donde los casos de corruptelas se empezaron a destapar, donde los amiguismos empezaron a proliferar y el dinero fácil se instaló en los políticos poderosos, posiblemente hubo contagio popular. La cultura del que cualquiera vale para un puesto político arrebató de los escaños nacionales, regionales y municipales a los que entonces, eran lo más granado, de nuestra sociedad por intelectuales, y así, “a bonico, a bonico”, una jauría de mediocres y “mediocras” se fue instalando en nuestra sociedad más concluyente, la clase política. Ya con el gobierno de Zapatero, la eclosión de la miseria política alcanzó cotas insospechadas, y eso ya no era patrimonio del PSOE, se repartía a partes iguales entre todos los partidos, incluida la izquierda más radical y sobre todo los sindicatos que vieron en la formación tutelada económicamente por Europa una indecente fuente de ingresos.

Las dádivas intrascendentes o frívolas se aceleraban en los boletines oficiales. Que si para el colectivo gay de “sabe Dios donde”, que si para la junta de amigos de no sé qué amigos de…, y así se contaminó todo el estrato que debía ser garante de la honestidad y la honorabilidad del país. Claro que entonces el dinero se despilfarraba haciendo que el más tonto pudiera hacer palmas con las orejas. Lo que a nuestros padres y abuelos les costaba una vida conseguir, en el mejor de los casos, una casa medio decente y algún capricho que solamente se alcanzaba con el duro esfuerzo casi en el ocaso laboral, se conseguía frívolamente a golpe de firma e insustancial nómina.

Pero claro, en un país donde todos tenemos derecho a todo, donde los incentivos planeaban por el aire, donde los objetivos se transformaban en “leuros” bancarios ensangrentados por la avaricia, llegó la realidad, y ahora todos culpan a los demás, y así el sentido común y la responsabilidad con la descendencia se diluye como un vaso de agua en el mar, y aquel desgobierno zapateril jodiendonos despilfarrando y este gobierno jodiéndonos machacándonos.

Si esto pasaba a nivel de diputados y senadores, de directivos destacados y presidentes de partidos regionales y locales, pues como siempre, en el escalón más pequeño, los municipios, se llenaron de miserias políticas, de amigos de fortuna pagando favores y demás ancestros del libertinaje, y aún siguen. Y es difícil aparcarlos, cualquier lelo o lela amigo/ga del presidente local o secretario/a general de turno, tiene derecho de pernada, pues al fin y al cabo nos copulan salvajemente con más impuestos y quebrantos. Y en este punto recuerdo a Zalacaín; para los más atrasados, que desde luego no son los que me leen, fue una novela de Pio Baroja de principios del S. XX, y  ya aventuraba el alma española.

Decía: “Hay hombres para quienes la vida es de una facilidad extraordinaria. Son algo así como una esfera que rueda por un plano inclinado, sin tropiezo, sin dificultad alguna.
¿Es talento, es instinto o es suerte? Los propios interesados aseguran ser instinto o talento; sus enemigos dicen casualidad, suerte, y esto es más probable que lo otro, porque hay hombres excelentemente dispuestos para la vida, inteligentes, enérgicos, fuertes y que, sin embargo, no hacen más que detenerse y tropezar en todo.
Un proverbio vasco dice: «El buen valor asusta a la mala suerte». Y esto es verdad a veces..., cuando se tiene buena suerte.

Zalacaín era afortunado; todo lo que intentaba lo llevaba bien. Negocios, contrabando, amores, juego... Su ocupación principal era el comercio de caballos y de mulas, que compraba en Dax y pasaba de contrabando por los Alduides o por Roncesvalles”
Creo que la radiografía o el retrato de nuestra clase política, no de todos, a Dios gracias, está claro en este perfecto fragmento.

Así, la clase media española, esos trabajadores que con esfuerzo denodado no pudieron adquirir grandes viviendas, donde se mantiene el mismo coche durante más de una década y donde la responsabilidad es su halo, han de sacar del atolladero al resto, otra vez, pero la clase política sigue fuera del estrato, como si no fuera con ellos, y esto ya está pasando factura, volvemos a las asonadas, aunque estas vacías de contenido ideológico, los que las lideran son, incluso más culpables por complicidad, simplemente anti derecha, en el momento de su llegada comienza el estruendo, antes todo eran risas y despropósitos. Pero joder, el centro derecha de Rajoy está a por uvas, y por fin alguien, que bajo mi humilde opinión, debería estar liderando la sanación, dice las verdades al viento, Esperanza Aguirre, con errores y miserias, lleva razón, es hora de rectificar los errores y de eso han de dar ejemplo los más cercanos, dícese los gobiernos municipales, luego los regionales y demás….

Y ahí lo voy a dejar de momento, no voy a entrar en nuestro elenco de gobernantes locales y regionales, que sobran todos. Ni en la aplicación de la ley de trasparencia que se hace de rogar, ni en las chulerías de algún edil sin más historia que la de ser militante y agraciado del partido, ni en la incompetencia del resto. Ni en los miles de puestos interinos vacíos por despidos mientras los puestos políticos a dedo siguen impunes, ni en los contratos de obras y gestiones municipales dados a cargos del partido en juntas vecinales, ni de las irregularidades en las facturas de mantenimiento del auditorio, ni en el desgraciado Palacio de los Deportes, ni en los engaños de la Parmount, ni en el disparate de OR y demás artimañas demagógicas regionales…, de momento, pero vive Dios y Zalacaín que entraré en ello y más pronto que tarde.

Quien vive entre los deleites y los vicios han de expiarlos luego con la humillación y la miseria. Johann C. F. von Schiller.

 

Lección de dignidad

En los tiempos que corren, donde lo superficial y banal mandan en este mundo mediocre, donde la pérdida de valores humanos es tangible y además emana de los que se supone deben ser garantes de los mismos, los políticos, en un mundo triste y oscuro, renace la esperanza, aparecen una tropa de jóvenes de entre 18 años y 30, un grupo de 17 chicas trabajadoras y estudiantes, que hacen el esfuerzo diario de entrenar varias horas diarias con la dureza que el deporte en el agua exige, siempre a horas donde la mayoría de la población descansa, alargando su jornada hasta altas horas, son las chicas del Club Waterpolo Cartagena, las mismas que “verbigracia”, nos han dado a los cartageneros una lección de dignidad, basada en el sacrificio y en el esfuerzo, el campeonato de liga femenino de 1ª División de la liga Valenciana.

Alguien escribió que, “En el verdadero éxito, la suerte no tiene nada que ver; la suerte es para los improvisados y aprovechados; y el éxito es el resultado obligado de la constancia, de la responsabilidad, del esfuerzo, de la organización y del equilibrio entre la razón y el corazón”.

Y en este éxito no ha tenido nada que ver la suerte, nadie les ha regalado nada, no ha habido nada improvisado, nadie se ha aprovechado de nadie, si bien al contrario han tenido que aprender de su propia inexperiencia para superar las innumerables dificultades por las que han pasado, ha sido un ejemplo de entereza y dignidad. Este éxito, que es de todos los cartageneros, a pesar de su ausencia, que es por extensión de todos los murcianos, ha sido exclusivamente obra de ellas, ancladas en lo que significa practicar un deporte ausente de protagonismo en los medios de comunicación, un esfuerzo que se han costeado y se costean desde el propio Club, por la ausencia de interés más allá de lo primordial para los medios y la población, pero es el día a día de estas deportistas y, de otros muchos más que hacen de su esfuerzo, su propio orgullo, llevando a gala el nombre de su ciudad, de nuestra ciudad, Cartagena.

Tras iniciar este año su andadura por la liga valenciana del Waterpolo femenino en categorías nacionales, han conseguido una proeza, ganar la liga y el consiguiente ascenso a la División de Honor. Una temporada que arrancaba desde la inexperiencia en la competición, y basada en las frustraciones de los comienzos en partidos amistosos, nada fáciles, si bien, el denominador común del grupo ha sido que, desde muy jóvenes su deporte ha sido la natación y en casi su totalidad gozan de la experiencia de su voluntariado como socorristas en playa, el esfuerzo que es su alma, el tesón que es su latir y el sacrificio que es su espíritu, han hecho de esta campaña un éxito rotundo, no han estado solas, los dos equipos masculinos que completan el Club Waterpolo Cartagena han sido sus máximos valedores, una piña, un ejercicio de compañerismo y camaradería que han conseguido un éxito que ha sido el de todos y todas, en resumen una lección de dignidad que solamente ofrece la nobleza de estos duros deportes.

Este grupo de deportistas nos demuestran día a día el cariz de nuestra juventud, la beligerancia en el trabajo y que el futuro pasa por personas preparadas, es un mensaje de aliento, que hoy en día es necesario y determinante, y como el futuro está en sus manos, dejemos que se acerque rápido porque está asegurado.

Así, con el temple de profesionales experimentados en la lucha por el balón, iniciaron un partido transcendental para su corta etapa en la competición. En el primer cuarto de partido se fueron ya, de tres puntos y se dedicaron a controlar el partido con la seriedad y tranquilidad que la confianza en sus recursos les daba, todas las jugadoras tuvieron cabida, y así se llegó al meridano con un 4 a 1 a favor de las cartageneras. Las hasta ahora líderes del Puertas de Valencia con sede en Almansa que se las prometían felices, no salían de su asombro, no podían perfeccionar jugadas, el control era absoluto por parte de las departamentales, un gol más se produjo en el tercer cuarto. Ya arrancando el último cuarto y con una serenidad espectacular se produjo el 6 a 1, no fue hasta los últimos minutos cuando dos goles de las visitantes plasmaron el resultado final de 6 a 3, en un partido vibrante donde por primera vez la piscina Municipal de Cartagena se llenaba de aficionados, de canticos y aplausos.

Un éxito que demuestra que el esfuerzo tiene su recompensa, que la suerte no tiene nada que ver; que no ha sido fruto de la improvisación y que este éxito que nos enorgullece a todos ha sido el resultado de la constancia, de la responsabilidad, del esfuerzo, de la organización y del equilibrio entre la razón y el corazón. Enhorabuena y suerte para el futuro

   

Desidia, incompetencia o falta de miras. De todo un poco

No cabe duda de que España está sufriendo un menoscabo en su determinante camino democrático y sobre todo en valores y profesionalidad, por derivada en responsabilidad, decía Clemenceau que, “Gobernar dentro de un régimen democrático sería mucho más fácil si no hubiera que ganar constantemente elecciones”, sin duda sería una gran ventaja para los gobernantes, a pesar de sus estúpidas políticas, pues se perpetuarían en los sillones. De alguna manera esto sí ha pasado y pasa en Cartagena, siguiendo aguas al menoscabo derivado de Moncloa, sí, todos estamos de acuerdo que Zapatero y sus gobiernos han sido una lacra para la nación pero la inoperancia y las continuas bajadas de pantalones ante los poderes fácticos actuales, de los cuales se han caído la Iglesia y el Ejército, otras víctimas que ya lo eran y ahora lo son más, pero, se mantiene la Banca y los exiguos capitalistas de fortuna rápida que a este gobierno lo están haciendo caer en la misma fosa zapateril, la de la mediocridad y la inoperancia, mientras los canallas… a por uvas, y la casi extinguida clase media a sufrir.

Desde 1995 no se conoce enemigo en la urnas cartageneras y eso es malo, tan malo que al final entramos en un círculo de desidia, de incompetencia y sobre todo de falta de miras y eso Cartagena no se lo merece, no se merece tener un oposición socialista tan ridícula y mundana como la actual, una oposición comunista que se cree un Cid Campeador de fortuna, y una representación anodina de los cartageneros que lucha por desenmascarar las inoperancias de los gobiernos populares, pero más huérfano que operativo. Cartagena no se merece tener un gobierno tan incapaz como el actual.

Cartagena tiene una semana grande que dura diez días, una semana donde el pulso socioeconómico revitaliza el corazón de la Trimilenaria a más de 180 pulsaciones por minuto y que cambia la fisonomía de la ciudad y además, que debería ser el mascarón de proa de esta goleta que conforma todo el crisol cultural que aglutina esta longeva ciudad y sin embargo, se queda anestesiada, intereses de despegue los justos. Para eso haría falta ser determinante en la metrópoli huertana, y eso nuestra alcaldesa no lo va a hacer, ya saben…, no se debe morder la mano que te da de comer. Craso error, la mano que les da de comer a la Alcaldesa y a su séquito son los ciudadanos de Cartagena y debe explotar el singular potencial turístico de la ciudad, pero de frente al Consejero dormilón de esa Murcia Kultural que nos quiere vender y eso no lo va a hacer. El despliegue informativo turístico debe ser ingente y, doscientos carteles de Semana Santa parece más ridículo que chabacano, sin olvidar el tratamiento de Internacional que tanto costó conseguir y que se puede perder por inaptitud y desidia, ojo…, encima con los puntos de información turística cerrados a horas determinantes, de nota…

El desarrollo informativo de Cartagena turística debe ser continuo y exigente, casi cansino, y así poder atraer al turista de fuera y de afuera….., claro que para eso los políticos sustentados por el erario cartagenero deberían ser capaces para ello, y ahí sí que dejan mucho que desear, no hace falta que nos regalen con sus tristes figuras en actos de relevancia, ni que hagan de la hipocresía su discurso permanente en medios y otras tómbolas, no hace falta que nos ofrezcan discursos versados en la vulgaridad o ni eso, no hace falta que vayan de prepotentes, ni que paren la procesión de Cabo de Palos para que pase el coche oficial, síntomas pueblerinos y de delirios de grandeza de los mediocres, así que, estas personas tienen que gestionar y para eso hay que valer, y esta tropa de gestión…, menos que nada.

Así comenzó este galimatías con el video sorpresa ofrecido por nuestro Excelentísimo Ayto., con orgullo de nuestra erudita e ilustrada concejala de Educación recibiendo a las integrantes de una beca en Cartagena procedente de Noruega, la bienvenida era para llorar, de vergüenza claro, en pleno siglo XXI la máxima autoridad política en Educación local de la que dependen sueldos, arreglos y entretelas educativas debería estar a la altura, quizás un simple “Welcome to Cartagena”, hubiera sido suficiente. ¿Por qué me recordó aquella escena de la película Bienvenido Mr. Marshall?

Luego… la aproximación municipal a los actos de relevancia semanasanteros, o motivo de protagonismo de fortuna, otro órdago a la grande, así, entre desidias y excusas, del ¡no puedo!, farsas de patio de colegio a las que nuestros concejales se aferran como a cabos salvavidas, ¡no tengo dinero para arreglar farolas! (Vía Pública), ¡no puedo hacer nada ante la desgracias de la gentes sin recursos llevados al extremo…,! (AASS), deficiencia en información turística, (Festejos y no sé qué más), ya redunda el tema de las sillas, otro mezquino desastre en la gestión municipal, esto es más desidia, mientras se encarguen otros…. ¿Y por qué no?, También procesionistas en alguna que otra agrupación, arrastrada por este menoscabo social de que todo vale y la inercia es autosuficiente, además de los consabidos “mea pilas o figurantes cartageneros” tan de moda en estas latitudes y por estas fechas poniendo su punto agrio.

Así llegamos al paradigma de la Semana Santa cartagenera, el ancestral Encuentro, 350 años de Solera, de Tradición, de Orgullo con alma procesionista cartagenera sin color alguno, aunque vista de morado, y ¡como el que asó la manteca!, si ya ha habido lances furtivos años anteriores en esta madrugada en los acordes penitenciales, bravuconerías escondidas tras el alcohol y los falsos derechos y, claro, la fiesta, ¿no debería el concejal de turno, que por cierto que no damos una, “ni elegidos a cásico hecho nos dan tan mal resultado” hacer acto de pensamiento y coordinación? Primero, no obviar la posibilidad de autorizar un botellón en pleno centro de la ciudad, aunque no se haya autorizado expresamente, y aunque sea por omisión. Segundo, visto los antecedentes, controlar relativamente la zona con antelación, y para eso, tanto la policía como los bomberos y demás fuerzas de seguridad y asistencia son autosuficientes, lo han demostrado y con relativo sosiego, mantener la semi-limpieza en la zona tampoco era tarea desmedida, entiendo, ¿fallos de coordinación?, fallos de gestión. Por cierto, si los 2 millones de euros que cuestan los cargos políticos de “a dedo” que se mantienen políticamente, se usaran para pagar horas extras justificadas de miembros y “miembras” de seguridad, limpieza y del ente turístico y, además hacer algún acto más allá de la caridad mal entendida en AASS, quizás y solo quizás, otro gallo nos cantaría, y sería el de la Resurrección. ¿Sabe la Alcaldesa que los ciudadanos de Cartagena no queremos amigos viviendo de nuestros impuestos en cargos de confianza?, ¿eso no estaba en su delgado programa político, verdad?

Cartagena está por encima de estos personajes de mercadillo, y si no dimiten, vergüenza ajena dan, tendrán que ser dimitidos, aunque el escalafón sea más mediocre.

La nota de “color” la puso la bicicleta, alguna sonrisa arrancó entre los muros de la Arciprestal, que transportaba los trípticos procesionistas, no deja de ser curioso como en un desarrollo tardo barroco como son nuestros cortejos tiene cabida un singular artilugio de transporte post-moderno para esa época, esto es Cartagena…

Milongas aparte, una Ciudad como Cartagena no se merece estos gestores, no se merece estos lances banales, para despedir esta licenciosa, por lo de inmoderada misiva, me remito a su epílogo procesionista a la lección de cartagenerismo, un ejemplo de gallardía, de honestidad, de solidaridad, de esfuerzo y sacrifico, un ejemplo de grandeza, fue el que se vivió el pasado Domingo de Resurrección en la ciudad, solamente había un color, solo había un procesionista, solo había un ciudadano y solamente existió el orgullo manifiesto de ser cartagenero/ra ante todo, y lamentándolo mucho por nuestros representantes de rifa, hay que estar a la altura y eso es difícil hoy en día.

 

 

Cartagena huele a Semana Santa

No es casualidad que con los sones del alegre carnaval se escuchen de fondo los quejidos del tambor afinando su piel a golpe de ensayo, expectativo ante las jornadas intensas venideras en las que, sin duda alguna, la ciudad emerge como la primavera, alegre y ostentosa, Cartagena entre otras muchas características disfruta de ese maridaje, de ese crisol de sentimientos que son capaces de convivir a la vez, tan dispares y tan cordiales.

Finalizando la quema de don Carnal, disfrutando de los sones de la samba y las músicas caribeñas, las mentes se nutren de Semana Santa, un miércoles de ceniza entrañable en la ciudad dará marco a las fiestas 'Nacionales', de nuestra trimilenaria tierra. Un miércoles de Ceniza que culmina con la ofrenda ante la Caridad y comienza con las mareras humadas encaminados en demanda de la dádiva municipal, cada vez más escasa y más mediáticamente politizada. Y no es casualidad que tres siglos después, sintamos en lo más profundo de nuestros corazones aquellos acordes estruendosos que nuestros antepasados esgrimían en la entonces Cartagena antigua, en la  incomparable Puerta de la Villa, Cartagena y los cartageneros tenemos ese don de  perdurar en el tiempo con la memoria histórica hecha presente.

Apenas 48 horas después del acto tradicional de La Llamada, hay que resaltar otro año más la realización de uno de los eventos más arraigados de muestra Cuaresma, la “Llamada Literaria”. Nacida de la privilegiada mente del Maestro de maestros, Manuel López Paredes en 1971, perdura, y perdura gracias a la ingente gestión de su sucesor, Jesús Muñoz Robles que junto a determinantes personajes de la cultura de nuestra ciudad como es Antonio Navarro Zamora, capean de forma magistral los infortunios económicos que nos asolan y las deficiencias estructurales para mantener vivo el legado del Maestro, valga este pequeño articulo para reconocer y agradecer tanto empeño, tanto esfuerzo, tanto arrojo con lo que está cayendo, en mantener este proyecto vivo, no es fácil, es duro, es muy duro y al final es el impulso personal el que lo mantiene fuerte.

Haciendo de nuevo historia presente, el alumbramiento de la Llamada Literaria coincidió con la tradicional Llamada en la noche de Miércoles de Ceniza, se concretaba entorno a un grupo de poetas y prosistas que en un ambiente de humildad intelectual, sin premios ni honores, daban cuenta de sus trabajos literarios motivados en la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo y que encontró en el primer viernes de Cuaresma su definitiva ubicación, facilitando así la participación general a la cual todos los cofrades y cartageneros están invitados en la tarde noche del 15 de febrero.

Este Viernes de Cuaresma aparece en el calendario cofrade con una honda carga pasionaria en la ciudad. Un año más y ya son más cuatro décadas, nos traen durante unas horas el discurso sentimental del corazón, del alma, del espíritu…, dónde la rima sentida, la prosa pasional y la agrietada queja del impotente llanto que nace del corazón de una saeta inundan de sentimientos, añoranzas y pasiones espirituales el ambiente de la ciudad, este año ser á el pregón de un ilustre marrajo con mayúsculas, Agustín Alcaraz Peragón.

La sapiencia y el sentimiento se dan cita en este rincón de la historia de la ciudad sito en la calle Mayor, el corazón de la trimilenaria, en el Aula de Cultura Antonio Ramos Carratalá, los colores de las cuatro cofradías se concentran en la estación de la unidad y así, todos juntos disfrutamos de la más veterana entidad cultural de la ciudad en Cuaresma, un proyecto sencillo, humilde y cargado de sentimientos.

La Semana Santa en Cartagena tiene la característica de ir más lejos de la propia catequesis cristiana, de transcender casi lo divino, aúna a personas de dispares creencias, ideologías y sentimientos y eso la hace más grande, y a los cofrades nos hace sentirnos  más orgullosos de nuestro papel integrador y solidario, alguno que se llaman no creyentes o laicos e incluso profanos se someten a la imagen idolatrada, a la plástica iconografía  representativa de una ilusión, de una necesidad, de un fervor exacerbado, a los colores de una agrupación, al sacrifico de un capuz, eso es Cartagena y hay que valorarlo así, un sentimiento que va más allá de su propio significado, siempre basado en la tradición y los postulados cristianos y como no, mirando al futuro sin olvidar nunca la Piedad, el Perdón y la Humildad, alentando la integración y alejándose de las miserias humanas hoy tan de moda como la avaricia, la ira, la envidia y la soberbia entre otras.

Primer Viernes Cuaresmal que se establece como un suspiro de quietud en el corazón del procesionista, por un momento, escuchando un sincero pregón, un poema, una saeta…, se abandonan las carencias terrenales, las escondidas envidias, las prepotentes vanidades que afean nuestras nobles tradiciones, por un momento…, nos encontramos en un ambiente de reconocimientos, de respeto y conciliación moral y espiritual, muy  perdida, y se establecen los claros  exponentes de un orden cristiano representado como cofrades y hermanos, aunque pueda parecer una fantasía, aunque sea etérea, pero merece la pena.

   

Pág. 34 de 39

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information