Domingo, Diciembre 15, 2019
   
Texto

El Rincón del Burladero

Alicia en el país de las maravillas

“… La cagada electoral ha sido sonada. Se veía venir allá en el horizonte, incluso, antes de doblar Cabo Tiñoso, como dice el refrán; “no hay más ciego que el que no quiere ver”, y nuestra sin par ex alcaldesa no ha querido ver lo que no le interesaba a pesar de ser tangible la realidad electoral.

Me sorprende que no lo hayan visto venir, tanto ella como los súbditos, al igual que en la cúpula, que no copula del Partido. No sé por qué tanto empecinamiento en que fuera ella la protagonista de este menoscabado y hierático sarao electoral, ¿borrachera de prepotencia ciega?, hay que ser tonto más que ingenuo, y visto lo visto, muy espabilados no han estado, pero entre nosotros, ¡tampoco se les puede pedir más!  Lo mismo con el desaire a Garre para poner al de Puerto Lumbreras con su pesada mochila a cuestas, que oportunidad del de Pacheco para haberles puesto en un aprieto con su digna marcha en aquél absurdo momento. Una oportunidad perdida, ¿Por qué? O tienen todos mucho que esconder y tapar, muchas mochilas en el camino y muchas alfombras con especial orografía y, los gregarios designados eran los que tenían que estar para esa función, o simplemente eso..., prepotencia, vanidad y una falta de humildad que es una enfermedad contagiosa en este partido, como así se ha demostrado por los políticos que han vivido en derredor a este PP, murciano y cartagenero, siempre a espaldas de la ciudad y la comarca, ignorando la realidad contractual de sus moradores, ¡y ahora se sorprenden!

Me sorprende que no lo tuviera nadie claro y si alguno lo tenía claro ¿por qué no lo exhalado? Puerta Nueva, Novo Carthago, el Batel, el desgraciado palacete de deportes, los contratos a los mismos de siempre, incluso a personajes de la dirección del partido, amorales a todas luces, las obras de última hora, ¿pensaban que no le iban  a pasar factura? Ha sido una falta de respeto continuo al cartagenero y al de más allá de La Cadena, la fidelidad a los colores y partidos acaba cuando la irrespetuosidad y el desprecio se impone y además, de forma chabacana y ordinaria como han hecho en el PP regional y sobre todo en el local.

Ahora toca llorar por las esquinas lo que no habéis defendido con responsabilidad, y no dais ninguna pena, si bien al contrario, desapego. No dais pena y muchos, los que se creían en la lista de concejales más allá de los y las diez al paro, y los otros merecen ir al paro de la oposición, a recibir la misma medicina recetada durante veinte años por vuestra diva. Qué oportunidad de haberse ido por la puerta grande hace casi una década en lugar de políticamente salir arrastrada por las mulillas. Hacía falta una lección de humildad en todo el continente político azul, y bajo mi humilde opinión, demasiado bien habéis escapado para lo que merecéis. El resto de partidos tiene un mensaje y un compromiso claro, desbancaros, en caso contrario sería una traición para sus votantes, así de claro, y pasaría factura en unos meses.

Os recomiendo que os vayáis todos y que se regenere el partido desde dentro, y al decir todos, digo TODOS y TODAS, incluidos senadores, diputados y demás...., porque esto es un anticipo de lo que os caerá en las generales, no tengáis duda, ya sabéis…, se puede ser ciego pero no tonto y sobran en Madrid, los Ayala, Pujalte, Barreiro y demás, si queréis tener un resultado algo digno en unos meses o, seguir en vuestro universo paralelo de papel pinocho, en vuestro “País de las maravillas”, que también.

Y os lo dice un conservador de derechas pero que, no comulga con el caciquismo cortijero de este partido en Cartagena, en la Región y en España. Y a pesar de que se haya copiado o jugado en papel con la frase…, la primera fue mía y la última también. “Soy Andrés, no soy Pilar, y no eres mi alcaldesa, ni la de nadie”.

¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí? -Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar, dijo el Gato. No me importa mucho el sitio, respondió Alicia. Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes, le contestó el Gato.” Lewis Carroll.

 

A dos puyas no hay toro bravo

Decía Ernest Hemingway: “Es moral lo que hace que uno se sienta bien, inmoral lo que hace que uno se sienta mal. Juzgadas según estos criterios morales que no trato de defender, las corridas de toros son muy morales para mí”. Pues sí, los resultados de los comicios de ayer son muy morales para mí, hacen que me sienta bien.

Las banderillas negras se han hecho ver y se ha lidiado una corrida electoral que ya se echaba de menos en la región y sobre todo en el trimilenario municipio cartagenero.

Los diestros han hecho su faena, yo hubiera preferido también rejones de castigo, un par menos de concejales populares menos pero…, no vamos a entrar en humillaciones políticas y electorales. ¿O sí?

Difícil tiene que llevar los resultados de esta lidia el PP, la mitad de los votos y la mitad de los concejales perdidos, está claro que la exalcaldesa no ha medido la distancia al astado, ha intentado adornarse en la suerte de banderillas con retórica amenazante, está claro que subliminalmente ha enviado un mensaje de temor y chantaje y está claro que ha recibido nueve cornadas, los mismos concejales perdidos.

La faena del diestro de Cavite empezó hace cuatro años, y ha culminado con las dos orejas, empezó solo, sin cuadrilla, pero, ¿quién de los protagonistas del cartel ha llevado cuadrilla?, ninguno, quiero decir sin parábolas y requiebros que la esencia del cambio recae en el de Cavite, y él debe ser quién lidere la Corporación.

Los resultados pueden ser más o menos discutidos, más o menos  maquillados y más o menos justificados pero la realidad es que dos tercios, o lo que es lo mismo, dos de cada tres votantes no quiere a Pilar Barreiro y la ha rechazado de plano y de pleno, y curiosamente eran de los que la votaban. La izquierda no ha sorprendido a nadie, son modas y cambios de siglas, es el permanente fantasma que acompaña a la extrema izquierda en este país, el quiero y no puedo. Cayó el Partido Comunista y sus acólitos en resurgimiento de IU, y ahora caen en resurgimiento de Podemos, tres concejales que de bronce y morado harán su particular lidia. El PSOE no ha aportado nada en las anteriores legislaturas y tampoco en la campaña, por honradez y decencia que se mantenga al margen, de vicealcaldesa y tres concejalías como mujer, deporte y descentralización les vale como proemio, no hay más méritos. Como Cs, méritos pocos, la inercia de la frustración conservadora nacional reflejada a nivel local, poco más.

Son descontentos con el PP y sobre todo con sus protagonistas, la huida a Ciudadanos y el apuntalamiento de MC es significativo, insisto, emanado del trabajo de ajusticiamiento al que ha sometido el único conejal autóctono al poderío, a la prepotencia y a la vanidad de un engreído Partido Popular que no ha medido su ocaso. Ocaso que se materializará con la huida a Madrid de la ex alcaldesa en breves fechas y su caída de las listas al Congreso, ¿apuestas?

Ahora toca gobernar a los que ha elegido el pueblo, y éstos no son los populares, en pacto con tripartito o cuadripartito, pero en un Consistorio la pluralidad es la esencia, y si entre todos se reparten las responsabilidades de gobierno mejor y óptimo.

Ahora toca al PP respirar la esencia de la oposición, el perfume del fracaso y el aroma del error. Han elegido mal, quizás para mantener las alfombras tapadas, Valcárcel hizo de su “capa un sayo” en la región con el compromiso y la complicidad de sus vasallos y vasallas. Ahora les toca llorar lo que no han sabido defender, pero en la oposición y espero que esto sea la tónica en la Asamblea. Peor no se ha podido hacer por parte de la autocracia gobernante popular hasta ahora, así que, por muy mal que vaya, los aires frescos siempre serán mejores que los viciados.

Maestro, en capilla y vistiéndote de carmesí y otro decías por la ciudad; MI SUERTE SERÁ TU SUERTE…, no defraudéis. Tenéis cuatro años para demostrar que Cartagena no se ha equivocado y el Partido Popular para hacer acto de contrición y sanear la herida que es honda y está gangrenada. “El torero sigue siendo mítico y, cuando expresa la valentía el pueblo se enardece y los viejos entusiasmos reaparecen. Tierno Galván.

 

Los otros

Es el año 2015 y sin finalizar una crisis de identidad, de moral y económica que asume a este, nuestro sin par País, que ya ni es grande, ni es uno, son diecisiete mini países con mini gobiernos y ministrillos y ministrillas, mini presidentes, aquí muy mini…, mini en todos los sentidos y mucho menos libre, somos esclavos de nuestra propia mediocridad y de la decepción  a  la que hemos sido sometidos en las urnas, con mentiras y falsedades y una crisis, donde los menos despejados se han hecho con el mando institucional, además gracias a nosotros, el pueblo. Un país donde los más listos y preparados se separan de una red de corrupción política que embauca a todo, y esto es un hecho.  Un país donde los políticos están en el punto de mira, ganado a pulso y ha dado carnaza a que otros listos de guardia, profesores de la horda “proge” universitaria, con un  discurso demagogo y bananero al estilo de repúblicas suramericanas se alcen con querencias de poder.

Aquí, “Soy la Pili”,  entre otros y otras nominados por ellos mismos a alcanzar la gloria electoral, espera el regreso de su juventud, de su madurez política, tras veinte años comandando los sinsabores cartageneros a su imagen y semejanza, como las diosas…, que la ha envejecido, nobleza obliga, o quizás a lo Dorian Gray (no Grey)  envejece el cuadro y no ella, vista la publicidad…, o como Mana, que canta lo mismo ahora que hace 25 años, decía que, una ciudad, que como en la sombría película, se combate en la guerra cotidiana y mediocre por salir adelante, “ Soy Pilar”, al igual que Grace, - pero no es Nicole Kidman- es una mujer de fuertes creencias religiosas…, que vive en un apartado caserón, bueno…, a caballo entre Madrid y Cartagena, con su descendencia política, quienes sufren una extraña enfermedad que les impide mantener contacto con la luz, metáfora de la realidad.

Un día llegan nuevos sirvientes políticos de fuerzas contrarias y por supuesto de alcurnia limitada al consistorio, sobre todo “el amo de llaves” o como Juan Valdés, don José para mí, por supuesto.  Además, otros señores de tostada estirpe que les acompaña pero desde lejos, esperando hacerse con algún tarugo del pan electoral, Manolo el del Bombo  y nacido antes, mucho antes del 78, pero para suerte de los cartageneros no tiene nada que ver con su homólogo de Ciudad Real, ¡¡esperemos!!,  y otros y otras de los que ni en su casa conocen, junto a una joven ¡casi muda! Anna bell, como las campanas pero sin badajo, que se dedica a hacerse un “book” a costa de la prensa local o aparato de propaganda del partido en el poder, un circo electoral y todos prometiendo el “oro y el moro”, aunque sean tonterías, tomando por tontos a les electores.

Puesto que, los sirvientes ya conocían la casa, de visita y ante la necesidad de alguien que se ocupara de los quehaceres diarios, nuestra protagonista  accede  a contratarlos, por imperativo electoral, no por su gusto, ya que tuvo que deshacerse de los viejos que ya era una carga para ella.

Mientras, va enseñando a los nuevos huéspedes la mansión, nuestra Grace de turno advierte de las estrictas normas que han de seguir, especialmente de una: todas las habitaciones deben permanecer en penumbra,  con las alfombras bien estiradas, por eso no deben abrir una puerta sin haber cerrado la anterior. Otra de las normas que han de seguir rigurosamente es la de cerrar las cortinas de las habitaciones, de tal manera que no entre ni un haz de luz, podría ser vergonzosamente mortal. Aunque otros antiguos y actuales moradores abran alguna cortina para encogimiento personal, y que ¡¡¡abatimiento!!!

El día a día en la casa transcurre tranquilamente entre las tareas del hogar y el jardín, y los ¿estudios? Severamente… religiosos que imparte a sus acólitos, el que se mueva se cae de la foto. Entre tanto murmullo, la reina de la mansión se siente temerosa de que cualquier sobresalto pueda afectar a sus descendientes políticos; los cuales, advierten a la madre de que allí viven fantasmas... Sería entonces, y tras percibir extraños ruidos de sables, cuando la protagonista intente averiguar lo que ocurre en la misteriosa mansión, para su sorpresa, la propia casa está llena de fantasmas y en breve, como queremos los que “no somos Pili, ni Grace”, y vivimos en el páramo,  que se abran las ventanas, que se corran las cortinas y que entre la luz en Cartagena, que corra el aire y que la bruma política se aclare, ya que empieza a oler electoralmente a muerto. “Soy Andrés y no soy Pilar y no es mi alcaldesa”, como en la radio.

   

Puñales de papel

Decía Henry Ford: “Un mercado nunca se satura de un buen producto, pero sí lo hace muy rápidamente con uno malo". No cabe duda que el producto del PP en la región, y sobre todo en la ciudad de Cartagena se ha deteriorado de forma notable y tangible, la mediocridad de sus pensadores y la desidia institucional en el tiempo les ha pasado factura, nos ha pasado factura. Buena parte de esta culpa la tiene el grupo de amigos y el cortijo del partido hegemónico en el que se ha convertido con el paso del tiempo, tanto local como regional. Así la incombustible alcaldesa dejó de apostar por lo mejor de entonces, “entre comillas” y sin entrar en detalles, y con el apoyo de los empresarios se catapultó al estrellato municipal. Con el paso del tiempo y temiendo que le movieran el sillón, se fue deshaciendo de cualquiera que pudiera hacerle sombra, y con la degradación natural humana, se ha convertido en un equipo de feriantes que vocifera cual mercadillo sus prebendas o gangas a ‘leuro’ el kilo para los próximos cuatro años, a pesar de los tufos que les acompañan, tanto a ella como a Pedro Antonio y por extensión a sus equipos, y esto no ha hecho más que empezar.

Como en un mercado de feria, y utilizando a los medios subvencionados a su alcance promete, la nada…, el IBI controlado a los hoteles de la costa, bajar el agua unos céntimos si siguen gobernando –chantaje- a pesar del vergonzante superávit de la empresa. Despliega a toda la policía local el día de la Virgen mientras que, en otras ocasiones los ha censurado y coartado económicamente, además de un sinfín de obras que posiblemente haya compartido gastos, por esto de mantener las espaldas cubiertas con empresas afines. Lo dicho, ciegos de soberbia venden solamente quimeras.

Pero el mercadeo ha terminado. El publicista Don Draper, que no el actor de ficción, dijo en varias síntesis de mercado: “La gente quiere que le digan qué hacer con tanto ahínco que escuchan a cualquiera”, y esto en palacio PP o Barreiro se sabe y, sin cortapisas se han encargado estas cinco más una campaña de pregonarlo, sencillamente decirles a las gentes lo que quieren oír. Pero la corrupción, el desasosiego púnico, el abuso desmedido han conducido a la gente a ser más inteligentes y a no creer en patochadas, milongas y bobadas o simplemente en mentiras de mercadillo.

No hay mayor mercadeo que el acercamiento a unas elecciones, todos ofrecen la Luna y algunos hasta el Sol. Luego los que tienen experiencia en desgobierno, como en este caso el PP que vende la alarma de que los demás no saben, y ¿cuándo van a aprender?, aunque mejor que no les enseñen estos. Así que siguiendo las pautas del publicista, “Si no te gusta lo que dicen, cambia de conversación”, se impone cambiar de conversación, en este caso de partido gobernante, los demás no tienen memoria histórica sufriente y suficiente para recibir críticas. La verdad es que los “siete magníficos” que aspiran a liderar el consistorio dejan mucho que desear pero, el cambio ha de pronunciarse, simplemente por higiene democrática y para sacar la basura pues, sería la única manera de que se regeneré el partido desde dentro y en unos años vuelva a renacer una política conservadora sin amigos, hipotecas y alfombras con dudosas miserias amancebadas. “Los cambios no son ni buenos ni malos, simplemente son”, Draper. Así que citando al siempre admirado Adolfo Suarez; “El futuro no está escrito, porque sólo el pueblo puede escribirlo”, se impone una lección de sabiduría democrática; Trabajar, santa palabra, oculta para muchos políticos que no lo han hecho en su vida. Hacer, algo en beneficio del pueblo y no egocéntricamente, que ya toca y Crecer, pero con aires frescos y renovados aportándonos de lo rancio que anega los cielos cartageneros y, de más allá de La Cadena.

Las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano. La papeleta es un puñal de papel. David Lloyd

 

Banderillas negras

Del ‘Desarrollo de la lidia’, Art. 75. Cuando debido a su mansedumbre una res no pudiera ser picada en la forma prevista en los artículos anteriores, el presidente podrá disponer el cambio de tercio y la aplicación a la res de banderillas negras o de castigo. ¿Y dirán, de que va esto?, lamento por los anti taurinos y, por el rechazo más personal que consistorial a facilitar en la ciudad el desarrollo de éste, nuestro castizo por español, y a la sazón noble arte del toreo, que algunos irreverentes aspirantes a analistas políticos y articulistas usemos la tauromaquia y su enorme catarsis cultural para desarrollar metáforas, más descriptivas que literarias, pero nuestra generosa cultura se ha nutrido, se nutre y se nutrirá del delicado arte del toreo y algunos nos agarramos a él. Pero tampoco habrá muchos que me lean que se sientan afectados.

Se pueden plantear tantos símiles, metáforas y demás figuras literarias en torno a la suerte de espadas que podríamos establecer un código de comunicación permanente en nuestro quehacer diario, y así, viendo día a día el transcurso político y los vaivenes poco afortunados del partido con hegemonía en la región, el PP y el resto…, me viene a la mente un par de elementos significativos en la suerte de banderillas, además de los cuernos, de las orejas y el rabo, entre otros, las negras y ordenadas a través de un pañuelo rojo en el palco de la plaza, “las banderillas negras”.

Hacer gala torera a nuestros espadas políticos sería demasiado indulgente por mi parte, sin ánimo de ofender y a pesar de su falta de trapío, hierros a modo de divisas, azul, rojo, fucsia, naranjas, morados…, en cualquier caso sin oro o plata forman la ganadería en esta corrida electoral.

Las banderillas negras o también llamadas de castigo, representan el correctivo más humillante para el toro y para la propia ganadería de origen que se le puede aplicar, tras la faena o durante la misma. Dícese que, el animal no reúne condiciones idóneas para la lidia, sobre todo destaca su mansedumbre, falta de bravura y carece de suficientes  prestaciones para la faena, su comportamiento fuera de lugar y su compromiso con el arte de la lidia es totalmente desleal y denota falta de atención y profesionalidad de su ganadería. Así reciben banderillas de un color que solo en situaciones bochornosas se usan en los alberos. Estas banderillas suponen determinantemente un borrón en la historia de la ganadería protagonista y escenifica la dignidad del reglamento, así como de quien lo aplica.

Pues eso es lo que se barrunta el 24 de mayo para la regidora cartagenera y su partido, “Banderillas Negras”. Tras alcanzar el éxtasis en las últimas elecciones el batacazo puede ser de vergüenza torera, a pasar de sacar la mitad más uno de los anteriores, sería un estrepitoso fracaso que acarreará muchos problemas al partido de divisa azul y a sus fieles recurrentes, por otro lado merecido por prepotente y desleal con el pueblo cartagenero y con los de más arriba de La Cadena.

A puerta gayola y capote en mano, no dudo, y si lo hago no lo expreso, de la honorabilidad de los nominados, de su honestidad y honradez, pero joder, lo estáis complicando cada día más para depositar la confianza en vosotros, o más bien recuperar la perdida en el PP. La licita sombra del fantasma de la duda y la corrupción planea por la plaza.

Por un lado, los nominados a ser investigados por enriquecimiento ilícito y los indultados por el gobierno del PP son; altos cargos políticos, jueces, diplomáticos y otra serie de nobles con minúscula de esta sociedad. Los puestos de designio divino a dedo solamente han procurado enriquecimiento de unos cuantos y eso es una realidad tangible. Lo del icono de la economía española, dícese el sr. Rato, ha dejado una estela babosa como los caracoles que va a atraer muchas moscas, y esto es el principio. En ‘Sol’, Bárcenas y Gurtel, además del rosario de imputados.  Más a la ‘Sombra’ la financiación ilícita del Partido sentenciada y la gestión en ‘negro’ de la sede de Madrid.

Y como es natural, todo esto ha hecho un flaco favor al PP en Cartagena y Murcia. Además, Las idas y venidas del diputado Pujalte a saludar a sus amigos al Tribunal Supremo a escasa horas de la comparecía de la alcaldesa de Cartagena, que no cartagenera ante el Juez, mientras el nombre del Virrey de los “populares murcianos” pulula por los entresijos del caso Novo Carthago, deja motivos para la interpretación y la sospecha, ¿o no?. Además, es el mismo individuo que hoy aparece en primera plana junto al embajador Trillo por cobros de una constructora especializada en obra pública siendo diputados, donde han admitido que cobraron aunque han recalcado, eso sí, que cumplieron con todos los requisitos legales y sus obligaciones fiscales. Esto deja mucho que desear por peregrino y amoral, nada ético.

En los ‘Medios’, y con la suerte de picar cerca de cuadrillas, la desfachatez del ex presidente de la Comunicad al repudiar sin cortapisas al actual presidente Garre, al que puso por imperativo por la cantidad de imputados que habían nominados para su relevo, es cuanto menos cuestionable para el respetable. Además de las listas de escuderos para la Asamblea establecida por el delfín Pedro Antonio Sánchez, que deja el listón más bajo todavía y además con un ornamento demagogo y de mercadeo de palabras digno de un mercadillo de pueblo. Promesas a cinco leuros.

No negarán en Santa Florentina que los proyectos estrellas como el multimillonario Auditorio, y su gestión… Puerta Nueva, y su gestión…. El Pabellón de deportes, sin gestión por descalabro e incompetencia, pero todo se andará…, la ZAL. Cambiando de suerte. El traslado de la Estación nada consensuado ni argumentado, la declinación del coso multiusos por rabietas insustanciales. Más allá, la caída del Parque de la Justicia en Mandarache. La gestión deficiente y el abandono en pueblos, barrios y pedanías son manifiestos. Si sumamos la imputación del vice alcalde Guillen, parte importante del affaire Novo Carthago y las reuniones con taquígrafos y abogados con la regidora, sobreseído temporalmente. A esto, sumando la negra política murciana en cuestiones como el Aeropuerto, la vergüenza que ha supuesto y supone el perpetuo engaño ante la llegada del AVE, la carencia de pujanza con el corredor del Mediterráneo, la necia gestión de las desaladoras, más la demagoga actuación de Rajoy en la ciudad del pimentón en peregrino baño de multitudes partidistas, como el pasodoble del inicio de la lidia con la Ministra, ambos con guión y asiento numerado, además de los engaños de Paramount, Cntempolis y otros, pues jodidos y con fundamento que diría Arguiñano. Se lo han puesto crudo para renovar con un buen éxito, ¿Que sería un éxito para ellos?

Y enfrente, la tibieza y la incompetencia de la oposición, excepto MC. Lo que fue un grano en el culo político cartagenero se ha convertido gracias a la incompetencia del Comité electoral del Partido Popular en su mayor fracaso. José López tiene todas las papeletas para granjearse el cetro de “Maestro”, no voy a entrar en virtudes y defectos que desconozco, pero fiel a sus principios ha ido desmontado y plantando cara en solitario a cada uno  de los muchos sinsabores políticos de nuestra alcaldesa y de su equipo de gobierno o lo que haya sido, y de los proyectos tenebrosos y oscuros en los que se ha sumido. Posiblemente tenga un buen éxito en las urnas, así se lo deseo, además, visto el compadreo de los partidos de la hegemonía, no estaría de más volver  a reclamar para la Trimilenaria los avances y proyectos ajenos a las políticas bipartidistas que han anegado de lodo estos años a esta Comunidad, olvidando antiguos fracasos cantonales.

 

Puede ser que la ganadería de divisa azul y sus protagonistas reciban; al quiebro, o al recorte, quizás también al relance o al sesgo, a pie firme o a topa carnero, pero de cualquier forma ‘Banderillas negras’, en una faena electoral donde actuarán como moruchos de capea pueblerina. Así, hasta que la dictadura anacrónica y autocrática del amiguismo y el colegueo se acaben en los partidos principales.

   

Pág. 35 de 48

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 


 


Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information