Sábado, Octubre 20, 2018
   
Texto

El Rincón del Burladero

¿Orgullo?, el de Cartagena no pasa por ser gay

“Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas”, Oscar Wilde. ¿Porque no disfrutan en silencio su condición sexual como el resto de los mortales?, ¿a quién le importa su circunstancia y el orgullo de tenerla? Otra vez y un año más aparecen los ilustrados de la bobería de este siglo de oro de la ignorancia tácita que nos encumbra a los cartageneros y además, ratifican un orgullo cartagenero instalado en la homosexualidad, será en la de ellos y la de ellas ya que todavía no sé a quien representan, pero citando a Bernard Le Bovier “El orgullo es el complemento de la ignorancia” y ¡cuanto de ignorancia hay en una y otra acera! No sé, no sabemos… desde cuando Cartagena, tres veces milenaria ha enarbolado la bandera de la homosexualidad o del mentecato orgullo inventado.

Leer más: ¿Orgullo?, el de Cartagena no pasa por ser gay

 

Vergüenza, dignidad o estrategas de la moral

Decía Concepción Arenal, sí, esa que da nombre a un colegio, que “la dignidad es el respeto que una persona tiene de sí misma y quien la tiene no puede hacer nada que lo vuelva despreciable a sus propios ojos”. Curiosa, y temo que demasiado profunda reflexión, no para los lectores, sí para los implicados.

Cuando se acercan estas fechas estivales y las asonadas banales inundan las páginas de la prensa local y regional, uno siente vergüenza ajena, un anónimo con nombre como yo, un pagador de impuestos y dador de sueldos a mediocres personajes populares y populachos que anidan en la política de pueblo, como yo. Por ende, un colaborador del mantenimiento de parásitos derivados del amiguismo que nuestros ayuntamientos mantienen y sobre todo el departamental, o más claro, el cartagenero, pues me permite predicar en el desierto, gritar en el papel los improperios de esta socio-política masa de lacayos/as del cinismo, esclavos de su sierva y cuando se acerca esta etapa del calendario ¡Marianooo!, vaya atajo…, me acongoja…, pero no me sorprende la desfachatez de algunos y algunas.

Leer más: Vergüenza, dignidad o estrategas de la moral

 

La decadencia de lo decadente o simplemente detalles

¿Se puede caer más en la mediocre decadencia?, a todo hay quien gane y me temo que no se ha tocado fondo todavía aunque parece que solo son detalles sociales accesorios. La situación en España no es muy bonancible y tiende a tintarse un poco más oscura todavía, como las calles de Cartagena gracias a la gestión municipal, el todo vale no es una tipología como la informática aceptable aunque se hayan instaurado a la vez en nuestra sociedad, la mediocridad política y lo decadente se pusieron de moda en la piel de toro hace una década y ahora lo estamos pagando, y esta región es un referente, lo de la ciudad departamental de “Oscar” al declive.

Leer más: La decadencia de lo decadente o simplemente detalles

   

Las lágrimas del cielo

Han pasado casi doce meses desde la triste y llorosa jornada del Domingo de Resurrección de 2011, este artículo, quizás sea el más longevo de los que hoy componen la publicación de referencia, “Al tercer día Resucitó”, está escrito desde un presente que hoy es pasado, y con vistas a su publicación que era futuro y que hoy es presente, basándose en el terrible presente que hoy es pasado y futuro.

Leer más: Las lágrimas del cielo

 

La oscura gestión municipal, el lado oscuro de la tétrica luna de invierno y de primavera, y de verano...

Algo anónimo nos ha llegado en forma de pensamiento filosófico…, “La luz siempre te lleva a la oscuridad, la noche representa el lado negativo de lo positivo de la vida, porque la vida es como el amanecer”. Pues sí, nuestro consistorio, con una alcaldesa liderando durante dos décadas un elenco de adalides de la simpleza y la licencia, nos hace ahora resentirnos de la llegada de la noche, parece algo onírico. Sin embargo es la tristeza de la mediocridad y la mala gestión lo que sustentan esta acción de ahorro energético y otras, la oscuridad de una gestión materializada en las calles de la 'Trimilenaria', ejemplo directamente proporcional a la incapacidad demostrada en años de bonanza o 'vacas burras', que nunca la hubo más que aumentar el gasto a debito, y ahora con la soga al cuello sólo el beneficio licencioso para algunos coadjutores, como decía Voltaire “La mediocridad no se imita”, y digo yo, es innata y abunda.

Leer más: La oscura gestión municipal, el lado oscuro de la tétrica luna de invierno y de primavera, y de verano...

   

Pág. 38 de 40

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information