Viernes, Enero 19, 2018
   
Texto

El Rincón del Burladero

El cuento de la lechera

Basándome en tan noble e infantil fábula, con una moraleja presente y nada infantil, esta fábula enseña a los niños que quien mucho quiere puede quedarse sin nada y eso les pasa también a los tontos mayores, incrédulos y petulantes, pero éstos, más mundanos, hipócritas y ciegos, ignoran el fabuloso refranero de cuentos por conservador y retrogrado. Lo que impera hoy son las historias de manga, juego de tronos y demás fascinantes frustraciones hechas ideología, eso sí, de la más pura fantasía.

 

Algo así ha sido el traspiés de Podemos y demás seres inertes de la política española en este último año, mucho acaramelaban y poco azucaraban, lo cierto es que alguien con altas miras y sentido de Estado con mayúsculas, alejándose del negativo egoísmo y de la vanidad más profunda en la que se había ahorcado el PSOE con Pedro Sánchez, ha facilitado la salida del callejón oscuro político, de la encrucijada malversada por intereses sombríos del 15 M y de las rufianadas políticas de los separatistas catalanes, un tambalillo de feriante destrozado, una farsa descubierta y un teatro de lo absurdo reventado, así  y ahora, los ya partidarios de cuartelillo pendenciero radical, empiezan a pasear por el Congreso su particular frustración tras la fábula del cántaro roto, aunque estos con las espaldas económicamente cubiertas a costa de los protagonistas de 15 M.

 

La Puerta de los Leones, por fin, se abrirá para dar paso a una nueva legislatura que creo, y no temo, no será tan corta como los mecenas de la chabacanería imaginan, una legislatura que si bien, se alejará de los imperativos dictatoriales de nuestra democracia, que los hay y los facilita la mayoría absoluta, ésta, aquí y ahora, se presenta como una gran oportunidad de mejora, análisis de los posibles riesgos y el aprendizaje, sobre todo la pedagogía y el dialogo. Ahora toca, por un lado, pilotar una nave con la cadencia de los valores y las formas más patriotas, y por otro lado soportar a los voceros que quieren salirse de la foto por protagonismo pueril, haciendo apología de su frustración por perdedores, podemitas y separatistas decadentes, entre otros. Envolverse en la fracasada tricolor para enjugar los falsos idearios en un arruinado juicio partidario de valores, no es más que un síntoma de la decadencia, la vieja y la nueva, la decadencia en la izquierda radical, en los comunistas de acervo, no tiene pasado ni futuro, simplemente nació como interesada y caduca la filosofía,  y de estos lodos, el país que no se ha arruinado producto del comunismo, se ha convertido en autocracias dictatoriales y severas, y en algún caso en mafias legislativas, bananeras y frívolas, y esto son hechos, no opiniones.

 

La nueva legislatura promete irreverencias, malos modos, trapicheos emocionales y, en definitiva, un manoseo de la frustración, mientras se conjugan las deslealtades y los juicios paralelos en las entretelas de los insolentes, de los perdedores. yo no creo que el socialista de conciencia se desmarque del PSOE, al contrario, ya que son el futuro y la necesaria alternancia.  El sorpaso del CIS, de los analistas de pedigrí, es una milonga en papel cuche, pasó aquí, y ahora en EEUU y la Trumpada del análisis político, que puede valer para que alguno se haga un disfraz de filólogo en papel pinocho ignorando lo evidente. Existe el efecto dominó que supone el anhelado mensaje de velar por la protección en primera persona y alejarse de los falsos fuegos de artificio que supone el discurso trivial de la solidaridad, manipulada y reinventada a cuenta de demagogos intereses, pero nada más, eso llegará, los ciclos varían con la frecuencia y temo que algunos han sintonizado tarde. Ahora miramos a EEUU acojonados, Italia tuvo a su Berlusconi, Francia a Sarkozy, incluso aquí a Zapatero, dos legislaturas de cubito supino jodiéndonos a todos. Tenemos en la piel de toro alcaldes y alcaldesas que merecerían un cetro de esparto, la Carmena y la Colau pueden ser referencias directas de la mediocridad política más profunda española en ciudades destacadas, y eso sin mencionar los paletos más locales, y no pasa nada.

 

Si ya en el Congreso Español crecía la nariz, ahora va a ser difícil manejarse entre tanta señoría de pancarta y camiseta. Eso sí, con irreverentes sueldazos y privilegios a los que no renuncian. Mensaje y moraleja; por mucha coleta, por mucha camiseta arrugada y sucia, y por mucha verborrea de mercadillo complutense, lamentablemente son iguales de piratas que los que atacan, son parte de esa casta corrupta que denunciaban, y a los hechos me he remitido, me remito y me remitiré, pues han dado, dan y seguirán dando envidiosos argumentos de trasnochados aspirantes a burgueses disfrazados de progres de plazoleta que viven de sus propias mentiras. “Cuando las ideas no te dejan ver la realidad, no son ideas, son mentiras”.

 

Reflexiones

Decía Antonio Machado sobre la realidad; “huid de escenarios, púlpitos, plataformas y pedestales. Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura”. A muchos lectores no tengo el gusto ni el honor de conocerlos, vaya mi agradecimiento por delante, a otros sí, no tengo duda que las opiniones también tienen alma y espíritu, pero son diversas y tangenciales, legales y hasta terapéuticas, la diversidad de las mismas las hace meritorias y dan sentido al esfuerzo de escribir semanalmente, gracias por ello.

 

Que nadie tenga duda de mi nula intención de ofender a nadie en mis misivas y menos a los representantes políticos, que con más o menos fortuna y con más o menos acierto ocupan puestos de gestión política, como puede ser nuestro señor alcalde, no mi héroe y no mi querido alcalde, sino un alcalde producto de un cambalache de fortuna con los socialistas. Un alcalde en funciones dos años, o no, y un alcalde que presenta al 18% del municipio y a pulso, se ha ganado no ser el de todos. Quizás no era un objetivo.

 

El hecho es que yo vote, como muchos la opción de MC por animadversión a Barreiro y su horda, al caciquismo de dos décadas y al amiguismo imperante en nuestro ayuntamiento, algo que bajo mi humilde opinión no se ha erradicado, solo ha cambiado de color.

 

Por supuesto que, criticas incluidas, yo no estoy a la altura de tan noble empresa como es la de regir a esta muy noble ciudad, y lamento mucho que la decadencia manifiesta en nuestra política permita que todo el mundo se sienta capacitado para ello. Yo, como un padre para una hija, solo quiero lo mejor para regir la ciudad, y posiblemente nunca estarán a la altura de nuestras aspiraciones los novios de fortuna. Puedo dar una veintena de nobles personas de esta ciudad que no tengo dudas que harían una labor de 'estado' local encomiable, pero al final es cuestión de listas y personajes de partido que nos limitan la elección y de cambalaches de sillas y votos donde cualquiera puede ocupar un puesto de referencia institucional.

 

No sé cómo se puede tomar el cartagenerismo partidario y partidista como bandera. No sé cómo uno es más cartagenero que otro, no sé hasta qué punto se pueden dar lecciones de cartagenerismo desde el populismo más chabacano, pero desde luego, las salidas de tono, hoy en pleno siglo XXI y la imitación del antiguo Cantón, o la idealización de una bandera, “la numero cuatro del código internacional”, nada importante y sin más abolengo ni heráldica,  a mí no me representa y, no creo que sea la formula a aplicar, máxime, cuando el resto de la comarca no se siente tan cartagenera como nosotros, y eso es una asignatura pendiente de pedagogía, sentido y elocuencia. Y lo veo difícil con los ponentes.

 

El que humildemente firma, en 17 años ha publicado sobre la necesidad imperiosa de la biprovincialidad de la Región, pero con la cabeza y no con el corazón, con argumentos y desarrollos claros, no con absurdas amenazas y bravuconadas de bar.

 

A mí, como a los cartageneros de pedigrí, protagonistas indiscutibles de una obra de teatro de Becket (no Bécquer), me duele pasar el puerto de la Cadena igual o más. Me duele el desprecio capitalino de los moradores de San Esteban de turno criados en ásperas y toscas premisas como en un cortijo medieval y me hubiera dolido ver perder al Efesé en la Condómina igual o más que al más patriota, pero mi opinión es la contraria a los exabruptos para conseguir este anhelado y apreciado fin, no me gustan en el Congreso con rufianes y Rufianes de mercadillo de playa o perroflautas espinados y con Espinar de puño en alto evangelizando lo mediocre de su hipocresía, y no me gustan en los Plenos, donde echo en falta la elegancia y la clase de la que aprender, no creo que eso sea igualdad, sino falta de educación, prepotencia y sobre todo falta de valores.

 

Perdón si discrepo de las excusas de este gobierno local, pero que la ciudad estaba empeñada no era nada sorpresivo, si se acepta un reto, se realiza con las consecuencias y no con excusas mediocres y permanentes de “soldado de reemplazo” a muchos meses vista. Puedo estar equivocado, que lo estaré, pero veo una ciudad y una comarca más sucia, a oscuras, inerme, abandonada y desprotegida. Si el erario se ha multiplicado ha sido por deudas pendientes de cobrar y el recorte, y personalmente no veo ningún avance, ni en las juntas, ni en la territoriedad, ni en educación, ni en nada, solo negar la mayor.  Huelga decir que la mediocridad del anterior partido en el poder era manifiesta, pero yo, humildemente, no veo la distancia con la actual, y ya me gustaría.

 

Cualquiera puede escribir alguna columna con más o menos acierto y en paralelo, intentar poner en nuestras intervenciones y con nuestro trabajo diario, 'allende mar' la grandeza de la ciudad e incluso de la región, y yo, anodino y hasta trivial, con eso me conformo. No cabe duda que soy un cartagenero mediocre que solo aspira a tener una corporación municipal de altura y con clase a años luz mía, personas que me hagan sentirme orgulloso y personas a la que respete por sus acciones y trabajo, nada más. Ese es mi interés y a la vez mi frustración.  Lamentablemente creo que no soy el único que ha avalado este proyecto y se siente defraudado, quizás, solo quizás, esta debería ser la lectura, humildad y menos populismo de fotografía y pandereta, ya que, lamentablemente, de palmeros que no aportan más que vítores e hipócritas afectos estamos servidos.  Y hasta la fecha y no lo entiendo, para ocupar cargos políticos de relevancia no se pasa por un análisis psicológico y creo que hoy sí que va haciendo falta. Alguien dijo; “Aprende a obsequiar con tu ausencia a quien no valora tu presencia…”.

 

Desconexión

Esquivo vocablo de ascensión femenina, aunque no lo parezca, y puesto de moda por los iluminados separatistas catalanes en su ansia efímera y onerosa de abandonar España, pero con su manutención asegurada, sinvergüenzas con barretina, término que establece primero el 'switch off', o 'la interrupción del funcionamiento de un aparato mecánico o eléctrico'. Y el que entiendo nos ocupa, que es; 'falta de relación o unión entre varias personas o cosas'.

 

Lo que no logramos desconexionar son a los tontos contractuales, ya que, si dejaran de ser tontos se penalizarían por incumplimiento de contrato, nacen con él y el médico se lo entrega a sus padres con el fin de obtener una paguica por tontico, y ahora se establecen en la política, da igual que el electroencefalograma sea plano, además, se multiplican como las cucarachas a pesar de la crisis de valores aireada, están por todos sitios, ayuntamientos, consejerías, asambleas, congresos, una plaga.

 

'Asinque', en esta tierra sin madre, a la búsqueda de alguna comunidad que nos acoja –qué lastima de cuerpo que diría el Sémola-, ahora comienza la desconexión de MC y PSOE en Cartagena, ¡como si alguna vez hubieran estado conexionados! Todos sabemos que la soberbia popular de MC sostenida en las absurdas ocurrencias, impedirá que PSOE gobierne y, dicho sea de paso y dado el caso, no sé qué es peor, un populista haciendo de protagonista de revista de barrio unos años más por el consistorio, vendiendo humo, mucho humo y muchas ocurrencias maquilladas, jugando a chatarrero de fortuna con su coro de palmeros, jodiendo todo lo que toca para situar a sus coleguillas, ¡hemeroteca! pero muy alejados de la realidad, a pesar de querer menos teatro de  corrala y más sabiduría, o, una zagala a lo Sánchez (sociata o papero da igual) de notoria comarca pero sin notoriedad alguna, que no sabe cómo hacerse notar y denota atención, sin ser reciproco el cariño político por sus colegas de partido y demás ciudadanía, una lideresa, como la mayonesa, que se va a ir con Sánchez a cazar gambusinos en el campo por alcanzar los eprores resultados electorales. La ciudad se le ha negado, el PSOE se le ha negado, su compañero político de conveniencia se le ha negado, los ciudadanos se le han negado, en fin, una desconexión total, sin cable ni interruptor basada en un 'fracaso electoral profundo', no olvidemos que son dos partidos perdedores, con el segundo y tercer puesto.

 

Más desconexión. El PP sigue con su cortocircuitito, totalmente desconexionado en CT y en la Región, sus huestes solo quieren un bocadillo para alimentarse, y ahora en Madrid, pretenden engancharse a la corriente del vecino mal avenido, eso sí, ahora con el consentimiento de las eléctricas. El otro Sánchez, el de Puerto Lumbreras, esperando en suerte de varas, por las redondas esquinas de la oscura madrugada que lo catapulten al ostracismo gélido del invierno, y yo aplaudiré y aplaudiré. La senadora cartaginesa de Lugo, viendo pasar fantasmas a modo de desconexión, mirándose en el muy enorme espejo metafórico de la Barberá y poniendo sus barbas a remojar, y no es una metáfora.

 

Lo más destacado es la desconexión de Podemos y demás frutas salvajes, ecológicas claro, de escaso recorrido, su fecha de caducidad ha llegado. La propia intransigencia de la izquierda radical, su propia frustración envenenada por el fracaso, sus máscaras envejecidas por filosofías revenidas, a pesar de su presuntuosa, vanidosa y prepotente por violenta juventud emanada de los caprichos más bochornosos, los han vuelto a su génesis fantasma, el nacimiento de otra farsa republicana con mediocre ADN político. Protagonistas al uso que me recuerdan al actor secundario Bob de la mítica serie social 'Los Simpson', Iglesias y su séquito son como un actor secundario, que define sus actos en su propia frustración buscando un inexistente protagonismo, su fracaso basado en su profunda vanidad y egolatría, que de hacer esporádica gracia termina dando fracasada pena. España no es radical, a los españoles, tolerantes, pacientes y generosos con la inmundicia política nos gustan los centros serenos, por eso, a Dios gracias, ¡y a mí me ha sorprendido!, ha habido una gran conexión en el PSOE, ¡a las bravas!, pero necesaria, donde se ha extirpado un tumor maligno político y se ha dado un brujo ungüento asturiano, y ¡sorpresa!, Javier Fernández, un desconocido para mí y creo que para el vulgo en general, ha dado una lección de Estado, de altas miras y alta gestión política a todos los españoles, sin aspavientos, sin bravuconadas y sin gritos, sin canticas ni tonterías, sin protagonismos y sin sandeces, con elegancia y estilo, con sensatez y tenacidad, un referente de la esencia filosofía moderada socialdemócrata del PSOE. Decía Neal Shusterman –factiblemente de Fernández- en su obra 'Desconexión'; “Tú eres un tío tan cuerdo que me da miedo. Estás tan cuerdo que parece una locura”.

 

Termino con una reflexión propia, no soy socialista, mi pasado radical quedó en la adolescencia, como el de todos los normales. Si este Señor con mayúsculas, encabeza las listas del PSOE, no tendré inconveniente en darle mi apoyo, sobre todo mientras estén las actuales hordas del PP en la cola del bocadillo.

 

Ahora toca sacar los pactos de Estado adelante, rellenar la menoscabada hucha de pensiones, esquilmada vergonzosamente por la incompetencia y la inseguridad. Volver a la Educación de calidad, como la de los 60, ¡joda a quien joda!, no al todo vale y al sustrato de las estadísticas pretendiendo ignorar la cultura del esfuerzo y del trabajo a favor de la pereza y la chabacanería estudiantil entre revalida y selectividad.  Remozar la menoscabada sanidad y su gestión chabacana, sobre todo en el trágico copago pensionista. Acotar las financiaciones de las 17 taifas semi federadas y sus vasallos. Sobre todo, regular los aforamientos, los sueldos y las pensiones de sus señorías, que basta ya de malversar legalmente y en nuestras narices. España y sobre todo los españoles necesitamos imperativamente la conexión de la honestidad y la lógica.

 

   

Cobardía o la educación del odio

“Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde”. Sir Francis Bacon. Esta cita del filósofo inglés viene al pelo para describir a la horda de estúpidos y cobardes radicales navarros que atacaron a los dos jóvenes guardia civiles y a sus parejas, no se puede esperar más de esta calaña de parásitos de la sociedad pro etarras, educados en el absentismo moral para odiar. Son personas sin juicio ni raciocinio para quienes el pensar, es un duro esfuerzo, lo que facilitan que se les manipule en beneficio del interés de turno, ora una 'manifa' por el porro y la libertad sexual. Ora por la excarcelación de asesinos escudados en el criminal terrorismo político. Ora por echar a la Guardia Civil del pueblo. Ora por okupar la plaza del pueblo y aledaños en violenta bacanal…

Eso sí, hay que entender que son idiotas; nada inteligentes y molestan.  No tienen la capacidad de discernir el significado del respeto, de la dignidad y de la decencia, son analfabetos integrales, desperdicios sociales que vagan por este mundo sin rumbo y sin aspiraciones propias, además se convierten en fanáticos porque la ardua tarea de establecer un amago de pensamiento les cuesta a rabiar y no lo consiguen, y consecuentemente, haciendo de la ecuación de Bacon la resultante, es que son cobardes y mezquinos.

Cobardes porque en solitario no tienen cojones para enfrentarse a nadie y menos a un Guardia Civil o Policía. Se escudan en la horda, en la muchedumbre, en el conjunto como animales, como una piara.

Son cobardes porque les pegan a las mujeres amparándose en la marabunta, esto ya es de mezquindad y basura humana incuestionable, un animal salvaje tiene más dignidad, de la misma que habla el pensador de las bambalinas, el fracasado Carpanta de la filosofía vulgar y ordinaria, Guillermo Toledo, y otros anacoretas de la idiotez ideológica, no merece ni las mayúsculas en su nombre y apellido, pero de éstos hay muchos. Fulleros y tramposos que se han creído el ombligo del mundo y vagan por los escenarios sin gracia ni talento, culpando a los demás de sus estrepitosos fracasos y sus florecientes frustraciones.

Son cobardes porque se amparan en los populismos para sobrevivir, ya que con ellos se culmina el ciclo parasitario, los populistas viven de los idiotas y éstos, que no son pocos, de los populismos chabacanos, la consigna es vivir del cuento sin hacer ni merecer nada.

Son cobardes porque tienen miedo. Miedo a la responsabilidad. Miedo al respeto, al compromiso, al esfuerzo. Tienen miedo a la vida.

Son cobardes y a la vez crueles porque, como decía Montesquieu, la cobardía es la madre de la crueldad y el binomio va unido pues el dolor ajeno los retroalimenta.

Pero no queda todo en revulsivos radicalismos y fobias policiales.  Hay personajes o animales que desean la muerte a niños por ser toreros…, otros, se alivian las entrañas podridas, con la muerte de éstos, ¿animalistas o animales? ¿Cómo se pueden mirar al espejo y como pueden educar a sus camadas? ¿Odio desmedido o simplemente mentecatos y majaderos frustrados?

¿Dónde y cuándo perdió esta España de pandereta el norte? El Pueblo Vasco y Navarro siempre ha sido noble y honrado, de los que más en esta nación, y estas catervas de pancarta descreída los mancilla y los somete dictatorialmente negándole la paz, la tranquilidad y el sosiego con cada acto pandillero donde, los pro-etarras de plazoleta hacen de dictadores de la moral. Más aún, Cataluña sobrevivió gracias a la migración del resto de provincias españolas, de hecho, el 98% de su población hoy es producto de la migración nacional industrial, mano de obra explotada que salvó a esta región española, y ahora tenemos entre otros y gracias a los perdedores, cosas de nuestra democracia, en Barcelona, a una alcaldesa sin clase y sin género y sin número, una okupa en el Consistorio barcelonés. En Madrid, una alcaldesa de Sanedrín vagabundeando su menoscabado espíritu por los pasillos. La extrema izquierda, linchándose entre ellos y aniquilándose, mordiéndose por su propia frustración y fracaso. En el PSOE cada vez más tontos con sombrero de picador.

Consecuentemente, los populistas chabacanos y ordinarios ocupando escaños y dirigiendo ayuntamientos.  El PP es un nido de víboras corruptas. ¿Que nos queda? ¿Qué duro es educar hoy con respeto y elegancia? Pero, mañana vuelve a salir el Sol y la esperanza es una moneda incorruptible, es un alma blanca sin contaminación y un espíritu inviolable.

A pesar de todo y aunque quiera…, no puedo odiar. “El odio es un sentimiento que sólo puede existir en ausencia de toda inteligencia”. Tennessee Williams.

 

Santa Teresa, cien años dando refugio a la desdicha

Esta semana ha sido plena de emociones. Los Ángeles Custodios arroparon a Cartagena en su particular celebración. El cambio de look pistacho de la Comisaria fue más profundo de lo que se preveía, fue a raíz de la llegada del Comisario José María García cuando se notó un claro acercamiento de la Policía a la ciudad y a sus habitantes, siendo hoy una extensión más de ella y además, dando una confianza y familiaridad hasta entonces negada, más tarde fue Alfonso Navarro el que dio continuidad a la franqueza del contingente en la ciudad, malogrado por la mala suerte que la vida ofrece a veces, incluido a los más honestos, y fue luego, y en la actualidad, la marcialidad de Ignacio del Olmo, salpicada de pura ironía y sazonado de tremenda profesionalidad basada en profundos conocimientos, la que ha mantenido y afianza esa sensación de seguridad, esa cercanía y al cabo, esa confianza en la Policía Nacional, años atrás negada por un sentimiento de temor más que de proximidad y confianza, y era así. Hoy el temor se ha convertido en respeto y admiración, hoy la distancia con la que se veía se ha convertido en familiaridad y confianza, en seguridad, al fin y al cabo, y desde luego, para ello ha sido vital la profesionalidad, la preparación y la calidad humana de sus integrantes.  No quiero decir, en absoluto que la Policía de hoy sea mejor que la de hace décadas, lo que si es cierto es que, han sido de los pocos que han sabido evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades civiles desde un punto de vista más humano y cándido, tarea difícil para el arduo y frio trabajo que realizan.

Luego ha sido la Fiesta Nacional y la Benemérita, al igual que sus aliados en la lucha contra la delincuencia, el arrojo, la profesionalidad y el espíritu de sacrificio son su divisa, que nos hacen sentirnos orgullosos, con ellos de referencia, de ser Español, con ellos, con su clase, con su elegancia y respeto, con su verdadero Sacrifico por España, nos sentimos arropados y no echamos de menos a ningún ente político que reniega de su condición, y nosotros renegamos de esta escoria populista, hoy radicales, tardo separatistas vulgares y mercaderes de la farsa, payasos del razonamiento social que con sus falsos protagonismos ausentes no pueden empañar a una Nación tan magna como España..

Por mis venas corre la sangre inteligente y creadora de un español como Lorca, Conde, Unamuno o Machado. Mi corazón se arropa entre la filosofía de Ortega y la determinación de Peral, mis neuronas se comunican sinápticamente como Fleming o Cajal, y así, con humildad y reconocimiento a los que han hecho de España, pese a quien pese una Nación Grande y Libre, y a nosotros inyectado el orgullo de ser Español. Y así, con orgullo llego a otra institución cartagenera y símbolo de sacarifico y solidaridad, la cual culmina esta sacrosanta semana de sentimientos y da a Cartagena un poco más de grandeza.   

“Si en medio de las adversidades persevera el corazón con serenidad, con gozo y con paz, esto es amor”. (Santa Teresa). Anclados en esta sentencia de la Santa piadosa recordamos un año más, y ya son cien, a los desdichados de este municipio, a los “sintecho” en pleno siglo XXI, cuando la miseria se extiende por la ciudad y el perfil del indigente cambia, cunado convergen la miseria y un nuevo tipo de desahuciadas morales, estos que, producto directo de la crisis actual y de la incompetente gestión política se establecen en lóbregas carencias y desvergüenzas.

La Hospitalidad Santa Teresa. Un día de reconocimiento popular y 365 de aptitudes solidarías de un grupo de gentes anónimas que nos dan lecciones y con los que no podemos compararnos, un día de hipocresía en la que podemos mantener sanas nuestras conciencias, pero nunca nuestras almas.

Cada 15 de octubre se celebra la onomástica de Santa Teresa de Jesús y en Cartagena, se encuentra ubicada la institución benéfica por excelencia en la ciudad, una gran desconocida para el orgulloso ciudadano, necesaria para el desdichado necesitado, último refugio de su dignidad humana, reconforte, aunque etéreo, de los castigos de la vida, pero gracias a Dios, a Santa Teresa y a unas personas dedicadas de forma altruista a tan noble labor, hay quien en el siglo XXI, donde las grandes organizaciones e instituciones potencia su protagonismo superficial, en Cartagena, existe un grupo de personas que se dedican en cuerpo y alma a paliar esas desgracias en nuestra ciudad y comarca, quizás donde primero tenemos que ahondar y donde por hipocresías nos cuesta hacerlo.

Mirando hacia atrás, que nunca es malo recordar nuestra no tan lejana historia; con el declive de 1910 de la minería por la caída de los precios y el agotamiento de los filones en la comarca, y más tarde, en 1914 por el estallido de la Primera Guerra Europea, se entra en una fase de paro y hambre que produce una situación social explosiva tanto en la ciudad como en la comarca cartagenera. Con más de 20.000 parados en la zona comienza a producirse un éxodo masivo. Las enfermedades endémicas se hicieron con la población, la tuberculosis, la silicosis en la mina y, posteriormente, la gripe de 1918, más el tifus del año siguiente junto con la inundación de la Ciudad Departamental prodigaron épocas dantescas, fue cuando se creó un centro benéfico para asistir al necesitado.

La Hospitalidad Santa Teresa viene prestando sus servicios desde 1.916, 100 años de esperanza se cumplen acogiendo a los desgraciados que moran en estas latitudes, ya de fortuna, ya habituales, ofreciéndoles un lugar acogedor donde puedan verse satisfechas sus necesidades básicas y de derecho, como el sueño, su alimentación…, un golpe de higiene…, un fugaz y etéreo descanso…, un necesario retazo de paz....

La Hospitalidad ofrece cobijo también en situaciones excepcionales, no lo olvidemos, los conflictos de género también sucumben a su protección o la siempre recurrida y necesitada unidad familiar en situaciones complicadas y, además, las nunca deseables catástrofes naturales. Así mantienen con ardua labor sus ambiciosos y complicados proyectos de trabajo; Centro, intervención con inmigrantes y acogida a transeúntes, cubriendo sus necesidades elementales, además de la formación e información para la inserción socio-laboral de los solicitantes.  Es un determinante indicador de la inmigración desordenada y del desarraigo, de una realidad que se dibuja como desdicha en la ciudad.

Si quiero detenerme en reconocimientos y lisonjas con esta humilde misiva, a este grupo de personas que premian a sus colaboradores y mecenas en fecha señalada y se alejan de los premios y los protagonismos, y si alguien merece un premio sin duda alguna es la Junta Directiva de la Hospitalidad acaudillada por Vicente Villar, un posible Cartagenero del año por méritos propios, además de los voluntarios y todos aquellos que tienen en sus oraciones y sus pensamientos a la Hospitalidad. Enhorabuena y cien años de gratitud por hacer más digna a esta ciudad con vuestro esfuerzo.

¡Ay que larga es esta vida! ¡Qué duros estos destierros! ¡Esta cárcel, estos hierros, en que el alma está metida! Sólo esperar la salida me causa dolor tan fiero, que me muero porque no muero. (Santa Teresa), Vivimos sin vivir en nosotros mismos. Puedes colaborar.
www.hospitalidadsantateresa.com
Telf. 968510027

   

Pág. 9 de 34

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information