Miércoles, Abril 25, 2018
   
Texto

El Rincón del Burladero

Mear a sotavento o la parábola del marinero

Dicen los sabios del mar que mear a sotavento te evita mojarte, algunos en este país, sobre todo, los relacionados con la política, parecen perderse en los puntos cardinales marinos, y se mojan al mear, y lo jodido, es que pringan a todos. No es la primera vez que argumento la incompetencia de nuestros gobernantes o gestores, y temo que no será la última. Presidente, más presidentes de taifas, alcalde, vicealcaldesa, más concejales con entrecejo y entreceja, por lo del género, vamos, que buscar un lince entre populistas y anacoretas de la política con currículo en estos ambientes es tarea harto difícil, pero encontrarlo, ya es de nota.

 

Rajoy se ha meado encima por culpa del viento, mear a barlovento le va a traer cambiar de traje en breve, tras los temporales de frío y justificar lo injustificable con la subida de la luz, justo en un mes de enero lleno de desvergonzadas actuaciones del gobierno y con la fotografía de fondo de los Bárcenas, Sepúlvedas, correas y demás delincuentes con marchamo popular, pasándose por el arco del triunfo a una élite importante de sus votantes, a la sazón y vulgarmente llamados pensionistas por los apóstatas políticos en ejercicio, los mismos que pagan durante el cenit laboral y tras el ocaso profesional, una esa vergonzosa subida de 0.25% le va a costar caro, y se pringa.

 

Otro que mea “pa dentro” es el PAS en Murcia con su colla de ineptos palmeros disfrazados de ministrillos y ministrillas. La incompetencia en sanidad es suprema y el Rosell, demagogias aparte es necesario y determinante, a veces parecen de IU por las tonterías o “garzonadas” con las que nos sorprenden estos como derogar la ley de amnistía del 77 o desmilitarizar la educación.

Pero si en algún sitio se están meando los pantalones y los zapatos es en Cartagena, hemos pasado de enarbolar la bandera, perdón, el exiguo gallardete de la transparencia y la honradez a situarnos en las dudas mas escabrosas. Nos han dibujado un panorama de desmemoria histórica adulterada, los de MC con su teatrillo de lo absurdo cantonal, no hay más…, y no son más cartageneros…, y que ridículos. Los podemitas con su teatro de la desmemoria histórica, la perrera y los carteles del teatro chino…, como buenos rojillos de alma, no de carne, su populismo es determinante y el resto no existe, la indiferencia populista en el consistorio es inversamente proporcional al contraste. Además, sin querer le hacen la jugada a la troupe del teatro argentino del PP.

La departamental sigue a oscuras, sucia y casi impía por indiferente, pero…, legalmente se hacen concesiones urbanísticas, legalmente se acometen a oscuras y se adulteran con falsos aderezos para justificarlos, como las concesiones personales de palabra, pero son del todo amorales a la transparencia y al respeto popular, dícese, otrosí, la “fonda del sopapo” de Cuatro Santos,  según el acervo popular y populista, dan mucho de comer en la fonda por poco dinero…,  así, aderezando el gesto o la cocción con un justificante, la expropiación pendiente o…, “de estar justito al lado y con una infraestructura contundente y necesaria para ampliar el Ayuntamiento”, hacemos la concesión por un coste significativo pero sin significado, -para los estrechos o cortitos, esto no es más que pura ironía con “malafollá” cartagenera-.

Tras la parábola del agua, donde se sigue manteniendo lo “imprometido” en la tasa. Tras la parábola del “sanador” y anular la ampliación de la competencia privada sanitaria cartagenera tan necesaria, con aceras desencontradas por i-legitimaciones municipales, o no. Tras la parábola del mendigo del parquímetro de Santa Lucia, que negocia con la salud y la muerte con demagogia municipal. Tras la parábola del ridículo tranvía modernista por inexistente. Tras la parábola del recaudador de bienes muebles e inmuebles y, entre otras muchas, tras la grotesca parábola del libertador de la Atalaya, según vaya el viento y cale la orina, nos encontramos con el poema de la cárcel, pudiera ser el de Invictus a Madiva, o de Miguel Hernández a colación del encantador de serpientes y versado en la venta de humo; “Hombres veo que de hombres //solo tienen, solo gastan //el parecer y el cigarro //el pantalón y la barba. // En el corazón son liebres, // gallinas en las entrañas, // galgos de rápido vientre, //que en épocas de paz ladran // y en épocas de cañones //desaparecen del mapa”.

Así, en el centro de San Antón, barrio castizo cartagenero, depuesto y desestructurado por la incompetencia municipal de décadas, se alzó en el 36 un monumento a la represión de uno y otro color, a la injusticia de uno y otro color y a la soledad y denigración humana de uno y otro color, piedras irrelevantes con triste pasado formando muros de llantos degradados, en un silencio de dolor ignorado y ahora, fruto de la especulación más desagradable, ocupa espacios centrales en los populismos literarios populares de este mes. Cantaba Dylan que la respuesta estaba en el viento. Ignorando la desfachatez impuesta de este gobierno municipal por ignorar en sustento, que no en tributaciones al Mar Menor, donde el cartel de bienvenida a La Manga perece caído, ya más de dos meses en la superficie de las Amoladeras a modo de metáfora del abandono, ignorado y degradado. La playa de Monte Blanco, yace ahogada por un sin fin de algas en decenas de metros que la deterioran, el Mar Menor, es una cloaca abandonada y vencida. Una vez aniquilado y esquilmado el IMSEL, como otros departamentos municipales por interés de partido y de partidarios, y estos son hechos, no opiniones, o de como violar la limitación en la ordenanza de terrazas con negocios afines, o el sainete de Protección Civil para colocar fraudulentamente a algún coleguilla de partido, y no ha terminado... La fracasada comedia en la Policía Local para descabezarla por soberbia perosnal, y más… Una pregunta en el viento tengo, si hace unos años, la sin par y única alcaldesa y ama del PP hubiera facilitado la venta penitenciaria, no interponiéndose y arrodillándose ante sus premisas electorales, de este mausoleo sanantonero de tan oscura tristeza, que sin duda debe ser derrumbado, sin memoria ni desmemoria, con una venta económicamente surrealista, sin duda, lejos de su valor, exponencialmente mucho mayor, y encima, cunado la vinculación proto-romántica y los lazos afectuosos están presentes con el comprador, -me recuerda el affaire del auditorio y donde ha quedado- asistiríamos, sin duda alguna, a un holocausto demagógico por parte del actual regidor con vocerío plenario impuesto, destacado en las redes sociales y fuente de regocijo populista. “Asínque”, sin su permiso, sin palmeros mediáticos, y sin coro rociero o comparsa de carnaval que nos asista, eso sí, “con todo respeto”, debería de mear a sotavento o mirar donde mea nuestro regidor, porque últimamente se pringa y nos pringa, da la sensación de que hay que sujetar amarras antes de la cercana despedida como protagonista mayor de la villa, cosa que aún dudo que haga. Usando el/su recurrente refrán en épocas de opinión solitaria, la mujer del Cesar, además de no ser puta, con perdón, ha de demostrarlo y esto se empieza a parecer a las inmediaciones de la fonda del sopapo a media tarde.

La memoria y la vergüenza a veces se unen por su fragilidad. “Si lo malo que dicen de ti es verdad, corrígete; si es mentira, ríete”. Epicuro.

A las cinco de la tarde. Cuando el sudor de nieve fue llegando.

 

A las cinco de la tarde

La cuesta de enero.

“Díselo, Carmen Romero, // dile que estamos aquí, // que él parece estar allí // y es aquí donde lo espero; // dile que ningún obrero // entiende que un presidente // mande guardias a su gente // en vez de mandar trabajo, // dile que va cuesta abajo // frente a la Cuesta de Enero, // díselo, Carmen Romero”. No sé si el poeta granadino contemporáneo Javier Egea (discípulo de Alberti) le dedicó estos versos a la exmujer de Felipe González o fue mera casualidad nominal, el caso es, que ya sea conservador, socialista, podemita ególatra o de imberbes irracionales los que ocupen el gobierno, los inicios de año son cada vez más caóticos para el desgraciado españolito con el corazón ya helado, que diría Machado, o bien subsiste con esfuerzo a expensas de un salario, o es medio, que no gran empresario –estos no se tocan-, o es jubilado, a la casta vividora de la política y la caradura especulativa de turno le da igual, 60.000 millones de euros de rescates bancarios…, un dato.

Comenzamos otra cuesta, la del 17, otra pendiente, con suave declive y con firme decadencia hacia la irrelevancia y la mediocridad de los que nos gobiernan y ocupan espacios representativos políticos, iluminadas como “la Lola catalana” del gobierno. Son estos que, de uno y otro color, vienen de vuelta de todo y nunca llegan a ninguna parte. Son los que han estado disfrutando unas Navidades copiosas, con pajarita, estrellas y barras, son los que han degustado grandes manjares y suntuosos caldos regalados, los mismos que ahora rellenan, las exiguas y fingidoras botellas de vino con pedigrí, de peleón de bodega y se limitan al rancho diario o al bocadillo de mortadela, eso sí, en plato de loza para mantener el hito. Son los que, tras autorizar y vitorear las subidas tarifarias preestablecidas de los poderes fácticos españoles como las eléctricas, comunicaciones y servicios básicos, tienen la cara dura, unos –gobierno- de subir el 0.25% las pensiones cuando el IPC lo desborda, y otros –el resto-, la poca vergüenza de mirar para otro lado desde la oposición, quejarse con tibieza desde los sindicatos y esconderse en la sombra de la demagogia como la patronal. Son los que someten al jubilado al pago, otra vez, de impuestos sobre una pensión ya devengada –toda una vida- y, además, al copago sanitario, más mierda señores. Mantener a tanto senador, diputado, concejal y demás casta política nos recorta el alma, el aliento y la vida, nadie, ni populares desvergonzados, ni podemitas y socialistas mentirosos, han pensado en reducir la larga nómina de parásitos de la política que nos ahogan, y mucho menos sus escandalosos sueldos.

Entre pelea y pelea, asistimos impávidos al ninguneo de esta sociedad, los podemitas que se matan entre sí (metafóricamente) por seguir engañando y mantenerse a flote en perfecto aquelarre del ridículo y la falta de dignidad mas espantosa. En el PP, Aznar y Rajoy, Cifuentes y Cospedal se necesitan y se temen, sin duda. Con primarias, posiblemente Rajoy estaría en Pontevedra y la Cospedal mandando pelotones de molinos inanimados en Criptana, cualquiera que haya sido compromisario, puede aseverar y demostrar la hipocresía y la falsedad con la que se mueven los congresos de todos, y digo todos los partidos. Por otro lado, el PSOE, entre sanchistas y susanistas no terminan de levantar cabeza. Y aquí en la Departamental y su comarca, ¿dónde tiene el corazón nuestra eterna aspirante a alcaldesa?, donde saque más beneficio, está claro, las ideas y la dignidad política están pasadas de moda, hace meses adoraba al Marqués de Sade socialista y ahora a la Bruja de Salem. Mientras, los de ciudadanos escondidos tras las cañas como el primer amor de Serrat.

¿Alguien duda de que Pedro Antonio Sánchez seguiría siendo la patética imagen de esta región con selección natural de las bases?, yo lo dudo. Aquí, en la tres veces milenaria ciudad, con el cantón por montera, hemos pasado de tener una alcaldesa en vinilo de 45 rpm movida a 33, a tener un alcalde de 33 rpm sonando a 45, no hemos avanzado nada, o mi transistor se acelera o es el mismo cochambroso humo que vendía el PP.  ¿Alguien duda que Segado, Espejo y acólitos estarían dando el espectáculo dantesco y mediocre en Cartagena con la selección de las bases?, yo lo dudo y por derivada directa, el populismo trivial y chabacano de MC en Cartagena estaría desterrado con líderes de consenso y no, con lo más mediocre de la ciudad, de la región y del país viviendo a nuestra costa. Los podremos erradicar, sin duda alguna, decía Mándela que todo parece imposible hasta que se hace.

“Asinque”, con esta banda de hipócritas y anacoretas de la dignidad dirigiendo los estamentos y con el aforo que los sustentan, emulando a Chaplin, sugiero aprender, como si se fuera a vivir toda la vida y vivir como si fuéramos a morir mañana, por lo menos que nos amarguen lo mínimo.

A las cinco de la tarde. ¡Y el toro solo corazón arriba!

 

Año Nuevo, Vida Antigua

Al igual que quien cumple años, de un día para otro no hay un año nuevo, hay buenas y malas intenciones y buenos y malos deseos, todo aderezado con una pizca de envidia, prepotencia y sobre todo hipocresía, astuta y disimulada falsedad combinado con un teatral fingimiento. Esto pasa este 31 de diciembre, sigue lo mismo, los mismos empresarios irresponsables sin moral que contratan pseudo-asesinos como protección y no pagan judicialmente por ello.

 

Los mismos asesinos de hace siglos buscando su redención perdida en una nueva cruzada tiránica y déspota. La misma mediocridad política, son los mismos vividores ocasionales, los mismos gamberros políticos a la sombra de 'bananas' de Woody Allen, las mismas intenciones de ser la 'Ostia' y viva la madre que nos parió, y quedarse en el intento, los mismos mensajes de voceros borrachos de comediante protagonista. Los mismos postureos permanentes y posados de revista en la prensa alquilada, sí, esos medios locales, regionales y nacionales que subsisten, con prepotencia ilustrada, gracias a las subvenciones y a la complicidad de sus gestores, son estómagos agradecidos en papel de estraza y digital que no aportan nada más que equivocada rutina.

 

Tenemos las mismas declaraciones de todo un año de sabatismo y dualidad política, los mismos 'books' regenerados día a día de nuestros estrafalarios Fielding y Nancy, o Esposito y sus rebeldes en todos los lares, en la tierra del gallardete número cuatro, nunca, esta trimilenaria tierra había tenido tanta mediocridad política, ni con La generala Vargas y su sumiso sequito, “fueraparte” con los desertores ilegales en busca del bocadillo de mortadela y demás fantasmas errantes de oscura entidad, eso sí, sazonados con un coro de palmeros rocieros, como decía Annie Hall de Los Angeles; “Aquí guardan la basura y la convierten en programas de televisión”.

 

Otro año de balde para PAS y la Región, siempre esperando la sentencia humillante ya que la exculpatoria, cada vez se diluye más en la boria cartagenera, y su irreverente papel en el chabacano culebrón de la política de esta región capitalina, una región inoperante absorbida por el 'chupacabras', muerta la laguna, muerta la región. Solamente se han limitado y se limitan a chupar la sangre tributaria del Mar Menor los ayuntamientos de Cartagena y San Javier, sin reparar en su enfermedad, y ahora la culpa es del cha, cha, cha.

 

Con lo fácil que hubiera sido que Barreiro se hubiera ido por la puerta trasera, Garre liderara el proyecto popular en la región y Rajoy, o el 'estadista de la colegiata', -aburre que desespera-, hubiera dado paso a la rubia de Vallecas o al bizarro gallego y así, los abrazafarolas del resto de partidillos de Prêt-à-porter, socialistas convulsos y esquizofrénicos podemitas incluidos, haciendo de gamberros bananeros, caraduras con identificación bautismal, ora cristina, ora civil, estarían todos de acampadas libertarias en lugar de chuparnos la sangre, vaya zoo. Hoy sí que es a vola pluma mi reflexión, nefasta absurda y sin contenido, sin duda, quizás basada en la vanidad de despedirme el año con cierto engreído protagonismo, no vivo del erario público y estará mal visto. No quiero vivir en una Ciudad ni un país cuya única ventaja cultural es poder girar a la derecha con el semáforo en rojo, como decía Hall. Intentando Apartar a todos estos menesterosos de la vivencia, ególatras del consumismo mediático, del cual también nos contagiamos los vanidosos pecadores, vosotros también. Como dice la canción. 'I'm only human after all. Don't put the blame on me' (Sólo soy humano después de todo. No me culpes).

 

Feliz Año Nuevo a todas las personas de buena voluntad, gran corazón y humildad demostrada, al resto, dirigentes, gestores y demás fauna accidentales por interés, pues también…, y a ver si con un poco de suerte el año 2017 retomamos un poco a la dignidad política y la humana, hoy algo perdida.

 

Sentirse culpable es importante. Yo me siento culpable todo el tiempo y nunca he hecho nada. Danny Rose.

   

La Ruta de los Belenes

En esta España de pandereta y zambomba, ¡es Navidad!, de momento, podemos, pero no por Podemos y otros agnósticos de la tradición de nuestros orígenes, seguir festejando la Navidad con nuestros símbolos más longevos, dícese del adoptado árbol de Navidad y sobre todo de nuestro Belén, en casa y a pie de calle, símbolo ancestral del reconocimiento eterno al nacimiento del Salvador, digo de momento, porque no tardará algún imbécil o 'imbecila' en poner trabas por el derecho a la igualdad o el respeto a otras confesiones extranjeras de progre indigente, adulterando, prostituyendo e incluso violando la Navidad y su significado como pasa en Madrid con estos progres de tómbola mugrienta y en otras capitales y ciudades españolas con los mismos badulaques.

 

En este país también está de moda prostituir la historia, según interese al político que es asistido por la meretriz de turno, y ya hemos oído de todo, la historia se manipula y se mancilla fácilmente, izando banderas por falsos protagonismos. Con una película pávida para prostituir la heroicidad en Filipinas de manera banal y cobarde, con series televisivas semi históricas y adulteradas, llamando a la Navidad Solsticio o como la directora retrógrada de colegio progre, que solo quiere adornos de Navidad profanos, ya que ésta, la Navidad, no tiene nada que ver con la religión y no hay que molestar a otras confesiones., idiotas con pronóstico reservado y los padres que asienten más. Incluso oiremos, que el caganet, cual catalán de estirpe, ya estaba en el portal “cagándola” cuando llegó José y María. Lo dicho, estamos sobrados de imbéciles con certificado y partida de “bautismo civil” y en muchos casos con carreras superiores, en otros subvencionados, o con una paguica de las de antes…

 

A vola tecla, nuestro belén, tiene su origen en la Edad Media, hacia el 1223, y fue San Francisco de Asís en esa Nochebuena quien decidió reproducir una conmemoración cristiana celebrando una misa en una cueva próxima a la ermita italiana de Greccio como el “Nacimiento de Jesús”. La tradición se popularizó y ya, a partir del siglo XV se empezó a generalizar la costumbre del belén. En 1471 se creó el primer taller belenista en España, en Alcorcón. A Barcelona llegó mucho después, aunque dice la tradición catalana de Homs, Forcadell o Junqueras que antes de 1223, en casa de sus ancestros, charnegos catalanes de rancio abolengo, ya había belenes en torno al “caganet de guardia”.

 

Y ahora mi ruta de los belenes, tres altos en el camino, Cartagena, Murcia y Madrid recogen el protagonismo en esta ruta imaginaria a la que solicito mentalmente ilustren.

 

En Cartagena nos acercamos al pórtico del Palacio Consistorial al que Tomás Rico diera alma y la corporación actual escándalo y alboroto. Un portal de belén donde nuestro sin par alcalde ocupa, báculo en mano y semi aguerrida barba, el puesto principal de José. La ilustre por siempre vicealcaldesa, el de María, ¿había dudas?, y el delicado por manejable concejal de Educación y otros tantos menesteres asépticos, que ha hecho buena a su antecesora, de niño Jesús. No acierto a encontrar figura más suave y apropiada para tal lance. Un pesebre que en este caso no representa ni la sencillez ni la humildad, sí la soberbia realidad, con un buey con alma de concejal de Podemos que se encarga de mantener la “calidez” del lugar a su interés y la humilde mula de Ciudadanos, el animal más humilde y más corto de entenderás de la creación, dicen... Los Reyes los representan otra vez el omnipotente protagonismo del alcalde y la vicealcaldesa, tienen el don de la ubicuidad, de pajes que no pajas sus súbditos el amoral de Seguridad y el botones político de Vida y otros bártulos. Los representantes del PP, en manada como siempre, se quejan con behemencia de todo a modo de borregos, des-pastoreados sin pastor legible ni asomo de haberlo.

 

En Murcia, frente a San Esteban hay pugna por representar al Mesías, tal es el dilema que solo podemos ver a la portavoz cartagenera ocupando el puesto de destacada protagonista, para variar, como buena política cartagenera, le gusta ser la “prota” y ocupar el de María, sóla y viendo pasar a los aspirantes en un casting amenazante, judicialmente convulso. Un portal donde el San José de turno lo ocupa con recelo el presidente, pero fuera tiene a las huestes del Sanedrín acechándole tal, que confunden la escena con la Cuaresma más que con la Adviento. Aquí los borregos son de Ciudadanos que permiten el desatino y del eterno pastoreo socialista murciano, el niño…, perdido y en funciones.

 

En Madrid, es la Puerta del Sol la que se trasforma en pesebre de fortuna, o en el prostíbulo progre del solsticio, hay pedigüeños necesitados, menesterosos de Podemos y pordioseros de la CUP haciendo de rebaño entere balido y balido, los reyes los encarnan la alcaldesa, más bien perdida y en la inopia, y su forajido sequito a modo de camellos que son los que mandan, Pérez, Meyer, Maestre y Zapata entre otros. Luego intentan hacer de María, entre codazos, Santamaría, Cifuentes y la niña del cetme (no la ha visto más gorda en su vida la manchega), hay insana pugna salteada de recelo y envidia por ocupar el protagonismo. San José, creyendo en el Espíritu Santo…, no es otro que Rajoy que ocupa el sitio y no sabe cómo, y de niño, un Errejón que nadie mira, la pena lastimera de un doncel barbilampiño con alma negra y sombría, eso sí, huyendo de un Herodes con coleta que ha mandado darle muerte política. No olvidemos que Herodes al comienzo de su reinado mandó ejecutar a gran parte de sus seguidores, porque el consejo se había atrevido a recordarle los límites en los que debía moverse su poder, ¿les suena?, y además los reemplazó por personajes sumisos a sus deseos. Aderezando la fotografía, borregos, acémilas y bueyes intentado hacerse un sitio donde sea y como sea, y en medio del desatinado solsticio madrileño, el catalán de los tanques cagando-la, como siempre.

Como dijo Gandhi. “Si hay un idiota en el poder es porque quienes lo eligieron están bien representados” y sabe Dios que lo estamos. Feliz Nochebuena y Navidad a todos y todas.

 

Había una vez… un cuento de Navidad

Elijan ustedes lo que había una vez y lo que hay en política, ¿un circo?, ¿un cuento? Nuestra clase política (perdón por lo de clase) y sus escenarios parecen en numerosísimas ocasiones un circo con sus payasos, sus funambulistas, domadores, contorsionistas, etc. Podemos identificar políticamente cada profesión con su protagonista directo en claro ejercicio de pensamiento y metáfora. Para otros no es más que un cuento, son verdaderos personajes de cuento salidos de la pluma de Wilde, Andersen, Dickens o el mismo Dumas, sin discriminación de género, los mismos que ni en sus mejores sueños hubieran imaginado ser concejales, alcaldes o diputados con su género contrario. Lo de Presidente o ministrillo de taifa ya es de nota, y así nos va en esta región de abrazafarolas de la política, tan mediocre que duele.

Hemos pasado de puntillas ante el 38 cumpleaños de la Constitución española, una Carta Magna basada en una generosidad política y altura de miras sin parangón, había elegancia, clase, y como decía, altura de miras y generosidad con un pueblo valiente, conquistador y viril…, hoy mancillado por la prostitución de las ideas, de los intereses y de las injerencias, los espacios de gestión y responsabilidad se han convertido en poderes de bar, en argumentos de cantamañanas de la política, de monigotes de belén barato en pos de su vanidoso protagonismo, de ahí los falsos nacionalismos e independentismos arropados por la mezquindad de los intereses anárquicos de los indigentes de la moral.

Pensando en voz alta, y haciendo un ejercicio de realidad contractual, personal y de opinión, nada más y al hilo del prólogo, quiero metafóricamente detenerme en el “Christmas Carol” de Dickens, éxito reflexivo de la época y símil permanente de nuestros actuales personajillos del belén político al que nos asomamos. España ha tenido una suerte aciaga tras las últimas convulsionadas elecciones, tal es el despropósito que, en estas fechas, los fantasmas abundan más que nunca en nuestra piel de toro, los “Scrooges y Marleys” o protagonistas del cuento, se apilan en las cinco estrofas o relatos, en los consistorios, asambleas, diputaciones, Congreso y Senado, a modo de enchaquetado ególatra o presuntuoso asambleario postulando desde la alfombra, más guay que progre y más perro que cordero.

No tengo dudas en aseverar la aparición del fantasma al líder podemita, que como buen radical de la izquierda y prostituyendo el ideario socialista se caracteriza por ser un viejo avaro político, a pesar de la juventud, con filosofía trasnochada y fracasada con marchamo de jabugo de imitación chino, arrastrando una larga y pesada cadena que representa todos los actos de avaricia política y vanagloria cometidos, y tampoco tengo dudas del oscuro espíritu errante, como icono de la filosofía comunista pura y dura del fracaso de Podemos y sus afines.

El fantasma de las Navidades pasadas se muestra en las sedes del PP, recordándoles épocas de gloria cuando la medio honestidad política imperaba tras la transición, y el batacazo de la realidad actual, salpicado de mediocridad política de sus representantes y palmeros, los mismos que no quieren leer, ni en Santa Florentina, ni en San Esteban, ni en Génova, lo trasnochado de sus protagonistas y la huida forzada exigida para refrescar un partido menoscabado por la incompetencia, la inutilidad y la lacra de los actos punibles judiciales a los que se enfrentan en parmente noria de desatinos, están ahí por imperativo electoral, nada más.

El Fantasma de las Navidades Presentes marca la alegría de la ignorancia, está representada en un partido socialista que en Cartagena y en la Región ha sucumbido al caos y al fracaso, al postureo y el mensaje infantil, a la inmortalidad superficial de las redes sociales y los diarios subvencionados, pero, con un baúl vacío de objetivos tangibles y fiables, mientras, en Madrid intentan revitalizarse. Un partido que enfermo terminal, celebra la Navidad con irresponsable alegría, ajeno a su realidad más vital, su propio fracaso enmascarado de quimérica victoria y sus alianzas contradictorias para obtener una “miaja” de amparo comediante, la esperanza ingrávida y gentil de regir la ciudad. Dice el cuento que el espíritu les muestra a un niño y una niña harapientos y desnutridos, que representan la ignorancia y la miseria… Siempre habrá un vestido de princesa del pueblo y una carroza en una cabalgata para ahondar en la pedante vanidad.

El fantasma de las Navidades futuras, sin duda está en el entorno permanente del PP y de su Presidente en Murcia, elegido por designación directa del Virrey del caos, hoy en Bruselas viviendo de rentas pútridas. Se les aparece el espectro a los nuevos ricos políticos como Ciudadanos, cantamañanas de la política que amenazan, pero no consuman, patéticos, nunca una carambola ha dado tanto de sí en uno y otro tapiz para llenar de mediocridad la vida política local, regional y nacional, de hecho, el mismo fantasma, posiblemente furule por el partido cogobernante en Cartagena y ahora supremo, aparece en todas las estancias, en todos los saraos y en todos los ejercicios de prepotencia y soberbia, la misma que temo relaje las formas para no abandonar la poltrona, la misma arrogancia que vende humo y que ha demostrado que el amiguismo y el colegueo son síntomas de epidemia política, la misma insolencia con la que se han cargado lo que no les gustaba, sin criterio ni juicio cual chatarrero inculto. A este partido local que es MC, hay que recordarle que en el futuro el fantasma le presenta la expiración política y protagonista de su gestión, otra vez por incapacidad como pasara años atrás con el Partido Cantonal, a pesar de los palmeros, que no dejan de añadir gramemas que dudo existan. La inmortalidad hoy es tan superficial como virtual, en las redes se hace de forma banal, el que nada era, se llena de vanidad mediocre, pero no perdura, y borrar de la futura lapida política el epitafio es tarea difícil para el egolatrismo y la vanidad.

Aquí, allí y más allá. Podemos disfrazarnos, evadirnos y adornarnos de vocerío vacío, pero cada uno tenemos que convivir con nuestros fantasmas, “asinque”, que no os visiten muchos fantasmas, que no fantasmos. Feliz Navidad.

   

Pág. 10 de 37

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information