¡No con mi voto!

Sí, así de claro y contundente, han pasado las díscolas elecciones municipales y regionales y se acercan las generales y a pesar del ¡tuneo! del chasis del PP, del maquillaje –de los chinos- vulgar usado,  del cambio de color, más rancio y, de ‘tangentear’ el círculo metiendo a la gaviota dentro, poco más hay, la puesta en escena de la conferencia política ha sido más mediocre que de costumbre, más superficial y más forzada, lamentablemente no engañan a nadie, el último es el de PAS, a la sazón el Presidente de ésta, la Comunidad de Valcárcel, virrey de la huerta y otras estrecheces murcianas.

La confianza que representa este personaje de la farándula política murciana es nula, su discurso ha caído en la demagogia y en la mediocridad más profunda, es heredero directo del que fuera y es virrey del PP murciano flanqueado por la paloma negra de los excesos de aquél bulevar de los sueños rotos que cataran los Urquijo en el que ha convertido esta tierra, a la sazón, dicta las encomiendas a todos sus súbditos con una fuerza atroz, nadie tiene huevos ni ovarios a plantarle cara a Valcárcel a pesar de estar en el agradecido destierro, apartado de las ingestiones del malogrado aeropuerto o las manirrotas desaladoras, y sobre todo de los movimientos recalificatorios, y eso no es bueno, de hecho la lectura en las urnas es directamente proporcional al mal hacer de su política y su gestión, al fracaso de sus huestes y a sus profusos blasones.

El huido, con el beneplácito de Rajoy, Pujalte, Ayala y Trillo ha dejado un desconsolado horizonte en Murcia y en esta nuestra tres veces milenaria tierra carmesí. Aquí Barreiro desahuciada políticamente y condenada al más puro ostracismo, eso sí, en cualquier momento cualquier cajón abierto puede devolverla a la primera plana de la actualidad política local, regional y nacional. Lo de Cámara en Murcia es de vergüenza torera, desaparecido en combate y haciendo algún que otro bolo a lo Pocholo. Y hablando de Pocholo y su “insinceridad”, aparece Pedro Antonio, o el alma de Valcárcel en la región, alma oscura, con halo rancio, epicentro de aspavientos, contubernios y otros melindres políticos que no le acarrearan nada bueno a él y por extensión a esta región tampoco.

Su discurso es demagogo, chabacano y más populista que el de “Podemos”, un mensaje lleno de artificios y requiebros, con un equipo ajeno a la militancia política pero inmersa en la estrategia y quizás, el tiempo lo demostrará, en la habilidad para gestionarlo que le guarde las espaldas. Al de Puerto Lumbreras se le olvida su menoscabado pasado laboral y su directa participación en las políticas del virrey que han arruinado esta tierra y han llenado de corrupción a esta región, y esto no es demagogia, son hechos argumentados y verificables y espero que se aleje del principio científico de repetible, ya que es la región, de las 17 taifas españolas del siglo XXI, que más corruptos imputados y con sospechas  tiene por  metro cuadrado, y esto es otro hecho.

Y ahora el meollo de la cuestión, aviso a navegantes del virrey, se carga a Garre de la escena política… Uno y principal, no creo que a Garre le importe mucho la decisión del señor feudal, lo único que yo lamentaría en su pellejo, es no haberle hecho más espinoso el camino a Bruselas, que lo hubiera hecho, además llenándole de clavos la subida al Calvario, tampoco de haberme tragado a los imputados en la Asamblea, un despido indecoroso hubiera dado al traste con las esperanzas de Torquemada. Pero quizás ha actuado con una gallardía que el pimentonero no conoce ni conocerá, quizás ha dado una lección, a medias de dignidad a la que no estanos acostumbrados y espero que el futuro sea el que él desee, no el que le impongan desde Bruselas, a estas alturas ya da igual.

Los últimos avales del Virrey es que ha sacrificado una mayoría absoluta a costa de sus intereses, tanto en la región como en Cartagena, el problema de estar tanto tiempo liderando proyectos políticos es que se pierde el norte y se adolece de estrés vanidoso donde el PROZAC no tiene cabida. Y en Cartagena decimos que “más dura será la caída”. Mi padre decía que…, “ya pagará el inglés el agua que se bebió” y en Murcia…, “a cada cerdo le llega su sanmartín”. Así que mientras Valcárcel y sus huestes sigan haciendo a su antojo, el PP NO, al menos no con mi voto.

“No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie. //Ya lo he dicho. //No duerme nadie. Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes, //abrid los escotillones para que vea bajo la luna //las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros”. Ciudad sin sueño de Federico García Lorca.

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information