Un violador es condenado a 45 años de cárcel entre las lágrimas de sus víctimas

Mohammed M. será condenado a 45 años de prisión por agredir sexualmente a cuatro mujeres en Los Alcázares. Pese a que el juicio se ha celebrado por la 'vía rápida', para aminorar el dolor de la víctimas, las lágrimas de dolor de estas personas no han podido evitarse.



Los hechos que se juzgaban pueden leerse en el artículo:

 

Un violador en serie de Los Alcázares se enfrenta a más de sesenta años de cárcel

La Fiscalía solicitaba penas que sumaban 61 años y medio de cárcel, mientras que la acusación particular, representada por el letrado José Antonio Murcia, reclamaba 75 y medio. Antes de comenzar la sesión, acusación y defensa, que ha llevado María José Soriano Asuar, han alcanzado un acuerdo en el que el castigo se reducía a 45 años y se evitaba que las víctimas tuvieran que pasar por el amargo trago de recordar "la pesadilla" que sufrieron. Por supuesto, a cambio el acusado debía confesar. "¿Reconoce las acusaciones que se le imputan?", le ha preguntado el presidente del tribunal, Miguel Ángel Larrosa. "Sí, pero no recuerdo mucho... pero sí, lo reconozco".

Así, a las víctimas sólo se les ha preguntado si se ratificaban en lo que declararon en su día, si mantenían la identificación del autor y si reclamaban indemnización. Sin embargo, el dolor y las lágrimas han aflorado cuando estas mujeres han vuelto a ver a la persona que tanto daño les hizo.

La primera mujer ha roto a llorar en la misma sala y ha seguido en el exterior. La segunda no ha querido mirar en ningún momento al acusador, mientras que la tercera accedió a la sala algo aturdida y peleando por no soltar las lágrimas, lo que no siempre ha conseguido. La cuarta, antes de sentarse se ha girado y ha mirado a la cara a Mohammed. Después, cuando le han preguntado si quería indemnización, ha respondido: "No, lo que quiero es que se vaya a su país". Ante la insistencia de la fiscal, ha accedido a reclamar ese dinero que le corresponde en derecho. Ninguna de las cuatro conocía a este hombre antes, pero su rostro es ahora el centro de sus pesadillas.

Mohammed, casado y con dos hijos, pretendía que le exportasen a su país, Marruecos, pero no lo ha conseguido. Tendrá que cumplir la pena en España, donde el tope de estancia entre rejas es de treinta años para este caso (ver sección CONSULTORIO del Menú de esta página). Lo que está muy complicado es que pague los casi doscientos mil euros de multas e indemnizaciones, pues es insolvente.

Juzgado: Sección quinta de la Audiencia Provincial, en Cartagena. Martes, 8 de julio, a las 12.00 horas. Es audiencia pública y pueden asistir como público los ciudadanos que lo deseen.

Acusado: Mohammed M., natural de Marruecos.

Penas solicitadas: La fiscal reclamaba 61 años y 6 meses y la acusación particular elevaba la petición a 75 años y medio, mientras que la defensa solicitaba la absolución.

Condena: 45 años de prisión más el pago de 181.117 euros y una orden de alejamiento e incomunicación con las víctimas de 15 años tras salir de prisión.

 



Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information