Visto para sentencia el juicio contra siete acusados de explotar un garito en Lo Campano

Sobre las doce y media ha concluido el juicio contra siete acusados de explotar un punto de venta de drogas en la calle Gomera de Lo Campano. La vista se ha desarrollado, en una abarrotada sala, durante tres jornadas y a la conclusión la Fiscalía mantiene su petición de 48 años de cárcel para los imputados, mientras que las defensas reclaman que sean absueltos.


Enlaces vinculados:

 

Un garito de Lo Campano llega por la 'vía rápida' a la Audiencia

"Este garito no es mío, es de esos dos que están ahí sentados"

"El trasiego de clientes era constante en el garito de Lo Campano"

El juicio se ha reanudado con la declaración de un policía que estuvo ausente en la segunda sesión y que obligó a suspender entonces la vista. Este agente ha declarado que vio entrar y salir del garito a tres pesonas, entre las que figuraba Juan M. G.

Después se ha procedido a exponer las conclusiones. La fiscal Verónica Celdrán mantiene la petición de 6 años de cárcel para cinco imputados y de 9 para Fernando C. C. y Dionisio V. T. por reicindiencias que considera que no están canceladas. Después ha expresado que ha quedado claro, por los testimonios de policías y de algunos clientes, que en el número 1 de la calle Gomera existía un garito de venta de cocaína y hachís. Después ha ido detallando cada caso. Pedro A. S. N. 'Calleja' "ha reconocido que explotaba el local, llevaba encima la llave en la redada policial y ha sido señalado por Fernando. No confesó en un principio, por lo que no se debe aplicar esa atenuante".

De Javier G. R. dice que fue visto 7 veces, "ha sido implicado por Fernando y ha admitido su implicación". De Fernando apunta que en la instrucción "negó que estuviese en el garito y ahora lo justifica. Lo vieron entrar varias veces". También dijo que Dionisio fue visto 5 veces en labores de vigilancia y acompañamiento a los compradores y también ha enumerado las ocasiones en que figuran los nombres de los acusados en los informes policiales, incluido Juan M. G. quien sólo fue visto por el policía que ha declarado hoy.

Los abogados, por su parte, piden en su mayoría la absolución de sus clientes y la aplicación de atenuantes a las penas.

Francisco Pérez Torres ha expresado que este juicio "está cogido con pinzas, pues la realidad es otra" y defiende a Fernando diciendo que ha quedado claro que estaba en esa zona porque es donde vive su familia y que ha sido exculpado por Calleja. "¿Por qué vale el testimonio de esta persona cuando se culpa a sí mismo y no cuando exculpa a otros?".

María José Roldán ha hecho hincapié en que Calleja sí confesó, "algo que rara vez ocurre en un asunto por un garito". Ha hecho hincapié en que su cliente "no tiene nada después de un año en el garito", para matizar que no se trataba de un gran punto de venta, y ha pedido las atenuantes de toxicómano y confesión.

María Paredes Hernández, por su parte, ha pedido que Gabriel G. R. sólo fuese condenado como cómplice y se le aplique la atenuante de drogadicción. "Sólo estuvo allí dos días por necesidades económicas y no llevaba parte en el negocio". Y de Juan Muñoz ha remarcado que sólo figura el día de la redada, "cuando se encontraba allí celebrando su santo".

Juan Francisco Pérez Avilés, respecto a los dos hermanos imputados, ha apuntado que sus nombres no figuraban en el inicio de las investigaciones y que carecen de dinero y propiedades. "Son dos vecinos que están en el paro y consumidores, pero no trabajaban en ese garito".

Por ultimo, Natividad González expone que es "desproporcionada" la pena que se pide a Dionisio Valverde. "Si entró en el garito fue para adquirir para consumo propio y luego fue detenido en el juzgado, cuando acudió para un asunto con su madre, y no se le encontró nada".

El presidente del tribunal, José Manuel Nicolás, ha dado a los acusados la oportunidad de decir algo más antes de acabar el juicio. Fernando ha vuelto a señalar a otros imputados: "Ahí están los causantes, yo nunca he entrado en ese lugar; he dicho la verdad y conmigo pueden hacer lo que quiera". Otros dos acusados dijeron que se estaba cometiendo "una injusticia" y Juan proclamó que no era culpable. El juicio quedó visto para sentencia.

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information