“Se llevan hasta las gallinas… y no son las zorras”

Escrito por Carlos Illán Ruiz - 21DEhoy agenCYA. 22 de enero de 2022, SÁBADO.

Los vecinos de las poblaciones de la zona oeste de Cartagena están sufriendo un aumento de la delincuencia, tanto por el vandalismo como por el robo de muy dispares objetos, como tapaderas de contadores, cableado y puertas de verjas, entre otros, además de productos agrícolas y de aves de granjas. En Cuesta Blanca, Los Puertos y Galifa han reactivado las brigadas vecinales, además de insistir los ocho presidentes vecinales y la junta vecinal en que se cree "el tan prometido cuartel de la Policía Local" y se refuerce la presencia de guardias civiles.



El vandalismo y los robos es un problema habitual en los pueblos y caseríos del oeste cartagenero, pero los residentes no se resignan a ser víctimas ni a que los delincuentes campen a sus anchas.

En estas últimas semanas, la ‘ola’ ha vuelto a elevarse, como expresan a Cartagena de Ley varios representantes de los colectivos vecinales. Así, nos cuentan que se están llevando las tapaderas metálicas de los contadores de agua en Tallante y las puertas metálicas de las verjas de viviendas. También tubos de cobre de viviendas en Galifa, donde también han entrado en corrales “para llevarse gallinas… y no son zorras, pues rompen los candados”, indican su presidente, José Andreu. En Cuesta Blanca también han arrancado el cableado de las farolas. Entre los robos generalizados en diferentes zonas también figuran bombas de pozos de agua, hurtos en fincas agrícolas y entradas en segundas viviendas de personas que residen en la ciudad. “Y a todo hay que añadir el vandalismo, que causa destrozos, como las que han sufrido marquesinas de las paradas de autobús”, también desvelan.

Como hemos apuntando al principio, los vecinos no se limitan a denunciar la situación ante las autoridades, sino que también actúan para facilitar la labor de los cuerpos de seguridad. Una iniciativa en este sentido que se puso en marcha hace un tiempo son ‘las patrullas de vigilancia’ formadas por vecinos. Están incluidos en grupos de WhatsApp para interactuar en cualquier momento si surgen ‘cosas raras’ y ahora, ante el aumento de la delincuncia, se han reactivado en Cuesta Blanca, Galifa y Los Puertos de Santa Bárbara, saliendo grupos de residentes a patrullar en diversos momentos y diferentes zonas con propósitos de vigilancia y para ahuyentar a los delincuentes. “Nuestra labor básica es vigilar y si vemos alguna cosa extraña, por ejemplo, apuntamos la matrícula del vehículos y llamamos a Policía Local y Guardia Civil”, explican.

Además, los vecinos insisten en contar con mayor presencia de agentes de la Guardia Civil en el oeste cartagenero y, especialmente, en seguir reclamando que se instale el cuartel de la Policía Local de Cartagena para la zona oeste en Cuesta Blanca. Como ejemplo de la necesidad de tener destacamentos estables en este área, nos relatan que hace unas semanas llegaron a la costa de La Azohía pateras con inmigrantes ilegales procedentes de Argelia. “Avisamos a la Policía Local y nos dijeron que sus efectivos de ese día estaban cubriendo una carrera en la ciudad. También contactamos con la Guardia Civil y nos dijeron que les faltaban efectivos. Es evidente que no podemos quedar desatendidos y que es necesario ese cuartel tan prometido y que no llega”, indican. 

Etiquetas: Cartagena

Imprimir

powered by social2s