PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

‘Tolerancia cero’

¿Es factible aplicar esta frase tan usada en los últimos tiempos con el derecho de reinserción de los recondenados? Pienso que en muchos casos son incompatibles y vuelvo a la carga con el ‘derecho no escrito’ de los ciudadanos de conocer si viven cerca de nosotros delincuentes condenados con reincidencia. Lo digo sólo por guardar las distancias, que conste. El triste suceso de Lardero (La Rioja), donde un niño de 9 años ha muerto a manos de un hombre que ha estado 26 años encerrado por agresiones sexuales y un asesinato, vuelve a cuestionar la justicia de nuestra Justicia.

Es muy raro que la condena a un delincuente esté a la misma altura que el daño infligido a la víctima. Eso está claro. También sabemos todos que las condenas luego tienen rebajas o recortes. Y, también, somos sabedores de que la filosofía del código penal español es facilitar la reinserción social del ‘malo’. Sin embargo, generalizar, como se está viendo, es peligroso y puede ser hasta trágico.

En el caso de Lardero quedan muchos en evidencia, incluso la Guardia Civil a la que vecinos alertaron de esa persona había tratado de llevarse a otros niños. Y, por supuesto, también los que colocan a un ser así en medio de la sociedad. Digo yo, qué menos que los vecinos sepan a quien tienen cerca, pues así podrán guardar las distancias. Pero eso no ocurre porque el anonimato ayuda al delincuente. Se pone como excusa la ley de protección de datos y ya no podemos los periodistas ni publicar el nombre completo de personas sentenciadas. Se han pasado. Vuelvo a recordar que el origen y esencia de la justicia se remonta a cuando el pueblo juzgaba a quienes se habían salido de las normas de buena sociedad. Es decir, los tribunales representan al pueblo. Entonces, ¿por qué el pueblo no puede saber quienes no se han portado bien?

Acepto el anonimato para el que sólo haya sido condenado una vez, pues un error lo comete cualquiera, pero cuando se trata de reincidentes ya estamos hablando de otra clase de personas. Algunos me dirán que de esa forma ‘estigmatizo’ y que cualquier suceso que ocurra en la zona se lo achacarán. Puede ser, no digo que no, pero yo respondería que el primero que se estigmatiza es quien repite en el ‘lado oscuro’ y que por encima de él están los ciudadanos de bien. ¿La justicia no se representa con una balanza?, pues pongamos al aludido y a los demás en cada platillo. ¿Quién o quiénes tiene más peso? Ahí estaría el quid de la cuestión.   

¿Es malo saber que tengo un vecino que ha sido detenido seis veces por robo? Pienso que me serviría para reforzar la seguridad de mis propiedades. ¿Debería saber si cerca de mí se desenvuelve alguien que ha estado procesados por sus actitudes violentas? La verdad es que no entiendo porqué no tengo derecho a tener esa información. Es más. ¿Por qué no puedo saber si el inminente marido de mi hija ha sido condenado dos o más veces por malos tratos a la mujer?  Y es entonces es cuando me viene a mi solitaria neurona lo de ‘tolerancia cero’. ¿Es sólo márketing?

Este niño riojano y (hace unos años) una mujer en Huelva fueron trágicas víctimas de ese ocultismo. No digo que tengan que estar esos 'muy malotes' en carteles como sucedía hace años con los ‘terroristas más buscados’, pero sí que todos tengamos opción a conocer el palmarés delictivo de todos. El que sea buen ciudadano no temerá nada y el que no lo sea servirá de ejemplo a otros a no querer estar en esa situación.

También estoy convencido de que depende con quien hables de estos temas escucharás una cosa u otra. Si lo haces con personas de la calle, es un clamor que la justicia no funciona. Si lo haces con los jurídicos, la perspectiva es otra. Unos que se limitan a legislar, otros que se limitan a detener, otros que se limitan a aplicar la ley, otros que se limitan a ejecutarla, otros se limitan a ejercer su profesión… ¡Cuanta limitación! Nadie es responsable, todo es maxicompartido.

Sigo con mi ‘erre que erre’ de que el auténtico sujeto para aplicar la justicia debería ser la víctima y que más vale prevenir que luego ir de juicios… o de llantos. Sin embargo, lo mismo estoy equivocado de plano, que opino muy alegremente con populismos y que resulta que todo está ‘ferpecto’.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.